¿Qué tener en cuenta antes de elegir un fondo?

Piense en sus objetivos y aumente su conocimiento de los mercados

John Coumarianos 07/01/2010
John Coumarianos - Morningstar.com

¿Es posible que un analista de fondos de Morningstar le diga que hay dos cuestiones más importantes a considerar antes de decidir en qué fondo invertir? Así es.

Muchos inversores pasan demasiado tiempo analizando qué fondo comprar y muy poco tiempo pensando en preguntas más importantes como el objetivo de inversión y la distribución global de activos. Estas dos cuestiones deberían tener prioridad sobre la selección de fondos específicos. Sólo después de haberlas abordado debería comenzar a pensar sobre qué fondos son apropiados.

Conozca su meta

Antes de llegar a Morningstar trabajé como asesor financiero, y me sorprendía ver cuántos clientes solo “querían ganar dinero” pero eran incapaces de marcarse un objetivo específico para el dinero que estaban invirtiendo.

Mis clientes no estaban completamente perdidos. Tener y ganar dinero es claramente mejor que tener o ganar menos dinero o, incluso, perderlo. Pero las personas deben de tener metas específicas que cumplir. Entre las más comunes se encuentran la educación de los hijos, comprar una casa o constituirse un colchón para la jubilación. El simple deseo de tener y ganar dinero sin pensar en un objetivo específico puede generar un montón de problemas.

Un gran reto es que diferentes objetivos requieren diferentes horizontes de inversión. Un mercado que ofrezca un alto potencial de ganancias puede ser una opción correcta en algunos casos, pero no en otros. Mirando atrás en el tiempo, los bonos high yield o los fondos de acciones emergentes habrían sido una gran opción en el 2009, ya que el índice Merril Lynch High Yield y el MSCI Emerging Markets han ganado un 57% (en dólares) y 77% (en dólares) respectivamente en lo que llevamos de año hasta el 28 de Diciembre.

No obstante no hubiesen sido los lugares adecuados para invertir el dinero de un inversor que tuviera pensado comprarse una casa a mediados de 2010 o dedicar ese capital a los gastos universitarios de su hijo, cuyo primer pago de matrícula es en Septiembre. Grandes pérdidas en el corto plazo son demasiado comunes en esta clase de activos. Por ejemplo, si uno tenía que cumplir con esas metas en 2008 o principios de 2009, los resultados podrían haber sido catastróficos pues esos mismos índices se desplomaron un 26% (en dólares) y 53% (en dólares) respectivamente en 2008. Y no había garantía de que esa clase de activos se recuperase tan bien en 2009.

El lugar adecuado para el dinero que tiene pensado gastarse dentro de dos años es un fondo monetario o un depósito. Para un horizonte temporal de dos o tres años, puede considerar un fondo de renta fija a corto plazo. Cualquier otra opción es demasiado arriesgada. Dicho esto, deberá estar preparado con la posibilidad de ver su rentabilidad situarse por debajo de la de muchas otras inversiones. De hecho, está casi garantizado de que algunas clases de activos o tipos de fondos vayan a superar ampliamente esa inversión en mercados monetarios. Pero deberá aprender a vivir con el hecho de que las rentabilidades en el corto plazo pueden parecer pobres con respecto a otras alternativas.

En resumen, obtener las mayores rentabilidades posibles para su dinero no es el punto principal; protegerlo de pérdidas es más importante. La certeza tiene un precio.

Comprenda el historial del mercado

En el largo plazo, la renta variable se ha comportado mejor que los mercados monetarios y que la renta fija, pero no es la panacea. Conocer el historial de mercado puede ayudarle a construir una cartera ganadora en el largo plazo sin excesivas posiciones en renta variable, pero tampoco las evite por completo.

Las acciones han arrojado rentabilidades en torno a un 10% anual durante casi un siglo, pero pueden atravesar largos periodos de baja rentabilidad. Por ejemplo, el índice S&P 500 ha registrado una pérdida acumulada del 8% (en dólares) a lo largo de esta década, mientras que el índice de renta fija BarCap US Aggregate ha registrado una rentabilidad del 85% (en dólares) en el mismo periodo. Además, la renta variable prácticamente no generó rentabilidad en el periodo que va desde mediados de 1960 hasta principios de 1980. Utilice este sombrío dato para establecer y moderar sus expectativas.

El futuro inmediato es incierto. Es alentador que las acciones no sean tan caras ahora como lo eran a principios de esta década, cuando muchas de las compañías más importantes se negociaban a unos ratios P/E (Precio sobre Beneficios) de 30 o más. Sin embargo, es difícil saber si la valoración actual del mercado está artificialmente inflada o desinflada, porque no está claro si los beneficios empresariales subyacentes son representativos de niveles futuros.

Debido a que incertidumbres como estas siempre existen, el famoso inversor Benjamin Graham pensó que una cartera 50/50 en renta variable y renta fija era una opción razonable para el dinero de la mayoría de personas en el largo plazo. El fundador de Vanguard Jack Bogle, por el contrario prefiere la fórmula que sostiene que la exposición a renta variable ha de ser 100 menos la edad del inversor. Otros prefieren la fórmula de Bogle adaptada a 110 menos la edad.

No importa demasiado cual de estas opciones utilice mientras que elija una y siga con ella, rebalanceándola diligentemente cuando los mercados desajusten su distribución de equilibrio.

Saber que la renta variable ha rendido en el largo plazo, y saber que puede decepcionar durante años también puede ayudarle a mantener el ahorro adecuadamente. No cuente con un mercado de valores que le salve de no haber ahorrado suficiente para su jubilación o sus otros objetivos financieros principales. En ese punto, si la próxima década resulta ser muy buena para la renta variable, será la guinda del pastel.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

John Coumarianos  John Coumarianos is a fund analyst with Morningstar and editor of Morningstar's American Fund Family Report, a monthly newsletter that offers independent, no-holds-barred guidance on the pros and cons of this dominant fund family. He welcomes e-mail but cannot give investment advice. Click here for a free issue of the American Fund Family Report.

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies