Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Noviembre 2015: Los mejores y peores ETFs europeos

Analizamos los ETF que más han subido y más bajado en noviembre

Valerio Baselli 09/12/2015

La fotografía del comportamiento mensual de los ETFs cotizados en Europa ofrece varias imágenes. Los ETFs, de hecho, son instrumentos puramente pasivos, por lo que sus movimientos reflejan la evolución de los mercados subyacentes, sin que la rentabilidad se vea distorsionada por las decisiones (buenas o malas) de un gestor activo. Además, los replicantes se utilizan cada vez más como herramientas para posiciones tácticas a corto plazo por lo que sus rendimientos reflejan fielmente lo que se define como el sentimiento del inversor.

Según los datos de Morningstar, en noviembre, entre el mejor ETF (en términos de rendimiento) y el peor hay cerca de 33 puntos porcentuales (tomando en consideración aquellos productos que cotizan en Europa y excluyendo los fondos inversos o apalancados).

Los que más suben

En primer lugar noviembre confirmó el excelente estado de salud en la industria europea del automóvil, que no ha parado de subir una vez que pasó la tormenta provocada por el escándalo Volkswagen.

Pero hay sorpresas. En la parte alta del ranking hay, por ejemplo, dos ETFs que pueden definirse de nicho de mercado: el primero se dedica al mercado inmobiliario chino y el segundo opera en el campo de la activad forestal. También encontramos a un fondo que combina cuarto diferentes estrategias de divisas con la misma ponderación dentro de la cartera para minimizar la volatilidad.

Los que más bajan

El top 10 de los peores ETFs del mes está completamente dedicado a dos metales industriales, muy volátiles por su naturaleza e históricamente ligados el uno al otro: el paladio y el platino (la única excepción es un ETF dedicado al cobre que ocupa la décima posición, otro metal, por cierto, que se usa mucho en la industria).

Paradójicamente, el paladio se utiliza ampliamente en la industria del automóvil, ya que es un material fundamental para los convertidores catalíticos. Pero es el lado de la oferta el que es crítico, ya que más del 80% de las reservas mundiales de paladio se concentran en Rusia y Sudáfrica por lo que circunstancias socio-políticas de estos países pueden afectar bastante el precio.





¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Editor de Morningstar en Italia y Francia.