Visión de Mercado: Materias Primas

El sector inmobiliario ha sido el mayor motor del crecimiento de la demanda china. 

La economía china continuó desacelerándose en el segundo trimestre, con datos pobres en general, desde la producción industrial hasta las ventas minoristas. Gran parte de la ralentización se debe a la desaceleración de la expansión del crédito que comenzó en la segunda mitad del 2013. Ningún sector se ha visto perjudicado tanto como el inmobiliario. El precio de las viviendas cayó un 9.2% durante los cinco primeros meses del año, comparado con el aumento del 18% en 2013. Mientras tanto la vivienda disponible para la venta aumentó un 25%. El deterioro de la demanda frente a la expansiva oferta augura un escenario de debilidad continuada en el tercer trimestre.

Esto es particularmente preocupante dada la importancia del sector inmobiliario para la economía china. En términos directos, supone un cuarto de la inversión en activos fijos, lo que a su vez corresponde con la mitad del PIB. Ambos son cuotas descomunales para los estándares mundiales. De manera indirecta, el impacto del sector inmobiliario es aún más importante; hay efectos producidos por el debilitamiento de la actividad inmobiliaria por los que preocuparse: los balances bancarios, las finanzas de los gobiernos locales y la riqueza de los hogares, todos ellos fuertemente apalancados en el mercado inmobiliario.

El impacto en las materias primas también es significativo. El sector inmobiliario ha sido el mayor motor del crecimiento de la demanda china. En el caso del acero, el inmobiliario directo representa la mitad del consumo chino, lo que a su vez supone la mitad del consumo global. La desaceleración del inmobiliario ha presionado significativamente el precio de las materias primas fungibles globales, incluyendo el hierro y el cobre. No creemos que esta presión se haya terminado.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Morningstar Analysts   -

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies