Camino hacia MiFID II: ¿Qué tiene el cliente en cartera?

Tener una imagen clara de la cartera del cliente es un paso fundamental antes de presentarle una propuesta concreta.

Fernando Luque 19/05/2017
Facebook Twitter LinkedIn

En los artículos anteriores examinamos la importancia del cuestionario de riesgo para definir el perfil de riesgo y el horizonte temporal del inversor (pinche aquí para leer el artículo), así como la necesidad de plantear el objetivo de inversión en términos monetarios para comprobar si el inversor tiene posibilidades de alcanzarlo en función de la cartera ofrecida por el asesor (pinche aquí para leer el artículo).

En el siguiente paso, lo que suele hacer el asesor es proponer al cliente una determinada distribución de activos, generalmente dividida entre renta variable, renta fija y liquidez (para no complicarlo en exceso), y comprobar si esa distribución de activos se aleja mucho de la cartera actual del inversor. Un caso más simple es cuando el asesor construye una cartera desde cero, pero es menos frecuente. También podría darse la circunstancia de que el asesor decidiera cambiar por completo la cartera actual del cliente, pero lo habitual es que haga un chequeo de lo que tiene el cliente en cartera antes de someterle su propuesta.

Este ejercicio que, sobre el papel, parece fácil, no lo es en la mayoría de los casos. Son, en efecto, muy pocos los casos en los que el inversor tiene pocos fondos en cartera, cada uno con una distribución de cartera bien definida. Por ejemplo, supongamos que el asesor financiero propone a su cliente una cartera 50% acciones y 50% renta fija (más adelante veremos la problemática de la selección de fondos) y éste tiene una cartera de 60.000 euros en fondos repartidos de la siguiente manera: 20.000 euros en un fondo de renta variable euro, 20.000 en un fondo de renta variable estadounidense y 20.000 euros en un fondo de renta fija de la Zona Euro.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies