La problemática de los índices de renta fija

En este artículo analizamos las particularidades y dificultades de los índices de renta fija

Dan Lefkovitz 22/08/2019

Los índices de bonos proporcionan un prisma a través del cual se pueden ver los cambios que se están produciendo en el panorama de la renta fija, de los que sobresalen tres. En primer lugar, el estímulo masivo en respuesta a la crisis financiera mundial y los bajos tipos de interés han dado lugar a un aumento de la oferta de deuda pública de los mercados desarrollados y a una menor calidad de las emisiones de las empresas en el mercado. En segundo lugar, el dinero de los inversores está fluyendo cada vez más hacia estrategias de renta fija gestionadas de forma pasiva. En tercer lugar, los bancos de inversión que tenían las mayores mesas de negociación de bonos, al mismo tiempo que mantenían índices de bonos (un modelo plagado de conflictos potenciales), han visto disminuir su papel.

 

Indexación de bonos: una historia complicada

Mientras que las empresas de datos han dominado durante mucho tiempo el mundo de la indexación de acciones, los índices de bonos han sido históricamente el terreno de los bancos de inversión. Los datos casi monopólicos de los bancos sobre las operaciones de bonos les proporcionaron una herramienta práctica con la que controlar los índices de bonos. La construcción de índices bajo este paradigma nunca estuvo realmente orientada a servir a los inversores finales.

Esto supone un problema ya que los índices de bonos desempeñan un papel fundamental a la hora de estructurar, definir y arrojar luz sobre el mercado de renta fija. El mercado de bonos necesita estructurarse porque es mucho más amplio y más estratificado que el mercado de acciones. Además de las emisiones corporativas, incluye deuda de gobiernos y una amplia gama de titulizaciones con diferentes tipos, vencimientos y estructuras de flujo de caja. Los bonos antiguos siempre están madurando, mientras que los nuevos están llegando al mercado. Por lo tanto, los índices de bonos deben reequilibrarse con mayor frecuencia que los índices de renta variable. Además, la liquidez es una preocupación constante y los datos sobre precios pueden ser difíciles de obtener. "Transparencia" es un término raramente asociado con el mercado de bonos, o con los proveedores de índices de bonos.

De hecho, el suministro de información nunca fue el objetivo de los proveedores tradicionales de índices de bonos. La composición y los datos subyacentes son difíciles de obtener o prohibitivos desde el punto de vista de los costes. La información sobre el rendimiento y la rentabilidad eran a menudo los únicos datos disponibles.

Si bien los reguladores a menudo requieren que los fondos publiquen regularmente sus posiciones, no existe tal requisito para los índices con los que se comparan. Por lo tanto, un inversor que no tenga acceso a los datos subyacentes del índice puede no saber que el perfil de riesgo de su inversión puede diferir del del mercado en general en parámetros como la distribución sectorial, la calidad crediticia o la sensibilidad a los tipos de interés.

 

Los índices de bonos como estrategias de inversión

Los índices de renta fija han adquirido mayor importancia en los últimos años, a medida que los activos de los inversores fluían cada vez más hacia las estrategias de renta fija pasiva. La inversión en bonos a través de fondos pasivos está por debajo de la de la renta variable, pero ha ganado terreno en los últimos años. La revolución de los ETFs también ha afectado a la renta fija, con los ETFs de bonos superando la marca del billón de dólares en activos bajo gestión a principios de 2019.

 

 

Si sumamos tanto los ETFs como los fondos índice tradicionales, los activos se acercan a los 2 billones de dólares. Desde un peso de menos del 10% respecto al total de activos en fondos de renta fija en 2008, las estrategias gestionadas pasivamente se acercan al 30% en Estados Unidos, al 20% en Europa y al 15% en Asia a finales de 2018, en comparación con una participación de los fondos pasivos de acciones de aproximadamente el 45% en Estados Unidos y del 35% en Europa.

 

 

A pesar de su creciente popularidad, las estrategias pasivas de renta fija son mucho más difíciles de implementar que las de renta variable. Parte de la culpa se debe a la complejidad de los índices de bonos y a los costes. En los mercados donde los costes de transacción son particularmente elevados, tanto los fondos activos como los ETFs han tenido dificultades para igualar la rentabilidad del índice.

Los costes de transacción son, de hecho, más importantes que nunca. La reforma regulatoria global ha llevado a un aumento de los costes en las mesas de operaciones y a una erosión significativa de la liquidez del mercado. Si bien el volumen de emisión de bonos corporativos se ha disparado en los últimos años, el volumen de negociación ha disminuido. ¿Por qué? Las compañías han aprovechado los bajos tipos de interés para emitir mucha deuda, pero con múltiples bonos del mismo emisor en el mercado, los inversores han preferido las últimas emisiones. El volumen de negociación de los bonos disminuye rápidamente a los pocos meses de su emisión. El mercado secundario se ha agotado. Esto ha llevado a un aumento de los costes de transacción de las operaciones en el mercado y a tiempos prolongados de ejecución de las operaciones. Es importante, por lo tanto, que los índices de bonos tengan en cuenta tanto las consideraciones de liquidez como los costes de transacción.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Dan Lefkovitz  Dan Lefkovitz is Content Strategist, Indexes Product Management. 

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies