Las consecuencias de una invasión de Ucrania

Analizamos las consecuencias que tendría para los mercados una invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Lukas Strobl 26/01/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Aviones ucranianos en vuelo
Una masa creciente de tropas rusas en la frontera de Ucrania, la escalada de la retórica y las funestas advertencias de los analistas militares apuntan a una cosa: Ucrania está al borde de una guerra que podría empequeñecer los combates de 2014 en tamaño y derramamiento de sangre.

La amenaza de una invasión rusa de Ucrania ya ha hecho bajar las acciones rusas, aunque su impacto en las acciones y materias primas mundiales no es el que cabría esperar. He aquí cómo una guerra afectaría a su cartera - y cómo no lo haría.

Las matemáticas del crudo

Los precios del petróleo han subido, aunque hasta ahora es difícil saber si la situación en Ucrania tiene algo que ver. La demanda se está recuperando a medida que se desvanece la preocupación por la variante del virus omicrón, mientras que los miembros de la OPEP+ se aferran a modestos aumentos de la producción por etapas. 

Si estalla la guerra, sin duda se reflejará en los precios del crudo. El estratega de Morningstar, Allen Good, afirma que la prima de riesgo geopolítico adicional, combinada con los factores existentes, podría empujar el crudo hacia los 100 dólares.

"Las sanciones occidentales podrían llevar a una revalorización del riesgo geopolítico, incluso si no hay problemas tangibles de oferta y demanda, que probablemente no los habrá", afirma.

 

Acciones energéticas occidentales

El regreso de una prima de riesgo geopolítico es alcista para los productores mundiales de petróleo. Las grandes petroleras occidentales están poco expuestas a la producción rusa de petróleo y tienen pocos activos físicos en riesgo.

Las sanciones contra los productores rusos beneficiarían a las empresas europeas y estadounidenses, y especialmente a las más centradas en el crudo. Los gigantes estadounidenses Chevron (CVX), Exxon (XOM) y ConocoPhillips (COP) podrían subir por delante de otras empresas europeas más diversificadas como Shell (RDSB), BP (BP) o Total (TTE).

Los servicios públicos de gas y las empresas expuestas al asediado gasoducto Nord Stream 2 tienen más que temer. Los elevados precios del gas se comen los márgenes de proveedores como la británica Centrica (CNA) y de empresas de transporte de gas como la italiana Snam (SNAM SpA); ambas han tenido un rendimiento inferior este año.

"Nord Stream 2 parecería un objetivo obvio para castigar a Rusia", dice Good. "La guerra reforzaría la decisión de Estados Unidos de cerrarlo, incluso si no hay mucho que Estados Unidos pueda hacer sobre la dependencia de Europa del gas ruso". La alemana Uniper (UN01), la austriaca OMV (OMV) y la francesa Engie (ENGI) participan en el proyecto del gasoducto.

 

Las acciones rusas en la línea de fuego

Esto es sencillo. Vulnerables a las sanciones occidentales, y con sus activos físicos en la línea de fuego, las acciones cercanas al conflicto han caído. El índice de referencia de las acciones rusas (MOEX) ha bajado un 20% desde principios de noviembre, cuando Rusia comenzó su segundo despliegue de tropas cerca de la frontera.

Entre los mayores descensos se encuentran los bancos rusos, que ahora corren el riesgo de quedar excluidos de los mercados mundiales de capitales si se rompen las relaciones con los países occidentales. Sberbank (SBRCY), el mayor banco ruso, se ha desplomado un 40% desde principios de noviembre.

Los productores rusos de energía, por su parte, han superado al índice de referencia MOEX, ya que la subida de los precios de las materias primas compensa el riesgo geopolítico: Gazprom (OGZPY) y Rosneft (ROSN) han bajado un 15% cada una durante el periodo.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Lukas Strobl  es Editorial Manager de Morningstar para la región EMEA.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings