¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

Nuestra visión del mercado americano

A pesar del reciente rebote de las bolsas  seguimos sin sentirnos cómodos con las valoraciones actuales

Fernando Luque 23/10/2014

Con las últimas caídas de las cotizaciones, el mercado ha corregido parte de la ligera sobrevaloración  que mostraba a finales del mes de septiembre. En el momento de escribir estas líneas el mercado americano presenta incluso una infravaloración del 4% respecto a nuestro precio objetivo. Pero a pesar de esta recuperación seguimos sin sentirnos cómodos con las valoraciones actuales. De hecho de las 715 compañías americanas para las que nuestros analistas calculan un rating (rating que va de 1 a 5 estrellas en función, entre otras variables, del diferencial que existe entre la cotización y nuestro precio objetivo, siendo los valores “5 estrellas” aquellos que muestran el mayor potencial de revalorización) tan sólo 12 consiguen la máxima calificación de 5 estrellas, pero solo uno de ellos tiene una ventaja competitiva que consideramos amplia, de ese mismo universo de valores, había unas 170 compañías con un rating de 5 estrellas.

Este análisis también viene apoyado por el hecho de que el PER de Shiller se sitúa en el 26,5. Este indicador se ha situado por debajo de este nivel en un 70% del tiempo a lo largo de estos últimos 25 años y un 92% del tiempo a lo largo de este siglo. Sólo se ha situado por encima de este nivel en tres ocasiones en la historia: antes del crac bursátil de 1929, antes del pinchazo de la burbuja tecnológica de 2000- 2002 y antes de la crisis financiera de 2008-2009.

Históricamente se ha asociado un PER de Shiller por encima de 25 a unas perspectivas de rentabilidad decepcionantes para las acciones en los cinco años siguientes así como un riesgo elevado de pérdida de capital. Eso no significa que el mercado esté condenado a vivir a corto plazo un crac bursátil o que las acciones no sean una clase de activo interesante.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies