Cómo invertir cuando los mercados caen

Comprar en las caídas a menudo tiene sentido, pero no es fácil.

Morningstar 27/11/2018

Supongamos que un inversor compra un activo hoy y que este activo cae un 40% mañana. ¿Debería comprar más? Si todo lo demás fuera igual, estaría loco si no comprara más mientras su convicción permanezca intacta. Sin embargo, el proceso de "comprar en las caídas" está plagado de desafíos a nivel de comportamiento y algo que todo inversor debe considerar cuidadosamente.

En primer lugar, el riesgo clave para comprar en momentos de caída es la posibilidad de que uno haya invertido en una trampa de valor. El primer paso es reconocer la fuente de las trampas de valor, que tienden a agruparse en las siguientes situaciones: activos en proceso de cambio estructural, empresas apalancadas que sucumben a restricciones de deuda y empresas con una mala gestión del flujo de caja.

El otro riesgo clave, que probablemente tenga relevancia hoy en día, es cuando los activos siguen siendo caros. Esto puede que no encaje en la definición clásica de una trampa de valor, pero es poco probable que un activo que vaya de extremadamente caro a moderadamente caro sea una buena inversión, incluso si el precio ha caído significativamente.

Los riesgos de comprar en caídas

El problema, por supuesto, es que algunas inversiones pueden caer en un declive estructural. Por ejemplo, Kodak, donde muchos inversores en la década de los 90 nunca anticiparon el desarrollo de las cámaras digitales, ni que Kodak se quedaría atrás en esa progresión. Comprar en las caídas habría sido una idea terrible para la mayoría de los inversores, ya que uno habría comprado continuamente sólo para ver su inversión reducida a la mitad en cada compra.

En base a los riesgos mencionados, un desafío clave es que ''temprano'' y ''equivocado'' a veces puede ser difícil distinguir en las etapas iniciales de una inversión. Un inversor que invierta demasiado pronto probablemente prefiera aumentar su exposición a medida que aumenta la probabilidad de un cambio de rumbo, de manera muy parecida a como lo haría un jugador de póquer.

Sin embargo, si se equivoca y esa inversión se convierte en una "trampa de valor", debería considerar la posibilidad de aceptar sus pérdidas. Es muy posible de llegar temprano y, al mismo tiempo, estar equivocado si la naturaleza del activo cambia con el tiempo.

Esto también es una advertencia de que los activos baratos pueden ser aún más baratos. La implicación de "comprar en las caídas" es que debemos entender hasta dónde pueden llegar las valoraciones. Por ejemplo, si una inversión cae un 20%, pero puede caer otro 30%, 40% o 50%, es probable que queramos evitar ir "con todo" en esta inversión.

 

Buying into weakness often makes sense, but it is not easy

 

En principio, por lo tanto, uno debe conformarse con la idea de que a menudo llega temprano a la fiesta. Después de todo, es probable que uno esté comprando la inversión hoy porque nadie la quiere - todavía. Al realizar este ejercicio, no hay garantías de que alguien lo quiera la próxima semana, el próximo mes o incluso el próximo año. De ahí la razón por la que los inversores valoran a menudo la palabra "paciencia".

Comprando en las caídas

La verdad es que comprar en las caídas no es fácil y es muy poco probable que consigamos el momento perfecto para una inversión. Si lo hacemos, se necesitará mucha suerte. Sin embargo, esto no significa que debamos ignorar la oportunidad como inversores guiados por las valoraciones. En la práctica, tendremos en consideración lo siguiente.

  • Antes de ejecutar cualquier operación, asegúrese de que su tesis sigue en pie. Nunca deje que rasgos de comportamiento como la terquedad, la ignorancia o el miedo influyan en una decisión de inversión. Esto debería aplicarse independientemente de lo incómodo que se sienta.
  • Revise cada activo de manera consistente. Ciñese a estos cuatro pilares; 1) identifique el rendimiento absoluto que puede esperar lograr, 2) juzge el rendimiento en relación con el resto de oportunidades, 3) examine los riesgos fundamentales que podrían demostrar que esté equivocado, y 4) evalúe el sentimiento hacia ese activo.
  • Asegúrese de que el análisis incluya una inmersión profunda en los niveles de deuda y en la gestión del flujo de caja. También se debería considerar si una industria está atravesando un período de cambio estructural, que se refleja a menudo con un gasto de capital excesivo o insuficiente.
  • Tenga un mandato claro para la construcción de la cartera y, si es apropiado, incluya límites a la exposición máxima. Esto no siempre reducirá la probabilidad de errores, sin embargo, creemos que ayudará a reducir la magnitud de las pérdidas. Creemos que las carteras deben construirse para resultados múltiples, no para uno solo.
  • Por último, revise todas las convicciones y decisiones de inversión. Una estructura de comité, en particular, puede ser una forma constructiva de detectar las lagunas en una propuesta y poner a prueba la fuerza de su tesis.

 

Conclusión

En resumen, acepte las pérdidas, pero sólo cuando tenga sentido hacerlo. La única manera de saber si tiene sentido es realizar comprobaciones rigurosas antes de cada decisión de compra. La clave es dejar de lado emociones como el miedo o la avaricia, y centrarse en las rentabilidades a largo plazo que pueden ayudarle a alcanzar sus objetivos de inversión.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar