Índices sostenibles y diversificación

El enfoque best-in-class permite a los índices sostenibles tener una diversificación similar a la de los índices tradicionales.

Fernando Luque 31/05/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Cuando hablamos de índices sostenibles y diversificación surgen dos preguntas. La primera es si los índices de sostenibilidad son índices diversificados. La respuesta correcta es depende. Depende de cómo se haya construido el índice. Hay índices diversificados e índices que no lo son, pero no es que unos sean entre comillas mejores que otros. Los grandes proveedores de índices han construido índices a la medida de la demanda. Por ese motivo, si hablamos por ejemplo de diversificación geográfica, podemos encontrar índices evidentemente diversificados globalmente, pero también hay índices regionales, índices que cubren, por ejemplo, exclusivamente Europa, Estados Unidos y los países emergentes.  

La segunda pregunta es si los índices de sostenibilidad que cubren el espectro completo de la renta variable deben ser diversificados. Y aquí la industria ha sufrido una evolución interesante. Los primeros índices de sostenibilidad eran índices de exclusión. Se excluían determinados sectores, industrias particularmente contaminantes o poco amigables con la sostenibilidad (industria petrolera, tabaquera, de armamentos, etc). Y ese aspecto era precisamente uno de los argumentos en contra de la inversión sostenible. Se decía que al reducir el universo de inversión, se reducían las posibilidades de ganancias.

La corriente es actual es el “best-in-class” más que la exclusión, es decir de no excluir un sector por ser, por ejemplo, contaminante sino incluir en el índice las mejores compañías en relación a la sostenibilidad. Por eso, por ejemplo, los índices sostenibles que construye Morningstar (pero lo mismo podría decir de otros proveedores de índices) pretenden de alguna manera replicar la distribución regional y sectorial de los índices más amplios de mercado.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies