Construir una cartera de fondos

Explicamos en este artículo algunos principios básicos para construir una cartera de fondos

Fernando Luque 18/06/2019

El ejercicio de combinar distintos fondos de inversión para conseguir una cartera que responda a los criterios que se haya fijado el inversor es sin duda más importante que la elección de los fondos que componen esa cartera. Antes de empezar esta tarea es fundamental tener en cuenta algunos conceptos en cuanto a la construcción de una cartera de fondos.

El primero de ellos es que la construcción de una cartera de fondos siempre debe responder a un objetivo predeterminado en función de un determinado periodo temporal. Luego, es de sobra conocido que cuanto mayor sea el horizonte de inversión mayor debe ser el porcentaje invertido en renta variable frente a la renta fija; pero también se olvida con demasiada frecuencia que una cartera de inversión debe ser dinámica y necesariamente variar a medida que uno se acerca a su objetivo de inversión.

Una vez definido el objetivo de inversión y los porcentajes a invertir en acciones y obligaciones, queda por resolver la cuestión de por dónde empezar la cartera de inversión. En este punto, es importante entender que no todos los fondos pueden desempeñar el mismo papel dentro de una cartera. Podemos distinguir tres grandes grupos de fondos. Un primer grupo estaría formado por lo que podríamos denominar los “fondos base”. Estos deben constituir el grueso de la cartera y, por ello, deben proporcionarle cierta estabilidad. Los fondos base pueden ser tanto de renta variable como de renta fija.

Si nos centramos en los fondos de acciones, lo lógico es que los fondos base sean fondos de gran capitalización (con ellos uno consigue una exposición al mercado en su conjunto). También es conveniente elegir fondos que estén adecuadamente diversificados tanto por región como por sector. Respecto a los fondos de renta fija, como lo que queremos es que los fondos base den una cierta estabilidad a la cartera, lo lógico es elegir fondos de renta fija euro, evitando cualquier exposición a divisas y sin asumir un riesgo excesivo en cuanto a la duración. También conviene seleccionar fondos con comisiones anuales de gestión inferiores a la media de su categoría.

Una vez formada la estructura de la cartera con los fondos base, uno puede complementarla con fondos que podríamos denominar “soporte”. Estos tienen como objetivo dar diversificación y al armazón de la cartera compuesto por los fondos base. Incluso, pueden ayudar a disminuir la volatilidad de dicha cartera. Dentro de esta clase de fondos podemos, por ejemplo, incluir a los fondos de mediana o pequeña capitalización en lo que a fondos de renta variable se refiere y a los fondos de renta fija corporativa en lo referente a los fondos de renta fija.

Por último, uno puede terminar de constituir su cartera con algún que otro fondo susceptible de proporcionar una punta de rentabilidad, pero sin asumir un riesgo excesivo que pondría en peligro la consecución del objetivo principal. Por eso estos fondos “especiales” siempre deben representar una parte marginal de la cartera (no más de un 10%).

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies