El riesgo de la sobre-diversificación

Diversificar es fundamental para reducir el riesgo de la cartera pero sin caer en el exceso de sobre-diversificar.

Fernando Luque 15/01/2020

Uno de los conceptos básicos en materia de finanzas personales en el que insisten todos los especialistas de la inversión y los propios asesores financieros es la necesidad de tener una cartera diversificada entre varios tipos de activos. Sobre el papel es una recomendación fácil de aceptar, pero en la práctica es bastante más difícil de aplicar. Por varios motivos. Primero porque psicológicamente va en contra de lo que uno desea. La idea de la diversificación es, en efecto, poseer activos que tengan comportamientos dispares en distintos escenarios de mercado. Si un activo baja, hay otro que sube.

Pero eso supone renunciar a una parte del rendimiento de la cartera. Lo que uno desea, en realidad, es poseer clases de activos que suban en conjunto en caso de que el mercado experimente una tendencia alcista. De ahí la tendencia de los inversores a incluir en sus carteras los fondos más calientes del momento. Al final el inversor se encontrará con un número tan grande y diverso de fondos que la diversificación no podrá jugar su papel en caso de que el mercado se dé la vuelta (y sabemos que en periodos de caídas las correlaciones entre fondos de un mismo tipo aumentan).

Es importante, por lo tanto, recordar que el efecto positivo de la diversificación no se nota sobre la rentabilidad de la cartera sino sobre su riesgo. También hay que recordar que para que la diversificación cumpla su propósito (de reducir el riesgo de la cartera) debe necesariamente implicar tipos de activos diferentes (renta variable, renta fija, divisas, materias primas, etc). Muchas veces los inversores confunden la cantidad con la calidad. Diversificar no se trata de incluir cuantos más fondos de un mismo tipo de activo mejor. No tendría ningún efecto (o muy poco).

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies