Las ventajas del inversor particular

El pequeño inversor tiene algunas ventajas sobre el inversor profesional. Depende de él aprovecharlas.

Fernando Luque 21/08/2020

Sí. Usted que está leyendo este artículo puede conseguir unos resultados superiores a los mejores gestores de fondos. ¿Imposible? Voy a intentar demostrarle lo contrario. No digo que sea fácil, pero sí pienso que es posible. El pequeño inversor tiene en efecto algunas ventajas muy importantes respecto al gestor profesional (y sobre todo aquel que gestiona un capital importante).

Mi primer argumento es que el inversor particular, si así lo desea (sólo depende de él) puede olvidarse de los vaivenes del mercado a corto plazo. Puede incluso permitirse el lujo de apagar la tele, de no leer los periódicos y de olvidarse por completo de cómo van los mercados. Un gestor profesional no. Está continuamente sometido al examen del mercado y eso algunas veces puede distorsionar su política de inversión. Hace algún tiempo un gestor profesional me comentaba que, aunque su filosofía de inversión es de muy largo plazo, si no bate a su benchmark en un periodo de 12 meses algunos de sus clientes institucionales reducen automáticamente su posición en el fondo. Además, existe el problema de que la remuneración del gestor profesional depende muchas veces de los resultados que obtenga a corto plazo, lo que también puede afectar a la forma en que gestiona el patrimonio.

Mi segundo argumento es que gestionar un patrimonio pequeño puede tener ventajas sobre gestionar un patrimonio grande. El gestor que tiene un gran volumen de activos que gestionar tiene, en general, un cierto sesgo a invertir en compañías de gran capitalización. Estas son las más contratadas y las que más suben de precio, lo que obliga al gestor a invertir en compañías cada vez más caras. No siempre puede permitirse ampliar su universo de inversión hacia segmentos de menor tamaño donde podría encontrar unas valoraciones más atractivas.  

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies