3 lecciones de inversión de la primera mitad de 2021

En gran parte los mercados se han comportado conforme a las expectativas.

John Rekenthaler 18/07/2021
Facebook Twitter LinkedIn

3 lecciones

 

El primer semestre de 2021 reforzó tres principios de inversión, dos de ellos antiguos y uno bastante nuevo.

El primer precepto es que los mercados financieros son esencialmente racionales. Hay anomalías, de las que hablaré en breve. Sin embargo, la pauta general es clara: la mayoría de los valores se mueven de forma lógica. Sus movimientos suelen desconcertar a los inversores porque el ruido de fondo suele ocultar los hechos esenciales. Pero cuando se mira en retrospectiva, el comportamiento suele ser escudriñable.

Así, aunque a mí (por ejemplo) me costó entender el repunte de la bolsa mundial en la primavera de 2020, que comenzó apenas después de la llegada del COVID-19. La razón subyacente era sólida. Las empresas de barrio podrían declararse en quiebra, pero las empresas que cotizan en bolsa, mejor posicionadas para resistir las caídas, probablemente sobrevivirían. Por tanto, los accionistas pacientes se beneficiarían.

Rápidamente se hizo evidente que incluso los impacientes prosperarían si tenían acciones en empresas que evitaban el ladrillo y cemento, como los minoristas electrónicos o las redes sociales. En consecuencia, los valores de crecimiento, que suelen utilizar tecnologías más nuevas, superaron a las compañías de valor, que operan en negocios tradicionales. Durante los ocho meses transcurridos entre abril y noviembre de 2020, el índice Morningstar US Growth ganó un 63%. Mientras tanto, el índice Morningstar US Value se revalorizó un 38%.

En 2021, el rally continuó, pero la situación cambió. El índice Value terminó el primer semestre con una subida del 17%, mientras que el índice Growth lo hizo en un 14%. Es cierto que no hay una gran diferencia: los valores de crecimiento siguen siendo el preferido de la clase, como lo han sido durante varios años. Pero se ha producido un cambio, que tiene sentido dado que las empresas han vuelto en su mayoría a la normalidad. Los viejos negocios no están en desventaja. Resulta revelador que el grupo de valores que mejor se ha comportado este año haya sido el sector más vulnerable, el small value. Ese índice Morningstar ha ganado un 28%.

De vez en cuando, se producen misterios. Nadie ha explicado satisfactoriamente el lunes negro de 1987. En esa fecha, las acciones cayeron más de un 20%, sin ninguna razón especialmente buena, y luego se recuperaron. De forma menos espectacular, los rendimientos de los bonos mundiales se dispararon durante 1994, provocando grandes pérdidas en la renta fija. También es difícil explicar la subida y la caída extremas de la bolsa japonesa. Pero estas excepciones son raras.

 

Ir a contracorriente

Algunos podrían considerar el rendimiento bursátil de marzo de 2020 como un ejemplo más reciente de anomalía. Después de todo, las acciones mundiales cayeron abruptamente y luego se recuperaron. Sin embargo, este comportamiento me parece racional. A diferencia de lo que ocurrió con el Lunes Negro o durante la venta de bonos de 1994, que se produjo a pesar de la ausencia de un único gran acontecimiento, los inversores de marzo de 2020 se enfrentaron a una cuestión enorme y sin precedentes: ¿Cómo afectaría una pandemia a las economías mundiales? Que la respuesta llegara de forma tumultuosa no es sorprendente.

No obstante, la caída de marzo de 2020 proporciona la segunda lección: del dolor surgen las posibilidades de inversión. Mientras los observadores se esforzaban por evaluar el impacto económico del COVID-19, los precios de los activos se vieron sacudidos, sobre todo el del petróleo. El 20 de abril del año pasado, el coste del barril de petróleo, medido por los contratos de futuros en la Bolsa Mercantil de Nueva York, se desplomó a 37 dólares negativos, lo que significa que los que vendían contratos de petróleo pagaban a los compradores para que les quitaran los barriles de las manos. Días extraños, sin duda.

Los precios del petróleo repuntaron rápidamente, como era inevitable. El precio temporalmente negativo supuso una oportunidad de compra para los profesionales, pero fue irrelevante para los inversores de a pie, que no juegan con los contratos de futuros. Sin embargo, es posible que tengan acciones de empresas petroleras. De ser así, se habrían beneficiado ampliamente. Según los datos de Morningstar, la categoría del sector energético estadounidense fue la categoría con mejor rendimiento durante los primeros seis meses de 2021, ganando un 44% (en dólares).

Otras decepciones de principios de 2020 también han brillado en lo que va de año, como los fondos especializados en finanzas, recursos naturales e inmobiliarios. Los sectores más afectados tardaron varios meses en encontrar su equilibrio, pero cuando finalmente lo hicieron, recompensaron a los accionistas.

El reto consiste entonces en cómo aprovechar estas oportunidades. La negociación de fondos especializados suele fracasar. Por un lado, cuando los inversores adquieren fondos específicos de un sector, tienden a comprar arriba en lugar de abajo; los sectores más populares son los que recientemente han tenido un buen rendimiento, no lo contrario. Además, la mayoría de los fondos especializados tienen unos ratios de gastos elevados.

Una mejor idea que vender los valores existentes para comprar un fondo especializado es ser contrarian con los nuevos fondos. Aparte de la energía y el sector inmobiliario, que tienen un flojo historial de cinco años incluso después de sus ganancias de 2021, los valores de servicios públicos han languidecido en los últimos años, junto con los proveedores de infraestructuras. Aquellos que tengan efectivo podrían considerar fondos que hagan hincapié en dichas industrias. Como han demostrado los resultados de este año, la mayoría de las inversiones que tocan fondo acaban resurgiendo.

 

Oro, Bitcoin... ¿o ambos?

En mayo, The Economist señaló que, aunque el oro y las criptomonedas ocupan aparentemente el mismo espacio, siendo cada uno de ellos una inversión alternativa que supuestamente protegerá contra la inflación, los dos activos no se mueven necesariamente en tándem. De hecho, el oro y las criptodivisas divergen más a menudo de lo que convergen. Así, el bitcoin se ha revalorizado un 22% durante el primer semestre de 2021, mientras que el precio de los lingotes de oro (y de los fondos de metales preciosos) ha descendido ligeramente.

The Economist plantea que, aunque las criptodivisas suelen considerarse "un jardín amurallado desconectado del resto de las finanzas", su comportamiento reciente sugiere que, al menos en cierta medida, están inversamente vinculadas a los precios del oro. La teoría es que los dos activos atraen a compradores similares, que intercambian estos activos. Escribe la revista: "Visto así, la caída del bitcoin y el resurgimiento del oro [una tendencia que se invirtió en junio, apoyando así la afirmación] son una operación de valor relativo dentro de un conjunto más amplio de coberturas contra la inflación".

En otras palabras, es probable que el bitcoin y el oro vayan en la misma dirección a largo plazo, ya que ambos obtienen gran parte de su valor por su función de cobertura de la inflación, pero en periodos más cortos los dos activos parecen diversificarse mutuamente. Sus rendimientos de 2021 refuerzan la sugerencia tentativa que hice a principios de este año, de que aquellos "que se inclinan por la cobertura con oro pueden desear añadir el bitcoin a sus carteras".

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings