Cálculo de la rentabilidad

La rentabilidad obtenida por un fondo de inversión en un determinado periodo de tiempo es simplemente la variación porcentual del valor liquidativo medido en ese periodo de tiempo. Esa rentabilidad dependerá evidentemente del comportamiento (es decir de las subidas o bajadas de precio) de los títulos que el fondo tenga en cartera durante ese mismo periodo de tiempo.

Una parte de esa rentabilidad también proviene de los dividendos de las acciones así como de los cupones de los bonos u obligaciones que posee el fondo ya que esos dividendos y cupones que cobra el fondo hacen aumentar el valor liquidativo.

También es importante señalar que la rentabilidad del fondo ya tiene en cuenta las comisiones de gestión y de depósito aunque no las de suscripción y reembolso (vea más detalles en el capítulo 6).

En cuanto a la fórmula que se utiliza para calcular la rentabilidad, es la siguiente:

[(Valor final-valor inicial)/valor inicial] X 100 = Rentabilidad total

Veámoslo con un pequeño ejemplo: Supongamos que hace un año usted invirtió 1.000 EUR en un fondo de inversión que tenía en aquel momento un valor liquidativo de 10 EUR. Actualmente el valor liquidativo es de 12 EUR. ¿Cuál es la rentabilidad obtenida por ese fondo en ese periodo de tiempo?

Simplemente: 

[(12-10)/10] X 100 = 0,2 = 20% (Rentabilidad total del fondo)

Ahora bien, la rentabilidad no es el único elemento a considerar para evaluar el comportamiento de un fondo de inversión. Hay que tener en cuenta otros aspectos como el riesgo del fondo o la propia evolución de los mercados.

Respecto al riesgo del fondo, éste no sólo debe entenderse como la posibilidad de que el fondo registre caídas en su valor liquidativo sino también lo más o menos agresivo que ha sido el gestor en obtener una determinada rentabilidad. La rentabilidad en efecto siempre debe medirse en relación con el riesgo asumido.

En cuanto a la evolución del mercado o de los mercados en los que opera el fondo, ésta también tiene su importancia a la hora de evaluar el comportamiento del fondo ya que la rentabilidad obtenida no sólo debe compararse con la de los demás fondos de la misma categoría sino también con la del mercado o índice de referencia (también llamado benchmark).

Ir al capítulo siguiente 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar Europe Editor  .