Mercados emergentes: mejor Asia que Latinoamérica

Los mercados emergentes están teniendo un año 2018 difícil, especialmente en Latinoamérica, donde han surgido grietas políticas y económicas.

Morningstar 30/10/2018

Mientras que a los analistas de Morningstar les gustan los mercados emergentes en general, no pensamos que América Latina sea de momento una oportunidad independiente. En resumen, los precios en el continente no son especialmente atractivo comparados con el resto de los mercados emergentes si tenemos en cuenta los riesgos. Si bien la caída del mercado ha hecho que las valoraciones sean más atractivas en América Latina, en nuestra opinión no ofrece una atractiva compensación riesgo/rentabilidad.

La región ha sido más barata en el pasado y ha ofrecido mejores proyecciones de rentabilidad. Los precios han bajado, pero Latinoamérica está atravesando una racha bastante complicada en estos últimos años, dejando unas valoraciones razonables, pero no una ganga.

Las valoraciones han mejorado un poco, pero el riesgo fundamental en la región no lo ha hecho. Aunque estos países disfrutan de menores déficits por cuenta corriente, mejores balanzas comerciales y una deuda pública algo más contenida, América Latina sigue siendo cíclica y más impulsada por los productos básicos que otras regiones emergentes. Esta ciclicidad conlleva a un mayor nivel de incertidumbre en las previsiones y riesgo político, lo que dificulta la visibilidad de los beneficios.

Crecimiento tecnológico perdido

La región tiene poca o ninguna exposición a áreas seculares de crecimiento de los mercados, como la tecnología y la salud, por ejemplo. Esta falta de exposición a las industrias de crecimiento secular ha frenado a la región en comparación con los países emergentes de Asia, que se ha recuperado gracias a sus sectores de tecnología y juegos de azar.

Si se observan indicadores contrarios, las salidas han aumentado en los últimos meses, pero siguen un largo período de fuertes entradas, lo que indica que los inversores se han mostrado entusiastas con respecto a la región en los últimos dos años. Necesitaríamos ver que los flujos de salida se recuperan más y duran más tiempo antes de ver esto como una compra contrarian.

Si bien consideramos que los mercados emergentes en general son relativamente atractivos, no creemos que los mercados latinoamericanos merezcan una atención específica a los niveles actuales. Necesitaríamos una tesis más convincente para cambiar nuestra visión fundamental.

Veinte años después de la crisis asiática, el riesgo de invertir en los mercados emergentes vuelve a estar en el punto de mira. Las crisis políticas, las disputas comerciales y los desastres medioambientales están llevando a los inversores a reevaluar su exposición a estos activos, a menudo volátiles. Es fácil olvidar las ventajas potenciales de los mercados emergentes en estos tiempos, ya que las malas noticias siempre parecen mucho más impactantes que las buenas.

Este es un sesgo de comportamiento conocido que puede distraer a los inversores de lo que es importante. Para superar estos sesgos, necesitamos ser disciplinados en la forma en que vemos las inversiones y tener una brújula efectiva que nos guíe. Nuestra brújula es un sólido análisis de valoración basado en los fundamentales, y nuestro análisis de los mercados emergentes nos lleva a creer que la situación no es tan sombría como pueden parecer las noticias. De hecho, creemos que la mayoría de los mercados emergentes son fundamentalmente fuertes a pesar de algunos casos excepcionales.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar