¿Son los fondos españoles tan malos como parecen?

Hay varios factores que pueden explicar por qué lo fondos españoles salen peor parados que sus homólogos europeos en una comparativa de rating Morningstar

Fernando Luque 24/05/2019

En nuestro análisis de ratings a nivel europeo que hacemos cada trimestre (lea aquí el último informe), no podemos decir que los fondos españoles lo estén haciendo muy bien. Si miramos el rating medio ponderado por rating, España consigue apenas un 2,63 (muy por debajo de la mayoría de países europeos). La pregunta que uno se puede hacer es: ¿son los gestores españoles peores que sus homólogos europeos? Personalmente no lo creo. Pero hay una serie de factores que juegan en contra de los fondos españoles. Los detallo e ilustro a continuación.

Costes

Primero, uno podría pensar que los fondos españoles son más caros que el resto de fondos europeos y que esto, obviamente, tiene un impacto en el rating Morningstar. Pero si uno analiza la comparativa de costes totales, llega a la conclusión que los fondos nacionales no son significativamente más caros que los de otros países. De hecho, para algunas categorías son más baratos.

 

 

Fondos institucionales

Un aspecto que sí perjudica a la comparativa entre España y el resto de los países europeos es el hecho de que en nuestro país el porcentaje de fondos institucionales es mucho más bajo que en el resto de Europa. Según datos del BCE, mientras que en España el 62% del volumen de activos total de los fondos pertenece a los hogares (incluye todas las instituciones de inversión colectiva, tanto domésticas como extranjeras), en países como Francia o Alemania este porcentaje es tan sólo del 26%, ya que la mayor parte del patrimonio de los Fondos está en manos de inversores institucionales. Si sólo se incluyeran los fondos españoles, este porcentaje sería incluso superior, ya que según datos de CNMV, el 80% del patrimonio se encuentra distribuido entre inversores minoristas, frente a apenas el 20% de activos en manos de inversores institucionales.

Y esto, claro, afecta al rating medio ya que conviene recordar que el rating Morningstar se calcula a nivel de clase y no a nivel de fondos, y se supone que las clases institucionales (simplemente por tener costes más bajos) tienen un mejor rating que las clases retail.

 

 

 Clases limpias

También afecta a la comparativa el que Mifid II se haya traspuesto con más retraso en España que en otros países (como Holanda o el Reino Unido). Esto hace que las clases sin comisión de distribución que se han registrado en nuestro país más recientemente no computan en el análisis al no tener tres años de antigüedad (y sí se toman en cuentan para otros países). El hecho de que estas clases sean más baratas que las clases tradicionales afecta evidentemente al rating de estrellas.

 

Sesgo local

Hay otro factor que también juega en contra de los fondos españoles respecto a los demás fondos europeos. Es el sesgo local. Los gestores españoles invierten más en renta variable española que los demás gestores, del mismo modo que los gestores franceses invierten más en acciones francesas que sus homólogos europeos. ¿Cómo afecta esto a la comparativa? La afecta en la medida en que la renta variable española ha tenido un comportamiento bastante negativo en comparación con otros índices europeos.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies