Elegir bien un asesor financiero

Estas son algunas cuestiones que debe tener en cuenta antes de elegir un asesor financiero.

Ali Masarwah 29/04/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Asesor financiero

Cuando se trata de asesoramiento financiero, los inversores están cada vez mejor atendidos. La evolución de la normativa en los últimos años ha aportado una mayor transparencia, sobre todo en lo que respecta a los costes y la información a los inversores.

Un número creciente de asesores está pasando, aunque muy gradualmente, a la facturación basada en honorarios.

Morningstar examina regularmente la experiencia de los inversores de todo el mundo a través de su Estudio sobre la Experiencia del Inversor Global, y esta investigación nos dice que las cosas están mejorando lentamente.

Pero, todavía queda camino por recorrer. Los asesores financieros pueden seguir siendo remunerados por los productores de fondos (retrocesiones), lo que puede crear un conflicto de intereses.

En nuestro país, las redes bancarias, que dominan la distribución de fondos, suelen favorecer los fondos "internos" y rara vez ofrecen acceso a las mejores opciones en términos de soluciones de gestión, lo que claramente no favorece los intereses de sus clientes.

En este contexto, encontrar un (buen) asesor financiero suele ser una tarea desalentadora. Por ello, a continuación, se exponen tres aspectos en los que hay que fijarse a la hora de elegir un asesor financiero, así como algunas señales de alarma a las que hay que prestar atención.

 

¿Es su asesor financiero independiente o no?

Dado que las necesidades de inversión de cada persona son diferentes -en función de sus objetivos, su tolerancia al riesgo y su horizonte temporal-, querrá asegurarse de que su asesor financiero tiene acceso a tantos fondos y productos diferentes como sea posible.

Pero la cuestión de la amplitud de las herramientas del asesor va más allá.

Los asesores deben tener una visión global de la situación financiera del cliente: ¿cuáles son sus activos, pasivos y situación fiscal? ¿Cuáles son sus objetivos y cuál es la mejor manera de alcanzarlos? Un asesor debe ser capaz de tener en cuenta todo, especialmente en lo que respecta a la organización del patrimonio, la fiscalidad o la forma de transmitirlo de forma efectiva. Deberían poder ayudarle a organizar su planificación financiera.

Si elige un asesor, puede ser útil hacer una rápida auditoría financiera por su cuenta para saber qué activos tiene y cuáles son sus objetivos, y luego hablar con algunos asesores para que le ayuden a elegir el que mejor satisfaga sus expectativas.

 

¿Su asesor financiero le explica las cosas con claridad?

El sector de la inversión es famoso por su jerga y su lenguaje técnico. El trabajo de su asesor financiero es evitar esta jerga y dejar las cosas lo más claras posible. No tenga miedo de preguntar si no entiende una cosa. Aunque algunas personas quieran discutir la estrategia de inversión, la distribución de activos, la correlación o las ventas a corto, lo cierto es que la mayoría de los inversores no son expertos financieros y tienen derecho a entender lo que su asesor está tratando de decirles. Un asesor que se esconde detrás de términos técnicos complicados es una señal de alarma. Hoy en día, los asesores pueden utilizar la tecnología para mostrar lo que dicen con ilustraciones y gráficos.

Después de ver a su asesor, necesita saber: ¿Cuánto cuesta el producto financiero propuesto? ¿Cuál es el mejor escenario? ¿Cómo funciona? ¿Qué podría salir mal?

 

¿Con qué frecuencia debe hablar con su asesor?

Establecer la relación con un asesor, especialmente si se está empezando una cartera de inversiones desde cero, puede llevar unas cuantas reuniones. Pero una vez que todo está en marcha -como sabe cualquier inversor a largo plazo- es importante no involucrarse demasiado.

Por supuesto, siempre es mejor haber empezado a invertir ayer, y es un hecho conocido que cuanto más tiempo pueda invertir un inversor, más esa inversión podrá trabajar para él y desplegar la magia del interés compuesto.

Esto no significa que haya que apresurarse o presionarse para firmar un contrato a largo plazo.

Desconfíe de los asesores que le presentan "ofertas especiales", que le hablan de seguros de vida una semana y de inmuebles la siguiente.

Los asesores serios deben guiarle con calma incluso en los mercados más turbulentos. Son los que en el momento álgido de la pandemia de Covid-19 decían a sus clientes que no entraran en pánico vendedor, sino que se mantuviesen centrados en su estrategia a largo plazo.

 

La importancia de los costes

Los estudios han demostrado una y otra vez que las comisiones son las que más influyen en el rendimiento de sus inversiones a lo largo del tiempo.

Esta es una de las principales razones por las que tan pocos fondos activos consiguen superar a los fondos pasivos a largo plazo (según el último informe del Barómetro Activo/Pasivo de Morningstar).

Un asesor nunca debe animarle a pagar de más por un fondo o producto financiero. Al fin y al cabo, se supone que deben ayudarte a hacer crecer y a proteger su patrimonio, no a despilfarrarlo.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Ali Masarwah

Ali Masarwah  Ali Masarwah war von 2011 bis Frühjahr 2021 als Chefredakteur für die deutschsprachigen Anleger Websites von Morningstar verantwortlich

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings