¿Es su fondo de gestión activa o pasiva? (II)

En un artículo anterior, indicábamos que el objetivo de inversión podía ofrecer al partícipe algunas pistas sobre si la gestión de su fondo es activa o pasiva. Pero hay otras maneras de averiguarlo.

Fernando Luque 20/06/2002
Facebook Twitter LinkedIn
En principio, el objetivo de inversión de un fondo debería indicarnos si lo que pretende el gestor es seguir un determinado índice (gestión pasiva) o al contrario intentar batirlo (gestión activa). Desgraciadamente como recalcábamos en la primera parte de este artículo (pinche aquí para leerlo), no siempre los objetivos de inversión están redactados de una forma suficientemente clara para que el inversor tenga una idea de cuál es la estrategia que seguirá el gestor.

Por otra parte, siempre es interesante averiguar por uno mismo si lo que dice que va a hacer el gestor es lo que realmente hace en la práctica.

Hay una forma muy simple y muy visual de comprobar si la gestión del fondo es activa o pasiva: es comparar gráficamente la evolución del fondo respecto a un determinado índice de referencia.

La herramienta de gráfico que ponemos a disposición de los usuarios en esta web permite comparar un determinado fondo con un índice representativo de la categoría a la que pertenece.

Evidentemente, no siempre es posible llegar a conclusiones claras con este método rudimentario de análisis ya que hay fondos que siguen a un índice distinto del que ofrecemos con esta herramienta (incluso, hay fondos que comparan sus resultados con un índice que han elaborado ellos mismos, lo que complica aún más la cuestión).

Un buen ejemplo de ello podemos encontrarlo en la categoría de fondos de acciones norteamericanas. Dentro de esta categoría hay fondos que siguen al índice Dow Jones, compuesto por treinta valores de gran capitalización de la bolsa estadounidense como, por ejemplo, el UBS (Lux) Equity Fund - Dow Jones Industrials, cuyo objetivo de inversión indica que “el fondo invierte exclusivamente en acciones de las sociedades estadounidenses más importantes representadas en el Dow Jones Industrial Average Index SM. El objetivo de inversión busca obtener unos resultados acordes con la trayectoria del índice de referencia”.

Pero también hay fondos que toman como referencia al Standard & Poor’s 500, caso del Credit Suisse IndexMatch (Lux) on S&P 500 B cuya política de inversión estipula claramente que “el fondo se esfuerza en seguir lo más fielmente posible la trayectoria del índice Standard & Poor´s 500".

El Standard & Poor’s 500 (también conocido como S&P 500) es un índice que comprende un mayor número de valores (500 más exactamente) si lo comparamos con el Dow Jones. Por lo tanto, sus rentabilidades pueden presentar diferencias en algunos casos importantes. Por ejemplo, en los últimos tres años (de mayo del 99 a mayo del 2002), el S&P 500 ha experimentado una caída acumulada cercana al 20% mientras que el Dow Jones apenas ha sufrido una pérdida del 6% en ese mismo periodo (vea gráfico 1).



Diferencias notables entre unos índices y otros correspondientes a un mismo mercado son en realidad bastante frecuentes. En el caso de la bolsa española, la evolución del índice IBEX 35 durante estos últimos tres años difiere mucho de la del Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM). En efecto, si miramos el periodo comprendido entre mayo del 99 y mayo del 2002, mientras el IBEX 35 acumula una caída del 21%, el IGBM sólo se deja un 9%.

En cuanto a nuestra herramienta gráfica y volviendo al ejemplo de los fondos de acciones norteamericanas, ésta utiliza como índice de referencia al MSCI North America (aparece como “MSCI N Am” en la web) pero éste es un índice muy similar al S&P 500 (vea gráfico 1). De hecho, si comparamos la evolución del fondo de Crédit Suisse mencionado más arriba vemos que las dos líneas (la del fondo y la del MSCI North America) prácticamente se superponen (vea gráfico 2).



En realidad, este ejemplo es bastante obvio ya que el propio objetivo del fondo deja muy claro que el fondo es de gestión activa. El comparador gráfico adquiere mucho más valor cuando el objetivo de inversión no está claramente definido.

Por ejemplo, si tomamos el siguiente gráfico que corresponde igualmente a un fondo de acciones norteamericanas (más concretamente el Scudder GOF US Equities Fund), su objetivo de inversión no nos da mucha información respecto al tipo de gestión que realiza el gestor. Pero salta a la vista que este fondo tiene poco que ver con un fondo índice referenciado al MSCI North America o al Dow Jones.



En un próximo artículo, veremos que los datos estadísticos que publicamos para cada fondo también pueden servirnos para distinguir un fondo de gestión activa de uno de gestión pasiva.
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2023 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings