Más allá del “cero neto”

Mientras se celebra la COP26, los inversores preocupados por el clima deberían ser escépticos.

Dan Lefkovitz 26/10/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Green Earth

La Reina Isabel, captada por una cámara hablando de la cumbre del clima COP26, dijo que era "irritante" cuando "hablan, pero no hacen". Se refería a los líderes políticos, pero su comentario también se aplica al sector empresarial.

En todo el mundo se ha hecho popular que las empresas se comprometan a realizar emisiones de carbono "net zero" como medio para combatir el cambio climático. Las dos mayores empresas públicas del mundo, Microsoft y Apple, se han comprometido a la neutralidad de carbono para 2030. AstraZeneca, el gigante farmacéutico británico, dice que "garantizará que toda su cadena de valor sea negativa en carbono" para la misma fecha. Japan Airlines, al igual que muchas empresas de su sector, tiene como objetivo la neutralidad de carbono para 2050. Lo mismo ocurre con las grandes empresas energéticas, como Total, BP y Shell.

Los inversores centrados en el clima no deberían tomar estas promesas al pie de la letra. Los objetivos a largo plazo y el énfasis en la parte "neta" de la ecuación pueden dar a una empresa un impulso a nivel de relaciones públicas mientras evita el difícil trabajo de reducir las emisiones. Piense en ello: 

- Un estudio de Accenture reveló recientemente que sólo el 9% de las empresas europeas están en camino de cumplir los objetivos de reducción de emisiones para 2050.

- En mayo de 2021, un tribunal de los Países Bajos comunicó a Royal Dutch Shell que su compromiso de cero emisiones, asumido bajo la presión de los accionistas, era inadecuado.

- Santos, el proveedor de gas australiano, está siendo cuestionado jurídicamente sobre si tiene un "plan claro y creíble" para lograr las emisiones netas cero para 2040, tal como se ha comprometido.

Como se detalla en un nuevo white paper, Beyond Net Zero: Supporting the Transition to a Climate-Resilient Planet, los inversores se enfrentan hoy a una difícil tarea. Deben separar las empresas que hablan de boquilla de las que adoptan medidas cuantificables para reducir las emisiones y adaptarse a una economía baja en carbono. Ese es, sin duda, el mandato del Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la UE, que tiene como objetivo la reducción del 55% de las emisiones para 2030.

Los índices Morningstar

Los nuevos índices de renta variable de Morningstar aprovechan la investigación climática de Sustainalytics para cumplir con los requisitos de la UE al tiempo que proporcionan una amplia exposición al mercado.

Los índices pueden ayudar a los inversores que buscan alinear sus carteras con un escenario de calentamiento de 1,5 grados centígrados, canalizar el capital hacia las empresas que toman medidas reales contra el cambio climático e ir más allá de las promesas vacías de "cero neto".

Los índices ”Morningstar EU Climate Indexes“ se basan en una serie de capacidades climáticas de Sustainalytics:

 

- Datos de las emisiones de alcance 1, 2 y 3: comunicados cuando están disponibles, estimados cuando no lo están (más de un tercio de las empresas de los sectores en los que el cambio climático es una cuestión importante no divulgan las emisiones)

- Calificaciones de riesgo de carbono, una medida prospectiva que evalúa el grado de transición de las empresas hacia una economía baja en carbono.

- Datos de participación de productos controvertidos e investigación de controversias ESG

 

Los índices climáticos de Morningstar emplean algunas exclusiones, pero se basan principalmente en una metodología para asignar a las empresas una ponderación por encima y por debajo del mercado en función de la intensidad de carbono, el riesgo de carbono y si ofrecen soluciones ecológicas. Así pues, ¿qué componentes reciben una ponderación por encima y por debajo del mercado? Veamos algunos ejemplos.

 

Kone, el fabricante de ascensores, basado en Finlandia, está alineado con el escenario de 1,5 grados C y recibe la máxima ponderación del índice. ¿Por qué?

- La intensidad de las emisiones de Kone es muy inferior a la media del sector y muestra una tendencia de reducción constante año tras año.

- Calificación de riesgo de carbono baja de Sustainalytics: Kone utiliza energía renovable para parte de sus operaciones, en línea con las buenas prácticas (5%-10%), informa de las emisiones de alcance 3 y considera el impacto medioambiental en cada fase de desarrollo.

- Kone está involucrado en la temática de los "Edificios Verdes", gracias a sus esfuerzos en materia de eficiencia energética y seguridad.

- Kone ha establecido objetivos basados en la ciencia para reducir en un 50% las emisiones de sus propias operaciones y lograr la neutralidad del carbono en 2030.

 

Whirlpool, fabricante estadounidense de electrodomésticos, recibe una ponderación superior a la del mercado. ¿Por qué?

- Whirlpool participa en más de 45 programas en diferentes estados, provincias y países para reciclar o reutilizar electrodomésticos.

- Las operaciones de Whirlpool son bastante intensivas en carbono; sin embargo, la empresa se mantiene en Riesgo de Carbono Insignificante debido a sus estrategias de gestión. Whirlpool ha reducido la intensidad energética en aproximadamente un 12% desde 2015 y ha logrado una reducción del 20% en sus emisiones absolutas.

- Whirlpool está comprometida con la iniciativa Science Based Targets y ha formulado un objetivo para reducir las emisiones de GEI de sus plantas (Alcance 1 y 2) en un 50% para 2030 a partir de una línea base de 2016.

 

Volkswagen, el fabricante de automóviles alemán, recibe una ponderación inferior a la del mercado. ¿Por qué?

- Volkswagen está intentando reponerse de su escándalo "Dieselgate" de 2015, pero la continua dependencia de los modelos diésel y su entrada relativamente tardía en la carrera de los vehículos eléctricos amenazan su capacidad para cumplir los objetivos de emisiones de la UE.

- La calificación de riesgo de carbono de Sustainalytics es alta, ya que los ingresos procedentes de los vehículos eléctricos son inferiores a los de los competidores, la intensidad de la flota está por encima de la media y no hay una disminución razonable en línea con las tendencias/requisitos de la industria.

- Volkswagen dijo que se enfrentaría a al menos 120 millones de dólares en multas por no cumplir su objetivo de reducción de emisiones de la UE para 2020, mientras que la unidad de Porsche de la empresa ha sido investigada por las autoridades alemanas por supuestas cifras de consumo de combustible falsificadas.

 

Royal Dutch Shell, una de las mayores empresas energéticas del mundo, recibe una ponderación muy inferior a la del mercado. ¿Por qué?

- Shell tiene una calificación de riesgo de carbono alta. Aunque ha comenzado a diversificarse hacia el hidrógeno, el almacenamiento de energía y las energías renovables, ninguna de ellas representa fuentes de ingresos significativas.

- La estrategia empresarial de Shell sigue centrada en la producción de hidrocarburos, con más de 10.000 millones de dólares de gasto previsto a corto plazo en proyectos integrados de gas y upstream, frente a los 2.000 o 3.000 millones de dólares de gasto en energías renovables.

- Aunque Shell se ha comprometido a reducir la intensidad de carbono de su negocio (incluidas las emisiones derivadas del uso de sus productos) en un 100% para 2050, sobre la base de los niveles de emisión de 2016, y tiene un objetivo provisional de reducción del 45% para 2035, esta trayectoria no está alineada con un objetivo neto cero.

- Shell confía en las "tecnologías del futuro" para reducir las emisiones. Un tribunal holandés ordenó más reducciones, exponiendo a Shell a más litigios sobre el clima e incidentes de gobernanza climática.

 

Índices climáticos ¿con qué fin?

La COP26 tiene como telón de fondo un mundo que se debate entre las consecuencias catastróficas del cambio climático, pero que se esfuerza por tomar las medidas necesarias. Para los inversores, los índices de referencia climáticos son herramientas importantes. Pueden orientar una asignación estratégica de activos que tenga en cuenta el clima, ofrecer baremos para las estrategias activas y servir de base a las inversiones pasivas.

Algunos inversores quieren estar a la vanguardia de la transición hacia un escenario de 1,5 grados C y dirigir el capital hacia soluciones climáticas. Otros buscan mitigar el riesgo relacionado con el clima o cumplir con los requisitos reglamentarios.

Los índices climáticos de Morningstar reducen significativamente la intensidad del carbono en la cartera. El Global Markets Paris-Aligned Benchmark muestra una intensidad de carbono más de un 50% menor que su índice matriz, mientras que el Climate Transition Benchmark es un 30% menos intensivo en carbono.

 

Morningstar Climate Indexes

 

Mientras tanto, los índices climáticos han ofrecido un riesgo y una rentabilidad similares a los del mercado durante su periodo de prueba. Ofrecen una exposición a la renta variable ampliamente diversificada y no se desvían sustancialmente de las ponderaciones del mercado desde una perspectiva sectorial o regional. A medida que el riesgo climático se acepta cada vez más como riesgo financiero, es probable que converjan los objetivos de reducir la intensidad de carbono y ofrecer una experiencia de inversión satisfactoria. Los inversores deben separar los compromisos vacíos de "neto cero", de las empresas que luchan contra el cambio climático y se posicionan para un mundo menos dependiente de los combustibles fósiles.

Aviso Legal: Morningstar, Inc. concede licencias de índices a instituciones financieras como índices de seguimiento para productos invertibles, como fondos cotizados. 

 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Dan Lefkovitz  Dan Lefkovitz is Strategist, Indexes Product Management. 

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings