¿Qué es el Economic Moat?

Traducido como foso económico, el término hace referencia a las ventajas competitivas que tiene una empresa frente a su competencia.

Fernando Luque 09/07/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Un foso económico es una ventaja competitiva a largo plazo que permite a esa compañía generar beneficios superiores a la media a lo largo de su existencia. El término fue acuñado por unos de nuestros inversores preferidos, Warren Buffett, que se dio cuenta de que las compañías que recompensan a sus inversores en el largo plazo tienen una ventaja competitiva duradera. Identificar esa ventaja competitiva implica entender las defensas o las barreras competitivas que la compañía ha sido capaz de establecer en su industria.

Las ventajas competitivas son importantes desde un punto de vista de la inversión porque cada vez que una compañía fabrica un producto útil o desarrolla un servicio interesante no hay que esperar mucho tiempo para que otras compañías intenten aprovechar esa oportunidad ofreciendo un producto o un servicio similar o, en algunos casos, mejor.

La identificación de estas ventajas competitivas a largo plazo es una parte principal de la metodología en el análisis de compañías. En Morningstar identificamos esas En el estudio se hace referencia a la calificación de este foso económico como estrecho (“Narrow”) o amplio (“Wide”), según la importancia de esas ventajas competitivas. Básicamente las fuentes de esas cualidades que hacen que unas empresas sean más competitivas radican en los siguientes puntos:

 

1. Ventajas de coste: Obviamente una empresa que es capaz de producir sus bienes o productos incurriendo en un menor coste que el de los competidores, y vendiéndolos a un precio similar, está obteniendo un mayor margen en los beneficios y por tanto una ventaja competitiva fundamental.

2. Activos intangibles: Serían las patentes, la reputación de la marca, etc. Hay empresas que pueden aumentar sensiblemente el precio de sus productos únicamente por el reconocimiento que posee la marca entre los consumidores.

3- Coste de cambio: Nos referimos a los costes que recaen en el consumidor si este decide cambiar de producto. Las compañías para las que este cambio suponga un coste añadido tendrán una clara ventaja frente a sus competidores a la hora de crear una barrera de entrada para nuevas compañías.

4-Efecto circular o de red social: Consiste en la habilidad o la virtud que tienen algunas compañías de que un determinado producto o servicio suponga un aumento en los antiguos y nuevos clientes haciendo que el producto sea más consumido creándose una especia de círculo vicioso.

5-Escala Eficiente: Esta ventaja se produce cuando la escala de un determinado sector o área de negocio está explotada por unas pocas compañías que se reparten el grueso del negocio de una forma eficiente y que produce fuertes barreras de entrada y quita atractivo a esas áreas por parte de posibles nuevos agentes.

 

Para determinar si una compañía tiene o no una ventaja competitiva seguimos los siguientes pasos:

Primero evaluamos la rentabilidad histórica de la empresa. ¿Ha sido la compañía capaz de generar una sólida rentabilidad sobre sus activos y sobre sus fondos propios? Este es probablemente el concepto más importante para identificar un foso económico. Aunque la evaluación de si existe una ventaja competitiva o no es en gran parte cualitativa, también reposa sobre el análisis de métricas financieras.

En un segundo lugar, asumiendo que la compañía tiene una sólida rentabilidad financiera y tiene un retorno consistente, intentamos identificar las fuentes de esa rentabilidad. ¿Es esa fuente de ventaja competitiva propia a la compañía o es un factor que sus competidores pueden fácilmente imitar? Evidentemente cuanto más difícil sea para la competencia reproducir esa ventaja, más probable será que la compañía se beneficie de una barrera de entrada en su industria.

En tercer lugar, intentamos estimar lo duradera que puede ser esa ventaja competitiva. Cuanto más largo el periodo, más amplio será el foso.

Por último, también analizamos la estructura competitiva de la industria en la que se mueve la compañía. ¿Tiene esa industria muchas compañías rentables o es una industria muy competitiva con sólo algunas empresas capaces de generar un crecimiento de beneficios atractivo?

En definitiva, tener éxito en las inversiones requiere más que identificar compañías sólidas o empresas que están creciendo rápidamente o, incluso, comprar acciones baratas. En Morningstar pensamos que acertar en las inversiones también implica evaluar si una compañía pasará el test del tiempo.

El foso económico es un marco útil para intentar responder a esta pregunta. Identificar una ventaja competitiva llevará más esfuerzo que simplemente mirar unos datos económicos, pero pensamos que entender la posición competitiva de una empresa es un proceso fundamental para determinar su rentabilidad a largo plazo.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings