El mejor sistema de inversión no es para todos

Comprar y mantener es una estrategia sencilla, pero aplicarla requiere fuerza de voluntad y disciplina

Fernando Luque 11/04/2018

Si me preguntan cuál es el mejor sistema de inversión que uno puede aplicar a una cartera de fondos de inversión, planes de pensiones, acciones individuales o ETFs, no tengo duda en contestar que es el de “comprar y mantener” (llamado “buy and hold” en inglés) con una condición: que el inversor aplique este sistema a largo plazo. ¿A qué me refiero con largo plazo? No hay una cifra mágica, pero diría que al menos 10 años y cuanto más amplio el plazo, mejor. El sistema puede evidentemente dar buenos resultados a un plazo menor, a cinco años, por ejemplo, pero si analizamos históricamente los datos de rentabilidad de las bolsas comprobaremos que el riesgo de obtener una pérdida al cabo de 5 años supera el 20% (por lo menos en el caso del S&P 500 desde el año 1928). Personalmente considero que es un porcentaje demasiado alto y que el riesgo a ese plazo de cinco años es excesivamente alto para la mayoría de inversores. Por eso, en Morningstar, desaconsejamos comprar acciones a aquellos inversores que no estén seguro de mantener sus inversiones en bolsa durante al menos cinco años. A 10 años, el riesgo de pérdida disminuye hasta aproximadamente el 10%, un porcentaje más asumible. A quince años el riesgo de pérdida se reduce hasta más o menos el 5%.

 

¿Para todos?

El que este sistema sea considerado por muchos como el sistema más recomendable y simple para hacer prosperar una cartera de inversión, no significa que sea fácil de aplicar. La parte más difícil es la de mantener las inversiones, no sólo cuando están subiendo de precio (los inversores tienen tendencia a recoger los beneficios demasiado pronto) sino sobre todo cuando bajan de valor. Es conocido el sesgo que tienen los inversores a vender sus inversiones (incluso cuando afirmaron en el momento de la compra que las iban a mantener a largo plazo) en los peores momentos de las caídas. No todos los inversores están preparados para ver caer su cartera de fondos un 20, un 30, por no decir un 50% (si ésta está compuesta exclusivamente por renta variable). Y es que las pérdidas acumuladas en periodos cortos de tiempo pueden ser importantes como muestra el gráfico siguiente.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es