¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

Las consecuencias de los ataques al petróleo saudí

Es vital que Arabia Saudita restablezca rápidamente los volúmenes de producción para evitar una importante crisis mundial del petróleo

Dave Meats, CFA 17/09/2019

Saudi Arabia oil

Después del ataque sufrido el 14 de septiembre, Arabia Saudita ha perdido alrededor de 5,7 millones de barriles por día (mmb/d) de capacidad de producción de petróleo. Esto es más de la mitad de su capacidad y alrededor del 6% de la capacidad mundial. Se han dañado dos instalaciones petroleras importantes: Abqaiq, un complejo de procesamiento de petróleo con una capacidad de 7 mmb/d, y trenes de procesamiento con una capacidad de 1,2 mmb/d en el campo Khurais. Los rebeldes hutíes se han atribuido la responsabilidad de los ataques con aviones no tripulados. Pero Estados Unidos, específicamente el secretario de Estado, entre otros, ha puesto en duda esta versión y dice que los ataques fueron directamente de Irán. Los sauditas han sido previsiblemente optimistas sobre la posibilidad de restaurar parcialmente la producción en cuestión de días. Sin embargo, un escenario más realista apunta más bien a semanas y posiblemente meses. El impacto potencial del ataque depende de la rapidez con que las operaciones se puedan restaurar por completo, y de si el reino o sus aliados, incluido Estados Unidos, deciden tomar represalias.

Los inventarios saudíes no se reportan oficialmente, pero se estima que el reino tiene 188 mmb en reserva, lo que significa que teóricamente puede mantener el consumo interno y las exportaciones al nivel anterior durante unos 37 días antes de que haya escasez. Por lo tanto, si se restablece la capacidad dentro de ese plazo, la disponibilidad de suministro no debería verse amenazada y el impacto máximo en el suministro anual se limitaría a aproximadamente 0,5 mmb/d. La fuga implícita en los inventarios mundiales se traduce en aproximadamente dos días de suministro a futuro, es decir, el 4% de las existencias actuales de la OCDE. En ese escenario, esperaríamos que los precios excedieran ligeramente lo que hay en nuestros modelos de valoración actuales durante uno o dos años, pero nuestra perspectiva a largo plazo no cambiaría, ya que el umbral del West Texas Intermediate para fomentar el nivel apropiado de actividad de esquisto estadounidense seguiría siendo de 55 dólares por barril. Como resultado, nuestros precios objetivos no aumentarían dramáticamente para la mayoría de las compañías energéticas que cubrimos. El cambio dependería del apalancamiento financiero y operativo de la empresa.

Sin embargo, hay razones para ser más pesimistas. Para empezar, podría haber un desajuste de calidad, con una escasez de grados más ligeros. Reuters informó que a los compradores de crudo saudí ya se les está pidiendo que tomen crudo árabe pesado en lugar de ligero. Y según CBS News, citando al Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, un centro de estudios de Washington, las imágenes del satélite divulgadas por el gobierno de Estados Unidos muestran que el daño de Abqaiq limita la capacidad de Arabia Saudita para procesar crudo de alto contenido de azufre en un crudo más deseable. Esto podría tener profundas ramificaciones, dado que las regulaciones de la OMI 2020 que impiden a los operadores marítimos mundiales utilizar combustible de alto contenido de azufre entran en vigor en enero de 2020.

Si la capacidad de la instalación no puede ser restaurada antes de que se agoten los inventarios saudíes, podemos esperar una escasez persistente en todo el mundo. Hay muy poca capacidad disponible para la producción de crudo a nivel mundial, lo que significa que una reducción en las exportaciones saudíes no puede ser fácilmente reemplazada. Entre los productores de la OPEP, sólo Arabia Saudita, Irán y Venezuela operan por debajo de su capacidad. El apagón de Abqaiq ciertamente impide que Arabia Saudita responda en este caso, y estos dos últimos países tienen un acceso limitado a los mercados internacionales debido a las sanciones de Estados Unidos. Irán tiene la capacidad técnica para aumentar rápidamente sus exportaciones, pero como probable instigador de los ataques de Abqaiq, según funcionarios estadounidenses, no hay ninguna posibilidad de que Estados Unidos y Arabia Saudita le permitan ser el principal beneficiario al suavizar las sanciones. Y un cambio rápido en Venezuela es imposible, dado que la producción se ha colapsado en los últimos años como resultado de la mala gestión crónica de la industria petrolera junto con el malestar económico.

Estados Unidos tiene la capacidad de aumentar la producción hasta cierto punto, siempre y cuando los productores -principalmente las empresas de esquisto- esperan precios del crudo más altos de manera sostenible que justifiquen la inversión del descenso del 15% en la actividad de perforación que hemos observado desde principios de 2019. Sin embargo, aunque los volúmenes de esquisto se consideran suministro de ciclo corto, todavía hay grandes desfases entre los cambios de precios, los cambios en los niveles de actividad en el campo y cualquier respuesta de producción asociada. Por lo tanto, los productores de esquisto tardarán al menos de 6 a 12 meses en empezar a compensar la escasez mundial, e incluso con un gran aumento en la actividad de perforación, esperaríamos que la producción aumentara sólo de 1 a 2 mmb/d en su mayor parte -mucho menos de lo que Arabia Saudita ha dejado de producir después del ataque.

En cambio, para una rápida reacción, los EE.UU. podrían optar por tirar de su Reserva Estratégica de Petróleo, que contiene 645 mmb y que podría ser lanzada al mercado en un plazo de dos semanas. Eso podría compensar la actual escasez saudí hasta 113 días, en teoría. Pero hay una gran trampa: La capacidad de Estados Unidos para exportar crudo ya está cerca de su plena utilización, tras la rápida expansión de la industria del esquisto en los últimos años. Por lo tanto, Estados Unidos podría utilizar el SPR (Strategic Petroleum Reserve) para compensar los 630 mb/d de las actuales importaciones árabes de Arabia Saudita, pero eso sólo representaría el 11% de la pérdida de capacidad en Abqaiq. Cualquier intento de estabilizar aún más el mercado con reservas estadounidenses probablemente crearía un superávit interno y dejaría al resto del mundo subabastecido, ampliando simplemente los diferenciales entre los puntos de referencia nacionales e internacionales.

Como el resto del mundo no puede compensar plenamente una escasez de suministro de esta magnitud, es vital que Arabia Saudita restablezca rápidamente los volúmenes de producción para evitar una importante crisis mundial del petróleo. Los primeros comentarios y las especulaciones de los medios de comunicación sugieren que esto es posible, pero las imágenes del satélite revelan grandes daños y no es poco realista esperar que las reparaciones completas se prolonguen durante meses. Los inventarios saudíes podrían proporcionar inicialmente algún tipo de alivio, y sus exportaciones a Estados Unidos y Europa podrían ser reorientadas a otros lugares, ya que los niveles de almacenamiento en esas regiones son actualmente sustanciales. Pero los inventarios globales no pueden mitigar el impacto de una pérdida de suministro de 5 mmb/d indefinidamente, y la consecuencia de este nivel de choque aún no ha sido valorada por los mercados petroleros. Por lo tanto, los inversores en energía deben ser conscientes de que es posible que se produzca un nuevo aumento de los precios, a la espera de que Arabia Saudita proporcione más detalles sobre la magnitud de los daños y el calendario para la recuperación.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Dave Meats, CFA  David Meats, CFA, is a senior equity analyst for Morningstar.

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies