Entender el estilo de inversión

Es importante entender las diferencias entre value, growth y blend.

Marco Caprotti 29/09/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Los lectores de los artículos y análisis publicados por Morningstar encuentran muy a menudo referencias al "value" o al "growth". Es una forma en que los profesionales de la inversión identifican los estilos hacia los que se orientan los instrumentos de inversión. ¿Qué significan estos términos y en qué se diferencian unos estilos de otros?

 

Entender el valor frente al crecimiento

Las compañías "de valor" son aquellas que se consideran que cotizan a un precio inferior en relación con los fundamentales de la empresa. Estos valores tienen valoraciones de mercado bajas en relación con algunos múltiplos, como: Precio/Beneficios, Precio/Valor contable, o Precio/Flujos de caja.

Estas empresas también tienden, por término medio, a pagar dividendos más altos. Algunos ejemplos son empresas como Enel, Total, Telefónica o JPMorgan que, aunque pertenecen a sectores diferentes, tienen el 'valor' como denominador común.

Por otro lado, las compañías "de crecimiento" son aquellas que se espera que crezcan a un ritmo superior al del mercado, y tienen múltiplos más altos que la media del mercado, en función de las ratios citados anteriormente.

Estas valoraciones más altas suelen estar justificadas por las mayores tasas de crecimiento previstas en las ventas, los beneficios o los flujos de caja. Las empresas de sectores como el tecnológico o el sanitario (típicamente sectores de crecimiento) tienden a entrar en esta categoría. No suelen pagar dividendos elevados.

La división también se aplica a los estilos de inversión de los fondos. En este caso, sin embargo, hay que tener en cuenta un tercer segmento: los fondos con estilo "blend" o mixto.

 

¿Qué son los "fondos blend"?

Los fondos blend son fondos de inversión (o fondos cotizados) que invierten tanto en acciones de valor como de crecimiento.

El objetivo de este tipo de fondos es ayudar a la diversificación repartiendo las oportunidades de inversión y control del riesgo tanto en empresas sólidas y de calidad que tienen un valor de mercado inferior al de sus competidores (valor), como en empresas que prometen un rápido crecimiento del negocio y del valor en la lista (crecimiento).

 

Tres estilos distintos

En resumen, existen tres estilos de inversión diferentes en lo que respecta a los fondos:

-Los fondos de renta variable que adoptan un estilo value seleccionan empresas bien establecidas en el sector al que pertenecen. En la mayoría de los casos se trata de empresas de gran capitalización que tienen un bajo nivel de endeudamiento y previsiones de crecimiento en las ventas, así como dividendos consistentes en el tiempo.

- Los fondos de renta variable que utilizan un estilo growth seleccionan acciones en sectores con un fuerte potencial de crecimiento, y empresas que garantizan una alta rentabilidad independientemente del endeudamiento. A menudo, estas empresas no distribuyen dividendos o, si lo hacen, el payout ratio (o el importe de los dividendos pagados a los accionistas) es muy bajo en comparación con los beneficios netos de la empresa.

- Los fondos de renta variable de estilo blend o mixto no adoptan un estilo de inversión específico (Crecimiento o Valor). En este caso, el gestor, en función de la situación del mercado, puede hacer una elección de estilo tomando una dirección clara hacia el Crecimiento o el Valor, pero también puede no elegir manteniendo el rumbo de la cartera a medio camino entre ambos.

Sin embargo, diferentes estilos de inversión implican diferentes perfiles de riesgo y rentabilidad. Por esta razón, Morningstar introdujo en 1992 el Style Box, una matriz de nueve casillas que es la síntesis del análisis de la cartera de un fondo. En el caso de la renta variable, representa el posicionamiento con respecto a la capitalización y la orientación al valor, al crecimiento o a un estilo mixto. Para la renta fija, los indicadores son la sensibilidad a los tipos de interés y la calidad crediticia.

Los fondos y los ETF se clasifican teniendo en cuenta la misma lógica y sobre la base de los valores de la cartera, con el fin de hacerlos comparables. Por ejemplo, un instrumento que invierte principalmente en valores europeos de gran capitalización, no será simplemente un "Equity Europe", sino que se caracterizará también desde el punto de vista del estilo (Equity Europe large cap value).

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Marco Caprotti

Marco Caprotti  è Giornalista di Morningstar in Italia.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings