Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Prevemos que el crudo caiga hasta los 45$ en 2018

Pero podríamos ver precios más altos a lo largo del 2017

Morningstar 23/02/2017

Los recortes de producción de la OPEP y el fuerte crecimiento de la demanda hacen que el 2017 pueda ser un buen año para el crudo después de que los precios se desplomaran hace dos años. El consenso del mercado es que los fundamentos son ahora lo suficientemente fuertes como para mantenerse incluso después de los recortes de la OPEP. Este escenario pudo haber sido posible hace unos meses, pero las probabilidades han empeorado notablemente desde entonces.

La razón es que los mayores incrementos en la actividad de shale han puesto las bases para un rápido crecimiento de la producción en Estados Unidos, incluso si el recuento de plataformas no aumenta más. Este crecimiento, más los eventuales aumentos de la oferta de la OPEP, es probablemente más que suficiente para borrar cualquier escasez del mercado y sumir al crudo en un exceso de oferta.

Lo que es obvio ahora es que los precios actuales del petróleo proporcionan una situación muy atractiva para los principales productores de esquisto de los Estados Unidos. Esto ha creado las condiciones que permitirán que el crudo ligero crezca rápidamente. Es una realidad que incluso la inflación de precios que se avecina no cambiará. A menos que los productores de esquisto se vuelvan más disciplinados o que la OPEP renuncie a ceder cuota de mercado permanentemente a los Estados Unidos, el mercado del petróleo tiene grandes problemas. Pero es probable que ninguna de estas dos circunstancias ocurra.

No obstante, sigue existiendo una buena probabilidad de que los precios del petróleo puedan subir en los próximos meses si el cumplimiento de la OPEP sigue siendo alto o se extienden los recortes de producción. Además, el aumento de la producción de pizarra no comenzará a afectar al suministro hasta la segunda mitad del año.

Esto podría reforzar la percepción de que los fundamentos del mercado del petróleo están mejorando. En realidad, unos precios del petróleo por encima de los niveles actuales en los próximos meses, supondría echar más gasolina al fuego de hecho y alentarían sin duda más inversiones de shale en Estados Unidos.

Nada es seguro en el mundo del petróleo, pero los planetas parecen alinearse en el horizonte. Mantenemos nuestro pronóstico de precios altos del petróleo en 2017, con una media para el West Texas de 58 dólares por barril, seguido de un significativo retroceso en 2018 hasta los 45 dólares.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar