Invertir en pequeñas empresas globales vía ETFs

Los fondos pasivos de small caps pueden impulsar la rentabilidad a largo plazo y desempeñar un papel clave en la cartera de un inversor.

Facebook Twitter LinkedIn

Las acciones globales de pequeña capitalización han superado a sus contrapartes de mediana y gran capitalización en un 2,5% anual de media durante la última década.  Si bien los rendimientos han sido impresionantes, han ido acompañados de mayores niveles de riesgo, con las small caps registrando una desviación estándar casi un 15% más alta durante el mismo período.

La historia nos enseña que los inversores en pequeñas compañías que están dispuestos a mantener su inversión durante los periodos más difíciles serán recompensados. Si echamos la vista atrás a lo largo de las dos últimas décadas, un período que incluye la crisis de las punto com y la crisis financiera de 2008, podemos ver que las posibilidades de obtener un rendimiento superior aumentaron con el período de mantenimiento de la inversión. Esto sugiere que el potencial de crecimiento de las pequeñas capitalizaciones se materializa mejor en horizontes temporales más largos.

La teoría financiera dicta que añadir small caps a una cartera de renta variable de large caps puede mejorar la rentabilidad gracias a la diversificación. Esto está respaldado por datos históricos que muestran que una cartera combinada de empresas de pequeña y gran capitalización alcanza rentabilidades más altas con un nivel de riesgo más bajo que una cartera compuesta únicamente de grandes valores durante múltiples períodos y entornos económicos.

¿Por qué vía fondos pasivos?

Existe la creencia generalizada de que los gestores activos lo hacen mejor en mercados menos eficientes y deberían ser tener preferencia respecto a los gestores pasivos en los mercados de small caps menos analizados, en los que estos gestores pueden explotar esa falta de información.

En realidad, los gestores activos han tenido dificultades para vencer a sus rivales pasivos en el segmento de small caps. Los fondos pasivos de pequeñas capitalizaciones más populares del mundo han vencido cómodamente a la mayoría de sus rivales gestionados activamente durante períodos de tres y cinco años sobre una base ajustada al riesgo.

Un factor importante que contribuye a ese mayor rendimiento son las grandes diferencias de comisiones. Por ejemplo, un ETF bien construido, como el iShares MSCI World Small Cap ETF (WSML), cobra una comisión de gestión muy por debajo de la que cobran los fondos activos.

Cabe señalar también que los fondos pasivos siempre permanecen totalmente invertidos, mientras que los gestores activos suelen mantener una parte de sus carteras en efectivo para aprovechar las posibles oportunidades. Esta práctica de “efectivo cero” actúa como un viento a favor en los mercados al alza, pero puede significar que los fondos pasivos estén menos protegidos durante una recesión.

Otro beneficio de invertir pasivamente es la transparencia y consistencia de la estrategia. Mientras que la fortuna de un fondo activo puede variar con la del gestor, la naturaleza clara y basada en reglas de la inversión pasiva significa que podemos estar seguros de que la estrategia que hemos seleccionado se está implementando de manera consistente.

¿Qué fondo pasivo comprar?

La mayoría de los fondos pasivos de small caps globales siguen el índice MSCI World Small Cap. Esta estrategia, que actualmente se compone de casi 4.500 acciones y ofrecen una forma sencilla y eficaz de invertir en acciones de pequeña capitalización.

Las dos opciones más destacadas son el fondo Vanguard Global Small Cap, al que hemos otorgado una calificación Morningstar Analyst Rating de Silver, y el iShares MSCI World Small Cap ETF. Ambos fondos siguen el mismo índice y cobran unas comisiones anuales de gestión del 0,38% y el 0,35%, respectivamente.

El fondo Vanguard ha hecho un seguimiento eficiente de su índice desde su creación. Las economías de escala obtenidas gracias a su gran tamaño han ayudado a compensar los mayores costes de transacción asociados a la negociación de valores de pequeña capitalización menos líquidas.

Desde su lanzamiento en marzo de 2018, los activos del fondo iShares bajo gestión han crecido sustancialmente. A pesar de su breve historial, tenemos en alta estima del experimentado equipo directivo de iShares.

 

Una versión de este artículo apareció originalmente en la revista Money Observer

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Morningstar ETF Analysts  research hundreds of ETFs available to European investors. The Morningstar Rating for ETFs is based on a risk-adjusted performance measure

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings