¿Merece la pena invertir en oro?

El precio del oro ha alcanzado sus niveles más altos desde 2013 pero, ¿merece un lugar en su cartera?

Kenneth Lamont 28/08/2019

 

A medida que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se intensifican y amenazan con arrojar alguna sombra sobre la economía mundial, los inversores han estado recurriendo al oro para proteger sus carteras. El precio del metal amarillo ha subido a niveles no vistos desde 2013. Pero, ¿es ahora el momento de añadir una pequeña exposición al oro a su cartera?

El argumento para invertir en oro

Dentro del espectro de inversiones potenciales, el oro tiene un lugar aparte. Durante siglos se ha considerado como un depósito de valor en tiempos turbulentos, tiene poco valor económico y no proporciona ningún flujo de caja. Estas características inusuales hacen que el oro sea difícil de valorar utilizando modelos financieros tradicionales. Sin embargo, el metal es ampliamente considerado como un barómetro del sentimiento de los inversores, con una demanda que alcanza su punto máximo en tiempos de crisis y disminuye en tiempos de relativa calma.

Una correlación baja, y a menudo negativa, con otras clases de activos hace que sea una adición deseable a una cartera existente de acciones y bonos. Esto se debe a que, de acuerdo con la teoría financiera, añadir activos imperfectamente o negativamente correlacionados a una cartera existente mejorará la diversificación e impulsará la rentabilidad ajustada al riesgo a largo plazo.

En este caso, la caída de los precios del oro en los mercados al alza puede perjudicar el rendimiento de la cartera, pero las posibles ganancias en los mercados bajistas pueden compensar la caída de los precios, suavizando los rendimientos.

Para ver esto en acción, sólo tenemos que fijarnos en la crisis financiera mundial de 2007/08: cuando los mercados de renta variable mundiales cayeron un 48%, el precio spot del oro subió un 36%. Sin embargo, el rendimiento se ha invertido en los diez años transcurridos desde entonces, con el índice MSCI ACWI superando al oro en términos acumulados en más de un 200%.

 

Rentabilidades ajustadas al riesgo

To demonstrate how the addition of gold to a stock and bond portfolio can improve risk-adjusted returns, we created a simple theoretical diversified stock and bond portfolio consisting of 60% MSCI World index and 40% Bloomberg Barclays Global Aggregate Bond Index. We will call this Portfolio A.

Para demostrar cómo el añadir oro a una cartera de acciones y bonos puede mejorar la rentabilidad ajustada al riesgo, hemos creado una sencilla cartera diversificada teórica de acciones y bonos compuesta por un 60% del índice MSCI World y un 40% del índice Bloomberg Barclays Global Aggregate Bond Index. La Llamaremos Cartera A.

Luego duplicamos la cartera y añadimos un peso del 5% en oro. Será la Cartera B.

Finalmente, simulamos el comportamiento de ambas carteras y las comparamos. La Cartera B registró una rentabilidad ajustada al riesgo superior a la de la Cartera A en períodos de 5, 10 y 15 años. Esto es a pesar de que la Cartera A supera en rentabilidad absoluta a la cartera B tanto a 5 como a 10 años.

Esto indica que añadir oro a su cartera puede traer beneficios de diversificación a largo plazo. Como nota de precaución, sin embargo, el oro ha mostrado una mayor volatilidad que las acciones en general y, por lo tanto, es mejor utilizarlo como una pequeña parte de una cartera más amplia.

 

Cómo invertir en oro

La forma más sencilla de comprar oro es comprar directamente lingotes o monedas. Pero si bien este enfoque puede ser satisfactorio, los costes de transacción, las restricciones de liquidez y los costes de seguridad son generalmente prohibitivos.

La alternativa más popular es invertir en un producto cotizado respaldado físicamente por la materia prima (un Exchange Traded Commodity o ETC, por sus siglas en inglés). Como su nombre indica, estos productos utilizan fondos para comprar directamente oro, que se almacena en un lugar seguro. Esta estructura tiene una simplicidad interesante y teniendo en cuenta el papel de las materias primas como "seguro contra el armagedón financiero", es tranquilizador para muchos inversores saber que su inversión está respaldada físicamente por lingotes de oro.

Como siempre, la primera opción a la hora de evaluar un fondo pasivo es en función de la comisión de gestión, pero también la divisa en la que está denominada el ETC.

A continuación, hemos seleccionado los productos más interesantes de replicación física y denominados en euros que cotizan en las bolsas europeas.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Kenneth Lamont  Kenneth Lamont is a passive funds research analyst for Morningstar Europe.

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies