Piénselo dos veces antes de vender su fondo

Las conclusiones de nuestro estudio recuerdan que la rentabilidad pasada por sí sola no es suficiente a la hora de decidir qué fondos comprar y vender.

Jeffrey Ptak 26/03/2019

Inversores institucionales

¿Están los inversores capacitados para contratar y despedir a los gestores de inversión? La literatura sugiere que no. Por ejemplo, un estudio realizado en 2008 sobre aproximadamente 3.700 grandes instituciones reveló que estos inversores, con fuertes  recursos, tendían a contratar a gestores que habían superado a sus índices de referencia en los últimos años y a despedir a los que no habían tenido un buen rendimiento. Sin embargo, el estudio encontró que los gestores contratados tuvieron, de media, un comportamiento inferior en los años posteriores a la contratación, mientras que los gestores despedidos tuvieron un comportamiento superior después de ser despedidos.

¿Es esta tendencia también válida para los gestores de fondos de inversión? Es más difícil de evaluar dado que, a diferencia del estudio sobre instituciones, que asignaban sumas discretas, identificables y grandes cantidades, los flujos de fondos mutuos se difunden entre millones de inversores, lo que refleja una multitud de decisiones de contratación y despido. Sin embargo, se pueden utilizar las tasas de crecimiento orgánico de los fondos como un indicador aproximado de las decisiones de contratación y despido en su conjunto.

Inversores en fondos de inversión

Empleando este método, encontramos que los fondos activos de acciones estadounidenses "contratados" por los inversores (es decir, aquellos con un crecimiento orgánico marcadamente positivo en un determinado año natural) tuvieron mejores resultados frente a sus índices de referencia que los fondos "despedidos" (aquellos con un crecimiento orgánico marcadamente negativo) antes de ser contratados y despedidos, respectivamente. Sin embargo, el rendimiento de los fondos contratados se erosionó después de la contratación, mientras que los fondos despedidos vieron mejorar su rendimiento después de haber sido vendidos, como se muestra a continuación.

 

Gráfico 1: Fondos activos de renta variable estadounidenses: Exceso de rentabilidad media anual antes y después de ser contratados o vendidos (1/1/96-12/31/18; en comparación con el índice de referencia de la categoría)

Fuente: Morningstar Data.

 

Advertencia

Si bien estos hallazgos sugieren que los inversores en fondos carecen de habilidad para contratar y despedir a los gestores, hay que tener en cuenta una importante advertencia: los excesos de rentabilidad de los fondos "despedidos" tienen un sesgo de supervivencia al alza, lo que refleja el impacto de excluir los malos resultados de los fondos que se han fusionado o se han liquidado y que, por lo tanto, no acabaron los períodos en cuestión. Estos fondos muertos son más frecuentes en el grupo de fondos "despedidos" porque es más probable que los fondos que tienen un rendimiento inferior y que sufren salidas de activos se queden inactivos.

Esto se hizo evidente cuando cambiamos nuestra medida de comportamiento de una tasa media de exceso de retorno a una tasa de éxito, es decir, el número de fondos que superaron a un índice de referencia o media de la categoría dividido por el número total de fondos que comenzaron el período. Cuando medimos el éxito de esta manera, tratando las fusiones y liquidaciones como fracasos, encontramos que los fondos "contratados" fueron eran todavía un poco más propensos a superar después de la contratación que los fondos "despedidos" después del despido, como se muestra a continuación.

 

Gráfico 2: Fondos activos de renta variable estadounidenses: Tasa de Éxito Promedio Antes Versus Después de Contratación/Contratación         (1/96-12/18; Versus Category Benchmark Index; Clase de Acciones Más Viejas)

Fuente: Morningstar Data

 

Conclusión

Lo que está claro es que, aunque los inversores parecen atribuir mucho peso a la rentabilidad pasada a la hora de tomar decisiones de compra o venta, esto es insuficiente por sí solo. Las rentabilidades son sólo un punto de partida, por lo que desde hace tiempo hemos animado a los inversores a considerar la rentabilidad junto con otros factores que, según nuestros estudios, son más predictivos, como los costes.

Irónicamente, el argumento más sólido para considerar la rentabilidad pasada es que, en la práctica, es probable que otros inversores también presten atención a la rentabilidad pasada. En consecuencia, es probable que la rentabilidad pasada influya en la probabilidad de supervivencia de un fondo en el futuro, lo que, a su vez, influye en las probabilidades de éxito de un inversor. Dicho de otra manera, los fondos de bajo rendimiento tienen más probabilidades de morir y no hay manera de tener éxito en un fondo muerto, lo que explica por qué las tasas de éxito de los fondos "contratados" superan ligeramente a las de los fondos "despedidos".

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Jeffrey Ptak  Head of Manager Research

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies