¿Invertir en fondos o en planes de pensiones?

¿Cuál es el mejor vehículo para ahorrar de cara a la jubilación?

Fernando Luque 14/11/2018

Una de las grandes críticas que se les hacen a los planes de pensiones es su desfavorable fiscalidad a la hora de retirar el dinero. El partícipe debe, en efecto, tributar por todo el dinero retirado (aportaciones más ganancias) como rendimiento del trabajo. Por el contrario, en un fondo de inversión el inversor sólo pagará impuestos por las eventuales ganancias obtenidas. Si comparamos estos dos vehículos de inversión considerando únicamente este aspecto de la fiscalidad es evidente que los fondos le ganan la partida a los planes de pensiones.

Ahora bien, los planes de pensiones tienen una ventaja fiscal de la que no disfrutan los fondos de inversión. El que aporta a un plan de pensiones puede deducirse de su base imponible hasta un máximo de 8.000 euros anuales. Y esa “ganancia fiscal” hay que tenerla en cuenta si queremos comparar las dos formas de invertir (plan de pensiones frente a fondo de inversión).

Pero hay que muy pocos partícipes de planes de pensiones (por no decir ninguno) reinvierte la ganancia fiscal en el plan. Pero el que no lo haga nadie no significa que no se debería hacer. No es obligatorio hacerlo y exige disciplina financiera, pero si uno quiere realmente sacarle partido a su plan de pensiones es una práctica muy recomendable.

Dicho esto, hay otras maneras de sacar partido a los planes de pensiones. Una de ellas es realizar aportaciones periódicas en lugar de concentrar la aportación a final de año.

No voy a desvelar ningún secreto si digo que la mayoría de los partícipes han invertido o invierten en planes de pensiones no pensando en cumplir el objetivo de complementar su futura pensión, sino simplemente por motivos fiscales. De ahí que gran parte de las aportaciones se concentren en el mes de diciembre (también hay un aumento de aportaciones antes de presentar la declaración a Hacienda, pero la motivación es idéntica).

Concentrar todas las aportaciones en un mes en concreto no es lo más recomendable. Por dos motivos. Primero porque uno corre el riesgo de invertir en el peor de los momentos. De la misma manera que recomendamos diversificar a nivel de tipos de activos, también es importante diversificar los momentos de aportación.

Segundo, porque aportar de esta forma a planes de pensiones supone anteponer el objetivo de reducir la factura fiscal al de invertir para la jubilación. Es importante tener un objetivo claro a la hora de invertir y mantenerse fiel a ese plan.

Y tercero porque estoy convencido de que hay personas que quisieran beneficiarse de las ventajas fiscales de los planes de pensiones (y me parece una decisión acertada), pero simplemente se olvidan de hacer su aportación. De hecho, muchas de las aportaciones en diciembre ocurren en los últimos días del año… prueba de que se hace de prisa y corriendo.

 

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es