La popularidad de los ETFs de baja volatilidad

Aunque los flujos hacia estos fondos han sido importantes este año, tenga en cuenta las comisiones y no corra detrás de las rentabilidades

Morningstar 25/05/2016

 

Alina Lamy: Los ETFs de baja volatilidad han visto aumentar sus flujos últimamente, y es una tendencia que nos ha llamado la atención. Actualmente hay 18 ETF de baja volatilidad en la base de datos de Morningstar, con23.000 millones en activos a fecha del 13 de mayo. Los fondos más grandes de esta categoría son el  iShares MSCI USA Minimum Volatility y el PowerShares S&P 500 Low Volatility.

Estos ETF tienen como objetivo proporcionar rendimientos similares a los del mercado de valores de EE.UU., asumiendo al mismo tiempo menos riesgo. Obviamente, eso es un concepto atractivo para los inversores, especialmente después de las ventas del mes de enero. Los inversores siguen tratando de obtener exposición a la renta variable de Estados Unidos, pero están menos dispuestos a soportar los erráticos altibajos del mercado.

Observando las tasas de crecimiento orgánico mensuales (es decir, los flujos sobre los activos iniciales), podemos ver que los ETF de baja volatilidad crecieron a una tasa máxima del 17% en febrero, y han continuado creciendo a un ritmo fuerte desde entonces. Por el contrario, la tasa de crecimiento orgánico para el SPDR S&P 500 fue un menos 1% en febrero y se mantuvo cerca de cero en los dos meses siguientes. Los flujos tienden a seguir la rentabilidad y los ETF de baja volatilidad batieron significativamente al SPDR S&P 500, tanto desde principio de año como en los últimos 12 meses.

Sin embargo, como con cualquier tendencia de rápida aceleración, la creciente popularidad de estos ETFs de baja volatilidad conlleva algunas preocupaciones. Estos ETFs son más caros - su ratio de gastos totales es de 29 puntos básicos, frente a tan sólo 9 para el SPY - y existe la preocupación de que los ETFs de baja volatilidad puedan ahora estar sobrevalorados después de las fuertes entradas de dinero y no ser capaces de mantener esas altas rentabilidades en el futuro.

Al igual que con todas las inversiones, los inversores deben considerar cuidadosamente las posibles desventaja, así como los beneficios, antes de comprar ETFs de baja volatilidad.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar