La inversión sostenible funciona

Se trata de gestionar el riesgo, no la "bondad".

Leslie Norton 21/09/2021
Facebook Twitter LinkedIn

ESG

Las quejas son legión últimamente. Una de ellas es la percepción de que el sector de los fondos de inversión está haciendo greenwashing. La salva de esta semana vino de Aswath Damodaran, un prestigioso profesor de finanzas de la Universidad de Nueva York, quien, en una entrada de blog muy leída, denunció la inversión medioambiental, social y de gobernanza como "un error que costará dinero a las empresas y a los inversores, mientras hace que el mundo sea peor".

 

Damodaran Tweet 

He consultado a varios colegas de Morningstar y a otras fuentes reflexivas sobre el artículo de Damodaran. Su conclusión: Damodaran plantea algunos puntos buenos, pero se equivoca sobre todo en su hipótesis clave.

Damodaran afirma que la inversión sostenible se basa en la expectativa de poder medir la "bondad" de las empresas, a pesar del desacuerdo generalizado sobre las formas de definir y medir la bondad.

"La bondad está en los ojos del que mira, y lo que usted percibe como un pecado corporativo grave puede que ni siquiera se registre en mi lista, como un problema", escribe el profesor de la NYU. Lo confirma, dice, el hecho de que las calificaciones medioambientales, sociales y de gobernanza, o calificaciones ESG, pueden variar enormemente según la agencia de calificación que se consulte.

El problema es que la mayor parte del ESG no tiene que ver con la "bondad", que es una cepa de una versión más antigua de la inversión sostenible llamada "inversión socialmente responsable". La versión actual de la inversión sostenible consiste en medir y gestionar el riesgo material desde el punto de vista financiero, y compartir valores no es, de hecho, la intención de la mayoría de los inversores en ESG.

El verdadero enfoque ESG

"Las buenas métricas ESG son un intento de mejorar la valoración de la renta variable y dar cuenta de los riesgos que suponen para las empresas el cambio climático y las regulaciones de recursos humanos, ¿no es así?" escribió Sarah Newcomb, economista conductual de Morningstar, en el Twitter de Damodaran. "Sé que usted es más experto que yo en la valoración de la renta variable, pero centrarse en el endeble concepto de 'bondad' evita la tarea más práctica de medir cuidadosamente el coste del uso de los recursos sociales y naturales, e incluir esos costes en las estimaciones de valor", añadió Newcomb.

Del mismo modo, Jon Hale, jefe de investigación de sostenibilidad para las Américas en Morningstar, rechaza la idea de que la inversión sostenible consista principalmente en excluir inversiones como el tabaco o, en el léxico de Damodaran, "comprar sólo buenas empresas".

La inversión sostenible es mucho más: "Se trata de evaluar cómo una empresa maneja sus riesgos y oportunidades materiales y de evaluar su impacto más amplio en el mundo".

La amplia gama de calificaciones ESG, según Hale, representa una secuencia que ayuda a los inversores a comparar las empresas. De hecho, son un "sustituto del concepto más cualitativo, pero abstracto, de la sostenibilidad de la empresa que más inversores consideran hoy importante para desarrollar una comprensión más completa de una empresa". Por lo tanto, no cabe esperar que las calificaciones ESG de una misma empresa coincidan siempre", escribe.

Los productos ESG no se centran simplemente en "hacer el bien", dice MacMahon, jefe de investigación sobre ESG y gobierno corporativo de Sustainalytics: su objetivo es proporcionar datos y señales mejores y más comparables "para apoyar el análisis de factores que antes eran difíciles de analizar para los inversores". Para los gestores, "la incorporación de consideraciones ESG materiales en la toma de decisiones de inversión es una obligación fiduciaria".

MacMahon sostiene que el ESG ha dado lugar a un amplio número de iniciativas meritorias, como el Plan de Acción de la Unión Europea sobre Finanzas Sostenibles, las probables normas de la SEC sobre la divulgación obligatoria de información sobre el clima, o las demandas contra, por ejemplo, Royal Dutch Shell (RDS.A) por lavado verde (recientemente se determinó que Shell era parcialmente responsable del cambio climático y se le ordenó reducir las emisiones). "En términos generales, el ESG está empujando en la dirección correcta", afirma.

El mundo y la cartera

Finalmente, todo esto lleva a abordar una obligación fiduciaria clave: abordar el riesgo sistémico que es quizás el mayor riesgo para los mercados financieros.

El mayor es el cambio climático. "El punto de partida del ESG es que el valor y el riesgo se crean en el mundo real, no en los mercados de capitales, y por lo tanto hay que ocuparse de las fuentes de riesgo del mundo real" que acaban afectando a los mercados de capitales, dice Jon Lukomnik, fundador de Sinclair Capital, que en su día asesoró a los fondos de pensiones de la ciudad de Nueva York y es coautor del libro “Moving Beyond Modern Portfolio Theory: Investing That Matters”.

Pensemos en una empresa de servicios que intenta mejorar sus prácticas de diversidad. No se trata simplemente de "ser bueno", por retomar el léxico de Damodaran. Por el contrario, "se trata de medir la rotación de los empleados y de hacer frente al riesgo del capital humano", que acaba afectando a la valoración de la empresa, afirma Lukomnik.

"Es una cuestión de ser consciente del riesgo". Estas nociones no pasan desapercibidas para los ejecutivos que ascienden en la cadena de gestión, que están personalmente interesados en la sostenibilidad y son conscientes de que los clientes también lo están.

Un ecosistema de sostenibilidad en evolución seguirá enfrentándose a las críticas. No hace mucho tiempo que la inversión sostenible era un remanso en el panorama inversor.

Eso ya no es así: Los inversores están comprando fondos sostenibles: en el segundo trimestre, establecieron un nuevo récord de 8.400 millones de dólares en Estados Undios. Es posible que se produzca una nueva oleada de crecimiento a medida que el gobierno de Biden adopte un enfoque respetuoso con el clima y, potencialmente, amplíe la capacidad de los planes de jubilación para adentrarse en la inversión sostenible.

El camino a seguir

Las divergentes calificaciones ESG deberían converger a medida que mejora la divulgación y que los inversores graviten hacia determinados proveedores de calificaciones.

Las acusaciones de mala rentabilidad son cada vez más erróneas: un análisis de Morningstar concluyó que, a nivel mundial, no hay pruebas estadísticamente significativas de que los inversores necesiten sacrificar rendimientos cuando invierten en empresas buenas en materia de ESG a nivel mundial en comparación con los valores malos en materia de ESG.

La inversión sostenible tiene muchas vertientes, y lo que es importante depende de su preferencia particular.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Leslie Norton  es Directora Editorial de Sostenibilidad para Morningstar

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings