PERSPECTIVAS: ¿Qué le pasa a la deuda emergente en divisa local?

Según el director de deuda emergente de Pictet la deuda emergente sigue ofreciendo seguridad y rentabilidad a largo plazo

El retroceso las últimas semanas de la deuda emergente en moneda local ha llegado a deslustrar uno de los mejores historiales de inversión de los últimos años, pero la deuda de mercados emergentes sigue ofreciendo seguridad y elevada rentabilidad a largo plazo, lo que contrasta con la renta fija en muchos países desarrollados. En este sentido las condiciones económicas que prevalecen en Asia y Latinoamérica han dado lugar a balances más sólidos que en muchos desarrollados y contrastan radicalmente con las rebajas de calificación crediticia e inextricables problemas fiscales de países desarrollados.

La cuestión reside en saber si las liquidaciones recientes ofrecen oportunidad para tomar posiciones o si la renta fija emergente sigue vulnerable a conmociones económicas globales y agitación del mercado.  En términos de rentabilidad la deuda estadounidense a corto plazo es próxima a cero y los bonos del Tesoro a diez años ofrecen una rentabilidad inferior al dos por ciento. De hecho la Reserva Federal se ha comprometido a mantener tipos bajos hasta 2013 mientras que a principios de octubre el índice de renta fija emergente en moneda local GBI-EM de JPMorgan registraba una rentabilidad de 6,68 por ciento a vencimiento.

Aunque los últimos meses han demostrado que a corto plazo puede sufrir una nueva corrección los gestores de fondos de Pictet Asset Management, que gestiona 19.000 millones de dólares en esta clase de activos, creen que la deuda emergente merece ser tomada en consideración por quien busque rentabilidad y seguridad relativa por fundamentales. Además los inversores en Asia, que ya conocen sus emisores de deuda locales, deberían también pensar en ampliar su campo de acción a emisores de deuda de Latinoamérica.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

 

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies