¿Qué hacer cuando se acerca la jubilación y las bolsas caen?

Algunos consejos si está a punto de jubilarse…

Morningstar 11/01/2019

Para los inversores a largo plazo, las caídas que han sufrido los mercados estas últimas semanas pueden ser unas oportunidades de compra inestimables. Pero para los inversores que se acercan a la jubilación, o para aquellos que acaban de jubilarse, estos descensos podrían suscitar muchas preocupaciones ya que se debe considerar la posibilidad de una erosión del valor de sus carteras de jubilación. Estos inversores generalmente tienen que mantener sus carteras durante su jubilación, posiblemente durante 30 años, y observar los resultados del último trimestre puede ser aterrador para ellos.

"Este es el grupo de personas para las que yo diría que mantener el rumbo no siempre es el el camino a seguir. Si alguien se está acercando a la jubilación o la ha tomado, sin que su cartera se haya vuelto un poco más conservadora con el tiempo, es posible que sea necesario considerar algunos cambios. Creo que vale la pena analizar algunos aspectos de la construcción de la cartera y la planificación de la jubilación en esta etapa de la vida", dice Christine Benz, Directora de Finanzas Personales de Morningstar.

¿Qué deben hacer las personas que se acercan a la jubilación cuando los mercados se derrumban?

"Estoy totalmente a favor de rescates anticipados de la cartera para determinar las distintas clases de activos en prejubilación y en jubilación. Digamos, por ejemplo, que a alguien le faltan dos años para jubilarse. En este caso, esta persona podría considerar mantener el equivalente de ocho a diez años de estos rescates en activos más conservadores como efectivo o bonos. De esta manera, incluso si las acciones colapsan y no se recuperan durante diez años, el nuevo jubilado no tendrá que preocuparse por la venta de acciones cuando éstas caigan fuertemente. El resto de la cartera puede invertirse en activos de mayor rentabilidad (pero también más volátiles), como las acciones", aconseja Benz.

Por poner un ejemplo sencillo, un prejubilado tiene 500.000 euros en su cartera y prevé utilizar unos 20.000 euros cada año. En este caso, se requiere una inversión de aproximadamente 200.000 (40% de los activos) en bonos y el resto (60%) en acciones.

"Para un jubilado, la idea de mantener el equivalente a unos pocos años de retiro en efectivo me gusta", dice Benz.

Benz recomienda que los jubilados estén preparados para reducir sus rescates cuando los mercados están en fuerte declive, idealmente con un plan que no sea tan estricto que una reducción del gasto requiera un cambio importante en su estilo de vida.

"Dado que la reciente volatilidad del mercado no ha causado grandes pérdidas en la mayoría de los casos, preferiría utilizarlo como incentivo para que los jubilados controlen sus gastos. Es fácil acostumbrarse a niveles elevados de la cartera ("el efecto riqueza"), y es posible que los jubilados no hayan supervisado sus gastos muy de cerca en los últimos años. Esta reciente volatilidad del mercado puede hacer que quiera apretarse el cinturón en el lado de los gastos", dice Benz.

La volatilidad no ha sido lo suficientemente severa como para justificar una acción radical. Pero, ¿qué deberían hacer los jubilados si los mercados empiezan a hundirse?

"Si una corrección importante del mercado, o incluso su colapso, se materializara, podría lógicamente forzar a algunos prejubilados a reevaluar un poco sus planes de jubilación", dice Benz, añadiendo que en tales circunstancias, los que se acercan a la jubilación y los que ya están jubilados tal vez deberían preguntarse si deberían seguir trabajando unos cuantos años más, o si deberían trabajar a tiempo parcial, para que sus carteras puedan recuperarse. ¿O podrían pensar en algunos ajustes de estilo de vida al comienzo de la jubilación para reducir sus gastos, como mudarse a una vivienda más barata?

Por último, ¿deberían las personas que se acercan a la jubilación considerar otras formas de diversificación, además de las acciones y los bonos, para protegerse?

"Las acciones, los bonos y el efectivo combinados pueden proporcionar una enorme ventaja de diversificación. Otra categoría importante que vale la pena considerar a medida que se acerca la jubilación son las inversiones que protegen contra la inflación. Después de todo, si ya no tiene ingresos, ya no tendrá ajustes automáticos de inflación en su sueldo; tendrá que proteger sus rescates de cartera de los aumentos de precios. Los bonos indexados a la inflación son una de las principales categorías a considerar. También se puede recurrir a los valores inmobiliarios, que a menudo funcionan bastante bien en tiempos de inflación, o al sector de las materias primas", sugiere Benz.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar