6 preguntas antes de comprar un ETF smart beta de renta fija

Los fondos de renta fija de beta estratégica son estrategias basadas en índices que intentan combinar lo mejor de los fondos activos y de los fondos pasivos.

Morningstar 23/11/2018

Los fondos indexados de renta fija tradicionales, ponderados por capitalización de mercado, tienen mucho a su favor. Aprovechan la sabiduría colectiva del mercado, cobran comisiones bajas, tienden a tener costes de transacción bajos y no se enfrentan al riesgo gestor.

Pero la idea de asignar mayores pesos a los deudores más grandes no es intuitivamente atractiva. En algunos casos, este enfoque, junto con las diferencias en la forma en que se define el conjunto de oportunidades, ha hecho que estos índices de bonos no sean un gran obstáculo para los gestores activos. Por ejemplo, esta ponderación por tamaño hace que los benchmarks de grado de inversión tengan una fuerte exposición a los bonos soberanos de bajo rendimiento.

Los fondos de renta fija de beta estratégica son estrategias basadas en índices que intentan combinar lo mejor de lo activo y lo mejor de lo pasivo. La mayoría de ellos intentan ofrecer un mejor rendimiento que los índices de bonos tradicionales de una manera más eficiente a nivel de costes, más transparente y de forma más sistemática que las alternativas gestionadas de forma activa.

Pero se enfrentan a algunos desafíos. La limitada disponibilidad de datos ha llevado a un desarrollo más lento de los productos de bonos de beta estratégica comparado con los productos de renta variable. Y no siempre está claro que los fondos de beta estratégica ofrezcan una exposición diferenciada.

El riesgo de crédito y el riesgo de tipos de interés son los mayores impulsores de los rendimientos de los bonos, y muchos de estos fondos simplemente reempaquetan estos riesgos, que pueden estar disponibles de forma más barata a través de fondos pasivos tradicionales ponderados por capitalización.

Morningstar ha publicado recientemente un informe que describe el panorama de los fondos de bonos de beta estratégica y un marco de referencia para evaluar sus enfoques en la construcción de carteras. El marco consiste en las siguientes preguntas, que los inversores deben hacerse antes de comprar cualquier fondo de bonos de beta estratégica.

 

1. ¿Cuál es el universo de inversión del fondo?

El universo de inversión del fondo es el conjunto de oportunidades a partir de la cual el fondo construye su cartera. Esto proporciona una idea aproximada del riesgo de una estrategia y su papel potencial dentro de una cartera. También puede ser un punto de referencia útil para el fondo.

 

2. ¿Cuáles son los factores que incorpora el fondo?

Si bien el riesgo de crédito y de tipos de interés son los impulsores más importantes de la rentabilidad de los bonos, la mayoría de los fondos de beta estratégica no apuntan explícitamente a los bonos de alto riesgo para aumentar la rentabilidad. En cambio, los dos enfoques más comunes son los que se centran en los bonos que son baratos y/o de alta calidad. Ambos enfoques tienen fundamentos económicos sólidos, pero tienden a ir en direcciones opuestas en el espectro del riesgo de crédito, por lo que muchos fondos los utilizan en conjunto.

 

3. ¿Qué métricas utiliza el fondo para seleccionar sus títulos?

Con cualquier métrica de selección hay aspectos positivos y aspectos negativos. Si bien un conjunto de métricas no es necesariamente mejor que otro, es importante entender esas características. Por ejemplo, un fondo puede utilizar datos contables, como los cambios en los márgenes de beneficio y el apalancamiento, para evaluar la calidad, o puede llevar a cabo esa tarea con datos de mercado, como los diferenciales de crédito. Los datos contables aíslan dimensiones particulares de la calidad que podrían ser predictivas del riesgo de impago, pero también son retrospectivos y podrían ser anticuados.

Por el contrario, los datos de mercado son prospectivos y más rápidos para detectar los cambios fundamentales. Sin embargo, el mercado no siempre hace las cosas bien, y en algunos casos este enfoque puede limitar el universo de selección.

Independientemente de las métricas que utilice el fondo, deberían ser:

  • Simples
  • Transparentes
  • Claramente representativas del estilo de inversión objetivo

 

4. ¿De qué manera persigue el fondo sus factores objetivo?

Los fondos que persiguen sesgos factoriales de manera más agresiva asumen un mayor riesgo: más espacio para obtener un rendimiento superior o inferior al esperado. Los fondos pueden fortalecer su inclinación a factores estableciendo umbrales más exigentes para su inclusión. Sin embargo, desviarse de las ponderaciones del mercado puede aumentar los costes de transacción y dificultar el seguimiento del índice del fondo, ya que la mayoría de los enfoques alternativos de ponderación sobreponderan las emisiones más pequeñas y con menor volumen de negociación.

El tracking error relativo al universo inicial del fondo o al índice de referencia de la categoría es una buena manera de medir el riesgo asume un fondo. Esta métrica muestra cuánto se ha desviado la rentabilidad del fondo de la de su conjunto de oportunidades, debido a sus apuestas activas. Los fondos de beta estratégica que se centran en deuda de grado de inversión tienden a tener un tracking error más bajo que los que se centran en bonos de alto rendimiento.

 

5. ¿Cuáles son las limitaciones de la cartera, si las hay?

Si bien tienden a moderar las inclinaciones de los factores de un fondo, las restricciones de una cartera suelen ser prudentes porque a menudo limitan el riesgo y mejoran la diversificación. Sin ellos, un fondo puede ser susceptible de tomar apuestas no deseadas y riesgos mal compensados. Las restricciones pueden impedir que una estrategia de valor se vuelva demasiado agresiva o que un fondo de calidad sea demasiado conservador. Las limitaciones más comunes incluyen los límites de:

  • Rotación de cartera
  • Tracking error respecto al universo de inversión
  • Duración
  • Riesgo de crédito
  • Exposición sectorial
  • Pesos de los emisores

 

6. ¿Cuánto riesgo de crédito y de tipos de interés asume el fondo?

Existe una buena probabilidad de que los fondos que regularmente ofrecen rendimientos que superan a los del mercado estén asumiendo mayores riesgos que el mercado. Aunque el riesgo de crédito y de tasas de interés tiende a ser rentable a largo plazo, no siempre lo es. Y es importante tener en cuenta que el riesgo de crédito está correlacionado positivamente con el riesgo de renta variable, por lo que los fondos que asumen un mayor riesgo de crédito pueden ser menos eficaces para diversificar el riesgo de renta variable.

Para medir la duración y el riesgo de crédito, es útil comparar la duración media de los títulos del fondo, así como la distribución de sus calificaciones crediticias, con un benchmark que pueda servir de referencia.

El rendimiento también es un buen indicador del riesgo. Si un bono ofrece un alto rendimiento, casi siempre es indicativo de algún tipo de riesgo: crédito, duración, liquidez u otra cosa. Por lo general, el rendimiento relativo del índice de referencia del fondo se alineará con su riesgo relativo de crédito o de tipos de interés. Si no lo hace, es necesario hacer más análisis.

Un análisis de regresión de factores basado en la rentabilidad puede ayudar a describir un cuadro más completo del riesgo de crédito y de tipos de interés de un fondo y si éste supera el rendimiento después de controlar esos riesgos. Este enfoque requiere al menos tres años de datos de rentabilidades mensuales para el fondo o el índice que rastrea, y preferiblemente cinco.

 

Mirar debajo del capó

No hay nada gratis en esta vida:  los fondos que consistentemente ofrecen rendimientos que superan al mercado casi con toda seguridad asumen un mayor riesgo. El riesgo no es necesariamente malo. Lo que es importante es que el fondo sea transparente sobre los tipos de riesgos que asume, que cumpla sus objetivos de exposición de una manera eficiente en términos de costes, rentable y que su enfoque de construcción de carteras se base en una racionalidad económica sólida.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar