Reactivación nuclear, el ganador es el uranio

La energía nuclear está experimentando un renacimiento mundial, pero no será un tema impulsor para la mayoría de las empresas de servicios públicos.

Valerio Baselli 30/11/2023
Facebook Twitter LinkedIn

Nucleare

La lucha contra el cambio climático y el consiguiente deseo de alejarse de los combustibles fósiles, unidos a la necesidad de Europa de independizarse de las importaciones de petróleo y gas de Rusia, han hecho resurgir el interés por la energía nuclear.

En julio de 2022, la UE incluyó la energía nuclear en su taxonomía de inversiones sostenibles, reconociendo su papel como combustible de transición hacia una red eléctrica totalmente renovable. En esa ocasión, el Centro Común de Investigación -órgano de la Comisión Europea para la ciencia y el conocimiento- afirmó que "no se ha demostrado científicamente que la energía nuclear cause más daño a la salud humana o al medio ambiente que las otras tecnologías de generación de energía ya incluidas en la taxonomía (eólica y solar) como actividades que apoyan la mitigación del cambio climático".

Francia es el país europeo más avanzado en este sentido: el pasado mes de junio anunció un compromiso de más de 100 millones de euros para revitalizar su industria nuclear. El Reino Unido también pretende aumentar la seguridad energética mediante la energía nuclear, en particular con pequeños reactores modulares (SMR).

 

Una tendencia global

De hecho, más allá de Europa, la energía nuclear ha vuelto con fuerza a las agendas energéticas de muchos países. En Estados Unidos, por ejemplo, se presentó recientemente en el Senado la Ley ADVANCE, un proyecto de ley que "pretende apoyar iniciativas para el desarrollo y despliegue de nuevas tecnologías nucleares tanto en el país como en el extranjero, a través de acciones como facilitar la conversión de emplazamientos de energía convencional y proporcionar apoyo normativo para el desarrollo de tecnologías nucleares avanzadas", explica Roberta Caselli, Analista de Investigación de Materias Primas de Global X. Aún más significativo es el ejemplo de Canadá, que tras un paréntesis de 30 años está volviendo a reactivar su industria nuclear.

El analista de Global X señala a continuación que la reactivación nuclear interesa también a los países emergentes. "Turquía declaró recientemente su intención de desarrollar 20 GW de energía nuclear para mediados de 2050, mientras que, más al este, Pakistán colabora con China para alejarse de su dependencia de los combustibles fósiles: los dos países han firmado un acuerdo para construir una central nuclear de 1.200 megavatios y 4.800 millones de dólares. El proyecto -denominado Chasma 5- se desarrollará en el corazón del Punjab. Arabia Saudí también está estudiando una oferta de una empresa estatal china para construir una central nuclear, lo que podría proporcionar al reino árabe una baza estratégica en sus actuales conversaciones con Estados Unidos para crear su propia industria nuclear civil.

Mientras tanto, el gobierno de India está revisando su Ley de Energía Atómica, con el objetivo de permitir la entrada de empresas privadas en la industria nuclear, actualmente controlada por el Estado.

 

Los pros y los contras

La energía nuclear sigue siendo controvertida, en parte debido a los accidentes, el uso de uranio en armas nucleares y el elevado coste de construcción de las centrales. Sin embargo, ofrece una serie de ventajas sobre otras tecnologías energéticas limpias: proporciona una carga base limpia y constante (el nivel mínimo de demanda en una red eléctrica durante un periodo de tiempo), que las renovables pueden tener dificultades para ofrecer. Puede suministrar energía de forma fiable a cualquier hora del día e independientemente de las condiciones meteorológicas, y requiere menos material que otras tecnologías de transición, lo que reduce las emisiones de carbono asociadas.

"En términos de generación de energía limpia y fiable, la energía nuclear no tiene igual", afirma Cindy Paladines, vicepresidenta senior de ESG en TCW, en una nota reciente. "Al igual que las renovables, la energía nuclear no produce emisiones directas de carbono ni de gases de efecto invernadero. Sin embargo, cuando se evalúan los costes de las emisiones de las diferentes opciones de generación de energía a lo largo de su ciclo de vida, la energía nuclear gana claramente."

Por supuesto, los residuos radiactivos y los accidentes nucleares, como la catástrofe de Chernóbil y la más reciente de Fukushima, han hecho que la opinión pública desconfíe de esta tecnología.

Sin embargo, incluso utilizando datos de la tasa de mortalidad total (que también incluye las muertes por exposición a la radiación y, en el caso de Fukushima, los efectos de la evacuación de la ciudad), las estimaciones muestran que la energía nuclear es la segunda más segura, después de la solar, si se tiene en cuenta la producción de electricidad por teravatio-hora.

 

Nucleare

 

¿Qué oportunidades para los inversores?

Varias empresas cubiertas por los analistas de renta variable de Morningstar merecen ser vigiladas por su exposición al renovado crecimiento nuclear. Utilizando los datos de participación de productos proporcionados por Sustainalytics, encontramos que la mayor exposición a la producción proviene de actores de Asia y Europa. Entre ellas se encuentran China General Nuclear (01816) y la británica Centrica (CNA).

La mayor empresa nuclear mundial es Electricité de France SA (EDF), que actualmente construye cuatro nuevos reactores nucleares en Francia y el Reino Unido. El valor dejó de cotizar en junio después de que el gobierno francés decidiera nacionalizar la empresa, en parte debido a la carga de la deuda y las elevadas necesidades de financiación asociadas a la construcción de 14 reactores nucleares franceses para 2050.

 

 

Centrica posee una participación del 20% en las centrales nucleares británicas de EDF. Se espera que la mayoría de estas centrales cierren en 2030, pero una de ellas, Sizewell B, será prorrogada hasta 2055 por EDF, afirma Tancrede Fulop, analista senior de renta variable de Morningstar. "Esto, contribuirá a los beneficios a largo plazo de Centrica", afirma.

"La crisis energética que comenzó en 2021 provocó la quiebra de muchos pequeños proveedores y Centrica ha recuperado algunos de estos nuevos clientes, mejorando significativamente su panorama competitivo", escribe Fulop en su análisis del 3 de agosto de 2023. Además, en la actualidad, gracias a la gran cantidad de efectivo que posee, "Centrica podría seguir aumentando la rentabilidad para los accionistas con nuevas recompras de acciones". En agosto, los analistas de Morningstar elevaron sus estimaciones de valor para Centrica a 180 GBX desde 140 GBX.

Entre las empresas europeas, Fulop también menciona a Endesa (ELE), una empresa de servicios públicos integrados activa en la producción, distribución y suministro de electricidad en la Península Ibérica. Sus centrales nucleares representan el 40% de la producción total de electricidad y la mayoría de ellas no cerrarán hasta 2030", afirma Fulop. Los analistas de Morningstar creen que Endesa está actualmente infravalorada: "El mix de generación es competitivo y las inversiones aceleradas en renovables previstas por el grupo deberían mejorar la rentabilidad. Entre 2023 y 2027, esperamos un crecimiento medio anual del EBITDA del 4,8%", reza el análisis publicado el 31 de octubre.

Sin embargo, según Fulop, "el renacimiento nuclear no será un tema dominante para las empresas de servicios públicos europeas, ya que, con la excepción de EDF, ninguna de ellas tiene previsto construir un nuevo reactor nuclear en la próxima década, y las inversiones se limitarán a ampliar la vida útil de los reactores existentes". Por lo tanto, "otras partes de la cadena de valor pueden estar más expuestas: las mineras de uranio, los fabricantes de reactores nucleares, las empresas del ciclo del combustible nuclear y las empresas de ingeniería y construcción nuclear".

 

Uranio, el verdadero vencedor

El uranio es un elemento químico utilizado como combustible en las centrales nucleares. Debido a su toxicidad, nunca ha gozado de gran reputación entre el público, pero es obviamente una mercancía directamente expuesta al desarrollo de la energía nuclear. Kazajstán es el mayor productor mundial de uranio, con más del 40% del uranio producido. En segundo y tercer lugar se encuentran Australia, Namibia y Canadá, aunque con una gran diferencia de cuota de mercado respecto al primero (13%, 11% y 8%, respectivamente).

El estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania ha provocado una importante contracción del mercado del uranio, cuyos efectos se están dejando sentir. Tras la invasión, Ucrania, donde 15 reactores dependían del uranio ruso, se apresuró a firmar un acuerdo de suministro de 12 años con Canadá. Las empresas europeas, también dependientes en gran medida de Rusia, obtuvieron todo lo que pudieron de otros contratos. Los más expuestos fueron los operadores de Finlandia y Europa del Este que poseían reactores de fabricación rusa, que sólo las empresas rusas sabían suministrar. Se tardó un año en encontrar un competidor estadounidense capaz de empaquetar las barras de uranio en los bloques hexagonales que necesitaban estas centrales.

El mercado del uranio se ha disparado cerca de un 65% desde principios de año (cifras en euros a 22 de noviembre). Esto se debe principalmente a que una década de mercado bajista ha provocado una falta de inversión en nuevas minas y una reducción de las existencias.

Ahora, según una reciente previsión de la Asociación Nuclear Mundial, se espera que la demanda de uranio para reactores nucleares aumente un 28% de aquí a 2030 y casi se duplique en 2040, a medida que los gobiernos aumenten la capacidad de generación de energía nuclear para cumplir los objetivos de cero emisiones de carbono. Según el informe, la capacidad nuclear aumentará un 14% de aquí a 2030 y un 76% hasta alcanzar los 686 gigavatios de electricidad en 2040. La capacidad crecerá no sólo gracias a los nuevos reactores, la mayoría previstos en China e India, sino también a la prolongación de la vida útil de las centrales existentes.

Al mismo tiempo, como ya ha ocurrido con otros metales, el lanzamiento de nuevos instrumentos de inversión en uranio físico -como las materias primas cotizadas en bolsa (ETC)- en los últimos 18 meses ha dado un nuevo impulso a la demanda global. Todo ello puede crear interesantes oportunidades de inversión.

A disposición de los inversores, existen ETF directamente expuestos al valor del uranio

 

Para estar informado de todo lo que ocurre en los mercados

Suscríbase a nuestra Newsletter

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
Centrica PLC136,65 GBX0,51Rating
CGN Power Co Ltd Shs -H- Unitary 144A/Reg S3,40 HKD1,80Rating
Endesa SA18,90 EUR0,00Rating
Global X Uranium ETF USD Acc EUR15,32 EUR-0,47
SG ETN URANIUM MINING38,91 EUR0,00
Sprott Uranium Miners ETF Acc EUR10,45 EUR-1,10
VanEck Uranium and Nclr Tchs ETF A $ Acc EUR26,60 EUR-0,52

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2024 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings        Aviso Legal