Crisis energética europea

La interrupción del suministro de gas plantea un nuevo reto a Europa.

Antje Schiffler 05/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Terminal de gas

No hay más flujo de gas de Rusia a Polonia y Bulgaria. La empresa energética rusa Gazprom se queja de que los importadores no quieren pagar sus facturas en rublos. La empresa polaca de gas natural PGNiG habla de incumplimiento de contrato. En marzo, el Kremlin exigió que los clientes europeos pagaran en la moneda nacional rusa y, de lo contrario, amenazó con suspender las entregas. Los países europeos insistieron unánimemente en el pago acordado contractualmente en euros o en dólares estadounidenses.

Sin embargo, según la agencia de noticias Bloomberg, es posible que otras empresas europeas hayan cedido ante el Kremlin. Cuatro empresas europeas ya han pagado en rublos según lo solicitado por el Kremlin y diez empresas han abierto una cuenta con Gazprombank para cambiar los pagos a partir de mediados de mayo según lo solicitado por Vladimir Putin, escribe Bloomberg, citando una fuente anónima cercana a Gazprom. Según la Comisión de la UE, esta acción sería una violación de las sanciones impuestas a Rusia, en caso de que esto sea cierto.

Los mercados europeos de gas reaccionaron a la interrupción de las entregas con fuertes primas. Los contratos para mayo abrieron a unos 126 euros/MWh. Esta cifra era un 20% superior al precio de cierre del día anterior (103 EUR/MWh). Sin embargo, los nervios se calmaron rápidamente y el precio se situó en torno a los 107 EUR/MWh por la tarde.

Por su parte, el Primer Ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha asegurado a los ciudadanos que la seguridad del suministro de su país no está en peligro. De hecho, el país lleva tiempo preparándose para diversificar. Tomará más gas noruego e importará más gas natural licuado (GNL). Las instalaciones de almacenamiento de gas están actualmente llenas en casi un 76%, según datos de Gas Infrastructure Europe.

Otros países europeos sólo pueden soñar con eso. En Alemania, el mayor mercado de almacenamiento de Europa y el cuarto del mundo (después de EE.UU., Rusia y Ucrania), el nivel de llenado es sólo del 33%. La situación es similar en Italia, que tiene la segunda mayor capacidad de Europa, donde las reservas están llenas casi al 35%. Los Países Bajos están al 25%.

En cualquier caso, las instalaciones de almacenamiento de gas de Europa estaban más vacías de lo habitual este invierno dada la época del año, incluso antes del ataque ruso a Ucrania. Los altos precios a nivel mundial tienen la culpa.

El GNL se envió principalmente a Asia, donde los clientes estaban dispuestos a pagar precios aún más altos que en Europa. A ello se sumaron las temperaturas inferiores a la media y el descenso temporal de la producción en EE.UU., según Goldman Sachs Commodity Research. En este contexto, Europa optó por utilizar sus reservas de almacenamiento.

Sin embargo, Commerzbank cree que el efecto será limitado. Aunque Bulgaria depende en un 75% de las importaciones rusas, la demanda ha disminuido considerablemente debido a las temperaturas primaverales.

 

Mercados nerviosos

Las cosas empeoraron cuando las tropas rusas invadieron Ucrania. El miedo se ha apoderado del mercado desde el 24 de febrero, y concretamente dos temores: que Europa añada el gas a su lista de sanciones; y que Rusia simplemente corte el suministro de gas, como ya ha ocurrido.

Los precios en el principal mercado europeo, el TTF, subieron un 50% el 24 de febrero. El contrato a mes fijo cerró a 87,76 euros/MWh el 23 de febrero. El día después era de 130,66 euros/MWh. Las cotizaciones alcanzaron un máximo temporal el 7 de marzo, con 217,29 euros/MWh.

Desde entonces, los precios han bajado un poco. Recientemente se han situado por debajo de la marca de 100 euros/MWh, pero volvieron a dispararse el 27 de abril. Las subidas en el mercado estadounidense han sido menos drásticas desde el 24 de febrero, pero los precios han seguido subiendo mucho.

 

Disparidad alemana

Alemania es un caso especial. Es el mayor consumidor de gas de Europa y depende en gran medida de las importaciones rusas. Sus reservas estaban en un nivel realmente bajo a principios de 2022, pero empezó a rellenarlas antes que en años anteriores dada la escalada de la situación en Ucrania.

Lo que llama la atención, sin embargo, es lo vacía que está la mayor instalación de almacenamiento de Alemania. Se encuentra en Rehden, Baja Sajonia, que, por suerte, está actualmente en manos de la filial de Gazprom, astora GmbH. Está prácticamente vacía, con un 0,51%, y lo ha estado durante un año.

Cuando otras empresas rellenaron en primavera y verano, el panorama en Rehden era diferente. Sus niveles estuvieron constantemente por debajo del 10% el pasado verano, lo que algunos observadores del mercado interpretaron ya entonces como un intento de Rusia de hacer subir los precios.

Según los datos del GIE, un total de 29 empresas explotan unas 40 instalaciones de almacenamiento de gas en Alemania. Uniper (UN01) es la que más reservas de gas tiene en la actualidad, con unos 19,4 TWh disponibles.

Y es precisamente esa disparidad la que probablemente hará que la empresa sufra graves pérdidas en el primer trimestre de 2022. Hace pocos días Uniper comunicó que sus pérdidas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda) fueron de 830 millones de euros, frente a los 731 millones de euros que ganó en el mismo periodo del año pasado. Sus acciones en el índice alemán MDAX abrieron el miércoles por la mañana a 21,74 euros, lo que supone un descuento de alrededor del 10% respecto al máximo diario del día anterior.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Antje Schiffler  es editora para Morningstar en Frankfurt.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings