Las consecuencias de los ataques al petróleo saudí

Es vital que Arabia Saudita restablezca rápidamente los volúmenes de producción para evitar una importante crisis mundial del petróleo

Dave Meats, CFA 17/09/2019

Saudi Arabia oil

Después del ataque sufrido el 14 de septiembre, Arabia Saudita ha perdido alrededor de 5,7 millones de barriles por día (mmb/d) de capacidad de producción de petróleo. Esto es más de la mitad de su capacidad y alrededor del 6% de la capacidad mundial. Se han dañado dos instalaciones petroleras importantes: Abqaiq, un complejo de procesamiento de petróleo con una capacidad de 7 mmb/d, y trenes de procesamiento con una capacidad de 1,2 mmb/d en el campo Khurais. Los rebeldes hutíes se han atribuido la responsabilidad de los ataques con aviones no tripulados. Pero Estados Unidos, específicamente el secretario de Estado, entre otros, ha puesto en duda esta versión y dice que los ataques fueron directamente de Irán. Los sauditas han sido previsiblemente optimistas sobre la posibilidad de restaurar parcialmente la producción en cuestión de días. Sin embargo, un escenario más realista apunta más bien a semanas y posiblemente meses. El impacto potencial del ataque depende de la rapidez con que las operaciones se puedan restaurar por completo, y de si el reino o sus aliados, incluido Estados Unidos, deciden tomar represalias.

Los inventarios saudíes no se reportan oficialmente, pero se estima que el reino tiene 188 mmb en reserva, lo que significa que teóricamente puede mantener el consumo interno y las exportaciones al nivel anterior durante unos 37 días antes de que haya escasez. Por lo tanto, si se restablece la capacidad dentro de ese plazo, la disponibilidad de suministro no debería verse amenazada y el impacto máximo en el suministro anual se limitaría a aproximadamente 0,5 mmb/d. La fuga implícita en los inventarios mundiales se traduce en aproximadamente dos días de suministro a futuro, es decir, el 4% de las existencias actuales de la OCDE. En ese escenario, esperaríamos que los precios excedieran ligeramente lo que hay en nuestros modelos de valoración actuales durante uno o dos años, pero nuestra perspectiva a largo plazo no cambiaría, ya que el umbral del West Texas Intermediate para fomentar el nivel apropiado de actividad de esquisto estadounidense seguiría siendo de 55 dólares por barril. Como resultado, nuestros precios objetivos no aumentarían dramáticamente para la mayoría de las compañías energéticas que cubrimos. El cambio dependería del apalancamiento financiero y operativo de la empresa.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
ETIQUETAS
OIL

Sobre el Autor

Dave Meats, CFA  David Meats, CFA, is a senior equity analyst for Morningstar.

 

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies