¿Qué diferencias hay entre los ETFs y los ETNs?

Hay diferencias notables entre un ETF y un ETN que los inversores harían bien en conocer

Fernando Luque 07/03/2012

El término “Exchange Traded Product” es un término genérico que engloba a los ETFs (Exchange Traded Funds), los ETCs (Exchange Traded Commodities o Currencies, es decir ETFs de materias primas o divisas) y los ETNs (Echange Traded Notes). Aunque la “C” de los ETC se explica por sí misma, la diferencia entre “Funds” (ETF) y “Notes” (ETN) es menos obvio, sobre todo teniendo en cuenta que ambos tipos de productos suelen replicar los mismos índices. Aunque ambos vehículos ofrecen una exposición a bajo coste a  clases de activos poco tradicionales, los ETNs tienen unos riesgos que no existen en los tradicionales fondos. Los inversores deberían ser conscientes de las diferencias que existen entre los ETFs y los ETNs para de esa forma saber exactamente en qué fijarse cuando elijen un producto que replica a un determinado índice.

En primer lugar, analicemos las similitudes entre los dos tipos de productos. Evidentemente, tanto los ETNs como los ETFs cotizan en un mercado al igual que las acciones. También pueden ser vendidos a corto y puede incluso que haya un derivado (opciones) sobre ellos, exactamente lo mismo que con acciones. Tanto los ETNs como los ETFs siguen el comportamiento de un índice específico, que puede cubrir cualquier segmento del mercado, desde las acciones hasta los bonos, pasando por exposiciones exóticas como la volatilidad. Para ambos, los denominados participantes autorizados pueden crear o reembolsar acciones para que la cotización del ETP sea lo más próxima a la de su valor correcto (fair value). Por último, tanto los ETFs como los ETNs cobran unas comisiones que se deducen directamente de la rentabilidad de los productos.

Como su nombre sugiere, la mayor diferencia entre los dos tipos de productos reside en que los ETFs son fondos mientras que los ETNs son notas. Al igual que un fondo de inversión tradicional, los ETFs consiguen su valor de una cesta de títulos. Los participantes autorizados mantienen el precio del ETF cercano a su valor liquidativo a través de un arbitraje intercambiando una cesta de títulos con acciones adicionales del ETF y viceversa.

Por otra parte, un ETN no es un fondo y no posee directamente ningún título. Un ETN es una nota similar a un bono cuyo principal sigue el comportamiento de un índice determinado. Como los demás instrumentos de deuda, representa una promesa (que no una garantía) por parte del emisor de devolver el principal. Pero a diferencia de los demás títulos de renta fija, un ETN no emite ningún cupón y no tiene fecha de vencimiento. Al contrario, el principal fluctuará en función de la rentabilidad del benchmark, menos las comisiones. En este caso los participantes autorizados pueden intercambiar acciones del ETN contra una cantidad del principal indexado al final de cada día o semana para asegurarse  que la cotización del ETN sea lo más próxima posible al valor del índice.

El hecho de que el ETN no posee ningún título explica la principal diferencia con los ETFs: el riesgo de crédito. Aunque un ETF puede tener un riesgo de contraparte dependiendo de si utiliza la replicación sintética o si presta los títulos subyacentes, siempre tendrá una cesta de títulos para mitigar ese riesgo. Un cierto número de ETNs emitidos por Société Générale y Barclays Capital en algunos mercados europeos no tienen ningún colateral subyacente. Si los proveedores de estos ETN quebraran, los inversores que tuvieran acciones de los ETNs estarían en la misma posición que los otros tenedores de bonos. Lo vimos en 2008 cuando quebró Lehman Brothers que era la contrapartida de tres ETNs. Es cierto que los proveedores de ETNs suelen ser grandes bancos que tienen un riesgo de quiebra limitado, pero lo mismo se pensó de Lehman Brothers justo antes de su caída. Por lo tanto, los inversores harían bien en considerar el rating crediticio a la hora de elegir un ETN o en seleccionar aquellos que se han comprometido a asegurar sus derechos de garantía (incrementando de esta forma la posibilidad de recuperar rápidamente y totalmente la inversión en caso de impago).

Ahora bien, ¿por qué algunos inversores prefieren invertir en ETNs a pesar del riesgo de crédito? Porque los ETNs suelen eliminar el tracking error (o error de seguimiento), siendo las comisiones el único elemento de desviación de la rentabilidad del índice. Por otra parte, el formato ETN abarata el coste de replicar determinados índices que serían difícil y caro de replicar a través de un fondo, como, por ejemplo, los productos apalancados o los índices de mercados emergentes o ligados a la volatilidad.

Entonces, ¿es un ETN un producto para usted? La respuesta depende del índice que desea replicar y del equilibrio entre el mayor riesgo de crédito y el menor tracking error. También depende de si el ETN está “colateralizado” o no, así como de la liquidez y  de las comisiones de los productos comparables. Pero como en cualquier producto es importante conocer los detalles, por lo que le recomendamos que consulte el folleto para conocer las características del ETN en cuestión.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es