¿Cuándo debe uno evitar la renta variable?

Estar invertido siempre ha sido el consejo adecuado para los inversores, excepto cuando las valoraciones alcanzaron niveles récord.

John Rekenthaler 20/11/2018

¿Cuándo deberían los inversores reducir su exposición a la renta variable porque las valoraciones son demasiado altas? ¿Deberían siempre mantener sus posiciones? Mirando la historia del mercado de valores, hay algunas ocasiones en las que hubiera sido prudente evitar las acciones, pero aún así, habría sido necesario tener suerte con el momento en el que se produjera.

El rebalanceo automático es una forma que tienen los inversores para reducir su exposición al riesgo. Si las acciones registran un buen comportamiento, de modo que una cartera que inicialmente tenía un 60% en acciones y un 40% en bonos se convierte en 70/30, entonces es lógico reequilibrar la distribución original. Después de todo, nada ha cambiado con respecto a la decisión inicial. 

Sin embargo, el rebalanceo es más fácil de decir que de hacer, porque, aunque mantener una asignación de activos consistente tiene sentido desde el punto de vista económico, no es muy divertido de implementar. Uno se siente bien vendiendo a los ganadores si luego las acciones caen, pero si no lo hacen, el coste de oportunidad puede ser un problema. Peor aún es la situación opuesta, cuando los inversores compran acciones y éstas caen aún más.

Por lo tanto, el rebalanceo se hace mejor de forma automática: establecer una regla de compra y venta, seguir las instrucciones con devoción y no lamentarse si la operación sale mal.

Los modelos no reflejan el mundo real

Desafortunadamente, no veo cómo los procesos mecánicos pueden guiar las estrategias de inversión que se basan en las valoraciones del mercado. Aquellos que lo han intentado, sobre todo utilizando el PER de Shiller, que examina la relación precio/beneficio ajustada cíclicamente, han fracasado. Tales medidas funcionan bien en retrospectiva, pero no han sido predictores útiles.

La discrepancia ocurre porque las cosas cambian. El concepto de que el pasado se repite está implícito en cada indicador de mercado. Las fluctuaciones de la bolsa crean una falsa impresión. Sugieren que esta vez es diferente, cuando en realidad no lo es.

Puede ser que las condiciones futuras sigan siendo similares a las del pasado, en cuyo caso el indicador probablemente resultará valioso. Pero a menudo, eso no es así. Por ejemplo, debido a una baja tasa de inflación, al alargamiento del ciclo económico y a unos márgenes de beneficios empresariales sin precedentes, las métricas de las acciones estadounidenses han sido más elevadas en los últimos 25 años que antes. Esto ha causado estragos en los indicadores de precios de las bolsas, incluido el CAPE de Shiller.

Lecciones de la historia

Lo que deja a aquellos que desean evitar un mercado de renta variable sobrevalorado a expensas de su criterio. Durante los 20 años siguientes a la conclusión de la Segunda Guerra Mundial no valió ningún criterio: permanecer en renta variable fue la decisión correcta. Luego vinieron 15 años terribles, hasta mediados de la década de 1980, cuando las acciones fueron devastadas por la inflación. Para ese tramo, los inversores habrían hecho bien en evitar las acciones. Sin embargo, tomar esa decisión implicaba entender la economía, no juzgar el nivel de las valoraciones de las acciones. No es que los precios de las acciones fueran particularmente altos; en cambio, la inflación subió mucho más de lo que había sido, y también mucho más de lo que sería.

Desde principios de la década de 1980, las acciones experimentaron tres desplomes. Dos de esas ocasiones, creo, fueron casi imposibles de anticipar. El Lunes Negro de 1987 surgió de la nada. La crisis financiera de 2008, por otra parte, se produjo por razones económicas bien documentadas. En todo el mundo, los bancos se derrumbaron y los mercados inmobiliarios se hundieron. Ningún indicador bursátil podría haberlo previsto.

La única ocasión en la que mereció la pena tener una opinión fue durante el auge de las puntocom, cuando los valores tecnológicos registraron valoraciones que superaron todos los niveles subsiguientes. El sentimiento estaba igualmente sobrecalentado. Ese fue un buen momento para reducir la exposición a las acciones. Incluso entonces, sin embargo, el momento tenía que ser el adecuado. A los que vendieron acciones en 1996 les fue peor que a los que mantuvieron el rumbo y aguantaron lo peor de la caída.

A veces las acciones son caras. Pero reconocer cuándo surge esa situación y sacar provecho de los conocimientos es una tarea francamente difícil.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.