¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

Sobre la rotación de cartera

Es una estadística poco analizada pero útil para evaluar la estrategia empleada por el gestor

Fernando Luque 03/06/2016

Hay una estadística que se analiza muy poco en el mundo de los fondos de inversión pero que tienen su importancia a la hora de valorar un producto: es la rotación de cartera (dato que, por cierto, publica la Comisión Nacional de Valores en sus informes trimestrales). La rotación de cartera, en el jargón financiero, representa el número de veces que los gestores cambian su cartera. Una tasa anual del 100%, por ejemplo, indica que el gestor ha realizado cambios por una cantidad igual a los activos totales. Sin embargo, esto no quiere decir que el gestor haya modificado todas sus posiciones; podría haber mantenido la mitad y cambiar la otra parte dos veces. En todo caso, mide la actividad del gestor y, en este sentido, puede ser indicativo de lo activa que es su gestión.

Probablemente la tasa o el índice de rotación de la cartera no es la variable que más va a influir en la rentabilidad del fondo. Un análisis realizado por Morningstar hace algunos años mostró que la rotación de cartera tiene una capacidad predictiva menor que otros indicadores tales como los costes, el rating o la duración de los gestores, aunque evidentemente cuanto más rota la cartera el gestor más costes de transacción genera, costes que van a minorar la rentabilidad total del fondo. 

La rotación generalmente se utiliza como un sustituto de los costes de transacción. Sin embargo, tiene sus límites. Ambas métricas se ven afectadas por diferentes factores más allá de la compraventa de valores, tales como los volúmenes de intercambio o la liquidez de los valores. Otros factores a considerar son el tamaño de los activos del fondo y el tipo de valores. Por ejemplo, las acciones de pequeña capitalización tienen mayores costes de transacción. Al elegir fondos de renta variable de gran capitalización, probablemente la rotación tiene poca importancia, y tiene más en el caso de pequeña capitalización.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies