¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

¿Cómo prepararse para un aumento de tipos?

Los bonos pueden desempeñar un papel importante en una cartera diversificada en cualquier entorno de mercado.

Morningstar 12/10/2018

¿Le suena esta cita familiar, como algo que haya leído recientemente?

"Las tasas de interés en muchos países de la OCDE están en mínimos o cerca de mínimos históricos. Sin embargo, con las presiones inflacionarias comenzando a acumularse, la mayoría de los inversores esperan que los principales bancos centrales comiencen a subir pronto los tipos de interés".

Es de un comentarista de J.P. Morgan Asset Management con fecha de agosto de 2011. Sí, hace siete años. Desde entonces, los títulos del Tesoro se han recuperado y han caído alternativamente, ofreciendo al mismo tiempo rentabilidades dentro de una banda bastante estrecha y relativamente baja.

Entonces, argumentaríamos que es una situación que ya hemos vivido. Una vez más, a pesar de que los rendimientos de los bonos estadounidenses se han duplicado desde mediados de 2016, los tipos de interés parecen estar a punto de seguir subiendo. Y los inversores en bonos se preguntan de nuevo cómo manejar este entorno. Es fácil temer un aumento de los tipos de interés, lo que podría significar una caída de los precios de los bonos, lo que a su vez podría significar pérdidas para los inversores, ¿verdad?

Como inversores a largo plazo, animamos a los tenedores de bonos a que se mantengan racionales, independientemente del entorno del mercado, y ofrecemos algunas ideas sobre cómo - y por qué - estamos invirtiendo en bonos hoy en día.

Ya hemos vivido esta situación antes

Parece que, según los expertos y los medios de comunicación, los tipos de interés han estado a punto de subir desde poco después de que los mercados comenzaran a recuperarse de la crisis financiera mundial. De hecho, a principios de julio de 2009, la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años se recuperaron durante dos meses sólo para seguir bajando a niveles aún más bajos.

Deseosos de volver a la normalidad, los observadores del mercado de bonos fueron testigos de otros tres períodos que podrían haberles hecho creer que la "normalización", o un retorno a tipos más acordes con la media histórica, estaba a la vuelta de la esquina.

 

 

Creemos que el rendimiento de los bonos eventualmente tenderá a aumentar y volverá a nuestra estimación del valor razonable, pero no podemos predecir, ni nadie puede predecir, el camino ni el momento. El peligro es tratar de cronometrar el mercado, saliendo de los bonos en un intento de volver a entrar cuando los tipos de interés se normalicen.

Además, incluso con una perspectiva de rentabilidad reducida, creemos que los bonos desempeñan un papel importante en una cartera diversificada y compuesta por múltiples activos. Por lo tanto, hemos mantenido la exposición a los bonos en todas nuestras carteras, pero hemos tomado medidas para mitigar las pérdidas potenciales causadas por el aumento de los tipos de interés.

Pérdida máxima en los bonos y en las acciones

En nuestra opinión, existen al menos dos buenas razones para mantener bonos en su cartera. En primer lugar, los bonos históricamente no han cedido tanto terreno como las acciones en sus peores momentos. En otras palabras, es probablemente menos perjudicial para la rentabilidad total de la carteras tener bonos en comparación con acciones con valoraciones altas.

 

 

Además, como se muestra a continuación, dado que los bonos tienden a mantenerse en pie cuando los mercados bursátiles se desploman, también pueden ofrecer una importante protección a las carteras de activos múltiples que mantienen acciones en tiempos inciertos y volátiles.

En los mercados actuales, cuando sostenemos que una gran parte del mercado de renta variable está sobrevalorada, nos gustan las características de diversificación y protección que pueden ofrecer los bonos de alta calidad en momentos de caída de las acciones, a pesar de que nuestras expectativas de rentabilidad para los bonos sean relativamente bajas.

 

 

Pero no se trata sólo de seguir invirtiendo en bonos, sino también de elegir los bonos adecuados para invertir. A algunas clases de activos de renta fija les ha ido mejor que a otras en entornos de tipos al alza. Para los dos gráficos siguientes, examinamos 19 períodos de tipos al alza desde 1998 para comparar la rentabilidad de las diferentes clases de activos de renta fija.

En primer lugar, vemos que los bonos a corto plazo, que tienen menor duración o sensibilidad a los tipos de interés, tienden a tener una rentabilidad superior a la del mercado de bonos en general. La sobreponderación en bonos a corto plazo puede ofrecer la posibilidad de minimizar las pérdidas en caso de que los tipos suban significativamente, al tiempo que se mantienen las propiedades de preservación del capital que los bonos de alta calidad tienden a ofrecer en condiciones de volatilidad del mercado.

Además, existen otras clases de activos de renta fija que podemos incluir en una cartera de activos múltiples para mitigar su sensibilidad global a los tipos de interés. Encontramos que la deuda de los mercados emergentes en moneda local, que generalmente muestra menos sensibilidad a los tipos que los mercados desarrollados y carece de vínculos directos con la política monetaria de Estados Unidos, ha ofrecido a los inversores una considerable diferencia de rentabilidad en el pasado con respecto a los bonos emitidos por el gobierno de Estados Unidos.

Aunque se introducen otros riesgos que deben ser valorados, la deuda de los mercados emergentes en moneda local puede ayudar a proteger una cartera durante un período de aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, especialmente cuando cotizan en valoraciones relativamente atractivas.

Los tipos al alza son buenos para los inversores a largo plazo

Es importante recordar que el aumento de los tipos significa que los prestatarios pagarán más a los inversores para mantener su capital. A medida que los tipos suben, la deuda a corto plazo se renueva a tasas más altas y, en última instancia, los inversores pueden cobrar más, pero sólo si siguen invirtiendo. Comparando el crecimiento hipotético de 10.000 euros en un período de 10 años; uno en el cual las tasas permanecen inalteradas al 3% frente a uno en el que suben un 2% en el Año 1, seguido por 10 años de rendimiento al 5%, encontramos que un inversor finalmente gana más en el segundo escenario.

Hemos tratado de gestionar los riesgos de tipos de interés en nuestras carteras al mismo tiempo que preservamos el potencial de retorno. Pero la cuestión más importante puede ser un problema de comportamiento, como suele ocurrir; es fácil temer el aumento de los tipos y vender precipitadamente los bonos. Esto sería un error en nuestra opinión, ya que no podemos conocer el futuro. El camino hacia tasas más altas es todo menos seguro, y los bonos pueden jugar un papel importante en la mayoría de los entornos de mercado.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar  

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies