3 errores de inversión a evitar

La actualidad no da 3 buenos ejemplos de errores de inversión a evitar.

John Rekenthaler 28/09/2021
Facebook Twitter LinkedIn

No es la primera vez que escribo sobre estos tres errores de inversión. Afortunadamente, cada vez son menos frecuentes. Pero, hasta que desaparezcan del todo, las advertencias siguen estando justificadas.

El sector de la inversión presenta actualmente dos escándalos: 1) las demandas presentadas contra el conglomerado alemán de servicios financieros Allianz, por el colapso de su conjunto de fondos Structured Alpha; y 2) los problemas del promotor inmobiliario chino Evergrande Property Services Group (EVGPY).

La inclusión de los fondos de Allianz tiene sentido, pero cabe preguntarse cómo los problemas de un promotor inmobiliario pueden considerarse un tema de inversión. Aunque el negocio principal de Evergrande es el inmobiliario, también ofrece "productos de gestión de patrimonio" a los clientes que compran sus apartamentos. ¿Quién mejor para gestionar tus ahorros para la jubilación que la gente que construyó tu casa?

Desgraciadamente, la respuesta es "casi todo el mundo". Evergrande supuestamente dirigió un esquema Ponzi, utilizando los ingresos para pagar cuentas más antiguas. Además, según declaró uno de los ejecutivos de la empresa, ésta utilizó las cuentas de los inversores para "cubrir varios vacíos de financiación a los que se enfrentaba la empresa matriz". Sean cuales sean las razones, el dinero ha desaparecido, y Evergrande está ahora haciendo trueques con sus clientes. En lugar de dinero en efectivo, dice la empresa, proporcionará a quienes deseen canjear sus inversiones pagarés por un futuro apartamento. Menudo trato.

No es que los accionistas de Allianz Structured Alpha puedan presumir mucho. Los fondos, que invirtieron mucho en opciones, se vieron afectados por la gran volatilidad del mercado de febrero-marzo de 2020. Los fondos más conservadores de la serie cayeron un 30% durante el periodo y nunca se recuperaron. Los más agresivos perdieron casi todo. Los fondos Structured Alpha han sido cerrados desde entonces.

 

Error 1: Apuntar demasiado alto

Todo el mundo sabe que, si algo es demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Sin embargo, cada año millones de inversores anulan su buen juicio y compran inversiones que no pueden cumplir su palabra.

El más agresivo de los fondos de Allianz, el Structured Alpha 1000, tenía como objetivo superar al dinero en efectivo en 10 puntos porcentuales anuales mientras "generaba rendimientos en momentos de subida o bajada de los mercados de renta variable y de baja y alta volatilidad del mercado". Diez puntos porcentuales mejor que el efectivo, en las buenas y en las malas. No lo intente en casa.

Las inversiones de Evergrande eran igualmente optimistas. Según la hija de uno de los inversores de Evergrande, el producto que compró su padre le garantizaba una ganancia anual del 11,5%. ¡Menuda garantía! Los rendimientos de los bonos chinos están por encima de los niveles del Tesoro, con los bonos del gobierno chino a 10 años pagando actualmente un 2,87%, pero no son ni de lejos lo suficientemente altos como para apoyar la promesa casual de un rendimiento del 11,5%.

Cuando me encuentro con este tipo de ofertas, me alejo lentamente, agarrando con fuerza mi cartera. No sólo de ese producto, sino de toda la empresa. Las organizaciones que quieren mi dinero deben ganarse mi confianza, de arriba a abajo.

 

Error 2: Aceptar la complejidad

Este precepto no es tan férreo como la primera advertencia, porque no todas las estrategias elaboradas fracasan. Varios fondos de cobertura famosos, sobre todo el Medallion de Renaissance Technologies, han obtenido excelentes rentabilidades a largo plazo utilizando estrategias que no se pueden describir fácilmente. El hecho de que el enfoque de un fondo sea complicado no significa que vaya a ser una mala inversión.

Sin embargo, las probabilidades no favorecen la complejidad, especialmente en el caso de los fondos que cotizan en bolsa. Entre los fondos de inversión y los fondos cotizados, los mejores resultados en 20 años (medidos por los rendimientos ajustados al riesgo) han adoptado enfoques sencillos. Las excepciones han sido un puñado de fondos de bonos que utilizan derivados, como Pimco Total Return (PTTRX).

Aceptar la complejidad suele significar invertir con fe. Pocos de los que compraron los productos de Evergrande o los fondos Structured Alpha sabían lo que tenían. Evergrande informó a los inversores de que utilizaría su dinero para proporcionar financiación a oscuras empresas privadas, mientras que aparentemente hacía lo contrario. Por su parte, los fondos Structured Alpha emplearon tácticas de opciones que sólo han sido apreciadas por los expertos en la materia.

 

Error 3: ir a ciegas

Es fundamental recibir noticias puntuales sobre las posiciones de la cartera.

Una cosa es invertir en estrategias enrevesadas que informan de sus posiciones con frecuencia, como ocurre con los fondos cotizados. Aunque pocos accionistas utilizarán directamente esa información, ya que no seguirán de cerca sus fondos (y es poco probable que sepan cómo interpretar los datos si lo hicieran), el mero hecho de informar crea un registro que disuade a los fondos de desviarse demasiado de sus caminos declarados.

Otra cosa es que las instantáneas se produzcan con poca frecuencia. Dependiendo del país de emisión, los fondos de Allianz informaron de sus participaciones trimestral o semestralmente; eso es suficiente para un fondo de inversión típico que gira su cartera gradualmente, pero es un período desesperadamente largo para los fondos que operan con opciones. Dichos fondos podrían comenzar el trimestre invirtiendo de una manera, cambiar durante dos meses y luego retomar su forma anterior. Nadie de fuera lo sabría.

Los productos de Evergrande eran aún más opacos, ya que eran fondos ciegos. Sus propietarios sólo podían confiar en que su dinero se invirtiera tal y como se describía en los folletos de venta, en empresas que eran solventes y podían pagar sus obligaciones. Y resultó que su confianza era errónea.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings