Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Smart Beta: ETFs de dividendo

En esta entrega de nuestra serie sobre beta estratégica comentamos los ETFs de dividendos

 

 

Kenneth Lamont: Hoy me gustaría continuar nuestra introducción a la serie de beta estratégica echando un vistazo a los ETFs de dividendos.

Como su nombre lo indica, en su forma más simple, los ETFs de dividendos seleccionan acciones que tienen la mayor rentabilidad por dividendo esperada. El encanto de los fuertes flujos de ingresos en el actual entorno de tipos de interés bajos les ha ayudado a convertirse en la estrategia de beta estratégica más popular en Europa, contando actualmente con alrededor de un cuarto de los activos gestionados.

Más allá de proporcionar simplemente un ingreso, los dividendos son importantes porque pueden ser utilizados por el equipo directivo para mostrar su confianza en las perspectivas de sus empresas y pueden imponer una mayor disciplina en sus decisiones de asignación de capital. Por lo tanto, a menudo se considera que las acciones de mayor rentabilidad por dividendo son de mayor calidad y más estables que sus competidores.

Aunque un enfoque simple puede ser eficaz, especialmente cuando se implementa de forma diversificada, como en el caso del ETF de alto rendimiento de dividendos de Vanguard FTSE All World High Dividend Yield (VHYL) - en otros casos, como el iShares DivDAX (EXSB) que recibe una calificación negativa, el bajo número de acciones deja al fondo particularmente susceptible a las trampas de dividendos. En este caso, la alta rentabilidad por dividendo puede en realidad indicar problemas financieros, haciendo que algunas de las acciones de mayor rendimiento tengan más probabilidades de reducir sus dividendos que otros valores de menor rendimiento.

Para protegerse contra esto, algunos fondos van un paso más allá e introducen filtros adicionales para asegurar la sostenibilidad del dividendo. La serie SPDR S&P Dividend Aristocrats (GBDV) sólo incluye acciones que han mostrado un patrón consistente de mantener o aumentar los dividendos durante al menos 10 años consecutivos.

Otros como el Amundi MSCI Europe High Dividend Yield (CD9) añade filtros de rentabilidad y de calidad.

Dados los atributos de calidad relacionados con las acciones de alta rentabilidad por dividendo, no debería sorprenderles que se las considere defensivas y que se espere que funcionen mejor en los mercados bajistas.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar ETF Analysts  research hundreds of ETFs available to European investors. The Morningstar Rating for ETFs is based on a risk-adjusted performance measure