¿Qué es el alfa? ¿Lo necesito?

Es una herramienta para medir la rentabilidad los fondos, pero no hay que sobrestimar su importancia.

Marco Caprotti 12/04/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Alfa

¿Qué es alfa? Es la primera letra del alfabeto griego. Los que invierten en fondos suelen conocerlo con el nombre de "outperformance". Pero hay mucho más que eso.

El glosario de Morningstar dice lo siguiente del alfa: "Representa una medida de la variación (mayor o menor) de la rentabilidad de un fondo respecto a su valor esperado, calculada en función del riesgo asumido por el fondo, denominado beta. Por consiguiente, un valor alfa superior a cero indica la mayor rentabilidad de la cartera gestionada en comparación con la rentabilidad de una cartera no gestionada con la misma beta. Por lo tanto, es un indicador de la capacidad de selección de valores del gestor y, por lo tanto, de su capacidad para añadir valor".

El alfa también se mide neto de comisiones, un parámetro importante para Morningstar.

Por tanto, el alfa está estrechamente vinculada a la beta (la segunda letra del alfabeto griego). La beta mide la volatilidad de una inversión en relación con un índice de mercado: cuando el índice sube, un fondo con una beta alta debería ganar aún más.

 

Cómo calcular el alfa

Se calcula tomando la rentabilidad del fondo y restándole La rentabilidad del índice respectivo. Un alfa positivo significa que el fondo se ha comportado históricamente mejor que el índice. Un alfa negativo indica que el fondo se ha comportado históricamente peor que el índice. Un alfa cero ilustra que el fondo puede tener la misma rentabilidad esperada que el índice.

Lo que hay que saber sobre alfa

Una mayor beta (mayor riesgo en relación con un índice) no equivale necesariamente a una mayor alfa (mayor rentabilidad para ese riesgo). Un fondo con una beta alta puede tener un alfa negativo porque el gestor tiene que superar mayores obstáculos para batir el índice de referencia.

No todos los alfas son iguales

La diferencia entre la rentabilidad real y la esperada del fondo es su alfa. Si el alfa es positivo, significa que el fondo ha superado su rentabilidad esperado. Sin embargo, dos fondos pueden tener la misma rentabilidad, pero sus diferentes niveles de riesgo darán lugar a diferentes alfas.

El alfa depende de la beta

Ambos tienen una utilidad limitada si un fondo no tiene una alta correlación con su índice de referencia. En este caso, los valores de alfa y beta no son fiables.

El alfa no lo ve todo

Un fondo con un alfa elevado puede deberse al talento del gestor, pero también puede ser el resultado de una selección afortunada de valores.

Un alfa negativo no siempre es malo

El alfa no distingue entre un bajo rendimiento causado por una mala selección de valores y el causado por las comisiones. Por ejemplo, los fondos indexados pueden tener un alfa negativo a pesar de las bajas comisiones si el índice de referencia que replican tiene un mal comportamiento.  Pero estos instrumentos pueden seguir formando parte del núcleo de una cartera.

 

Resumiendo

¿Por qué los inversores no deberían buscar fondos con un alto nivel de alfa? Al fin y al cabo, prometen rendimientos superiores a la media. Mientras que la beta puede explicarse por los rendimientos relacionados con el mercado, el alfa es el elemento inexplicable, la última materia oscura de la inversión. Por ello, los inversores están dispuestos a pagar comisiones más elevadas por los fondos de gestión activa, especialmente los dirigidos por estrellas de la gestión de activos.

Para que el alfa sea una medida fiable, debe considerarse junto a la beta. Luego está el problema de que no distingue entre las causas de la baja rentabilidad, ya sea por las altas comisiones o por la escasa capacidad de los gestores.

El alfa también es una medida a corto plazo que puede cambiar en un periodo corto de tiempo. En resumen, los gestores que consiguen un alfa elevado pueden ser genios o simplemente tener suerte. El resultado es que un alfa positivo hoy puede convertirse en negativo mañana.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Marco Caprotti

Marco Caprotti  è Giornalista di Morningstar in Italia.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings