¿Qué es un activo seguro?

Proponemos una serie de preguntas para ver si un activo financiero puede considerarse como un refugio seguro.

Sara Silano 18/04/2019

La lista de instrumentos financieros que se consideran "seguros" puede variar a lo largo del tiempo, aunque haya activos que durante siglos se han considerado refugio, como el oro. Las características, sin embargo, están bien definidas, por lo que es posible hacer una prueba para ver si reúnen los requisitos para ser considerados refugio seguro.

En primer lugar, definimos los "activos seguros" como activos financieros capaces de mantener o aumentar su valor en fases económicas y de mercado inciertas o en declive. También deben utilizarse para aumentar la diversificación de la cartera.

Por lo tanto, las preguntas que se deben formular son las siguientes (la prueba fue desarrollada por Kristoffer Inton, analista de renta variable de Morningstar).

¿Es el instrumento financiero fácil de comprar o vender?

En otras palabras, necesitamos evaluar la liquidez, es decir, la posibilidad de convertir rápidamente nuestra inversión en dinero. En este sentido, las monedas son uno de los activos más líquidos. Por otro lado, una propiedad inmobiliaria puede ser menos líquida bajo ciertas condiciones de mercado.

¿Tiene el instrumento financiero otros usos además del de financiero?

Si el activo tiene otros usos, además del financiero, se crean las condiciones para que haya una demanda y se reducen las posibilidades de que el valor se reduzca a cero. Por ejemplo, existe una demanda de oro por parte de la industria aurífera, de la misma manera que una propiedad puede ser alquilada para uso residencial o comercial.

¿Es la oferta escasa?

Los inversores deben asegurarse de que la oferta no supere a la demanda, ya que de lo contrario el valor del activo financiero disminuirá con el tiempo. Por ejemplo, los metales preciosos son recursos naturales escasos; a diferencia de un bono gubernamental que puede ser emitido virtualmente sin límites.

¿Seguirá habiendo demanda en el futuro?

No es posible que un activo fijo almacene valor si no tiene un mercado futuro, por ejemplo porque ha sido sustituido por otro activo fijo. Pensemos en el carbón, cuyo precio ha caído como resultado de la creciente competencia de las energías alternativas y de la normativa anticontaminación.

¿El instrumento financiero será de alguna utilidad con el tiempo?

Los inversores deben estar seguros de que la clase de activos se utilizará en las próximas décadas tal y como está ahora, ya que no es fácilmente sustituible. Por ejemplo, en un futuro imaginable, siempre necesitaremos casas.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Sara Silano

Sara Silano  è caporedattore di Morningstar in Italia

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies