Siete consejos para invertir en valor

El inversor debe superar los prejuicios, las decisiones impulsivas y el exceso de confianza para tomar decisiones de inversión acertadas.

Fernando Luque 30/10/2018

Invertir en valor requiere buena información y evitar decisiones impulsivas, sabiendo que la paciencia finalmente valdrá la pena.

Esencialmente, este proceso es simple: calcular el valor razonable de una inversión, comparar si su precio es lo suficientemente bajo en relación con ese valor razonable, y luego vender cuando el precio está muy por encima de ese valor razonable.

Como dijo Warren Buffett, "Invertir es sencillo, pero no es fácil”.

Nuestra capacidad para tomar decisiones de inversión acertadas se ve a menudo oscurecida por fuerzas hostiles: el sesgo de los inversores, el exceso de confianza y la tendencia a "encontrar" pruebas que confirman nuestras opiniones y hacen hincapié indebidamente en los resultados recientes. Son estos desafíos, así como el poder de nuestras mentes para desviarnos de nuestros objetivos, los que los inversores “value” tratan de superar.

El poder de la inversión value

Un enfoque basado en el valor no puede ayudar a los inversores o a los gestores de cartera a predecir la rentabilidad futura o a evitar las pérdidas a corto plazo. Su objetivo es obtener mayores beneficios a largo plazo. Puede ayudar a los inversores a definir las distintas opciones que tienen a su disposición, establecer estimaciones realistas de rentabilidad y pérdidas e identificar los activos más atractivos a sus precios actuales. La inversión en valor puede ser un reto, pero creemos que, en última instancia, recompensa a los inversores al proporcionar una forma fiable de alcanzar sus objetivos a largo plazo.

Siete consejos para invertir en valor

Los inversores que privilegian el enfoque value deben hacerlo de una manera no convencional si quieren tener buenos resultados. Deben superar sus prejuicios y a menudo actuar de una manera que es directamente contraria a los consejos de sus amigos o familiares. Hemos recogido siete consejos para ayudar a estos inversores a mantener el rumbo y alcanzar sus objetivos a largo plazo, incluso cuando las fluctuaciones del mercado puedan hacer que pierdan de vista estos objetivos.

1) Encuentre las oportunidades adecuadas

Esto requiere un marco de valoración coherente para estimar el valor razonable de un activo. También requiere la voluntad de considerar activos que no necesariamente pueden ser calificados. Las mejores oportunidades en cuanto a valor se encuentran a menudo en industrias que no están funcionando bien o que han experimentado recientemente tiempos difíciles, pero que siguen siendo fundamentalmente fuertes.

 

 

2) Realice el análisis básico necesario

Debe poder distinguir entre los activos de bajo precio que son capaces de recuperarse (las gangas) de los que no parecen ser capaces de hacerlo (trampas de valor). Deberá analizar los estados financieros de estas inversiones y examinar detenidamente sus características fundamentales, como su modelo de negocio y gobernanza, para determinar si estos atributos indican que son una buena inversión.

3) Mantenga una mente fuerte

Los activos baratos son a menudo menos populares. Los inversores en valor deben evitar ser influenciados por el estado de ánimo de otros inversores o por las tendencias del mercado. Por eso es crucial implementar un proceso de inversión sólido que incorpore un marco de evaluación riguroso, a la vez que enfatiza un buen margen de seguridad. Esto le dará la confianza para atenerse a sus decisiones, así como la voluntad de regresar si las circunstancias cambian y un activo pierde su atractivo.

4) Adopte un enfoque a largo plazo

Comprar un activo infravalorado es sólo el principio. Un activo infravalorado puede tardar una eternidad en alcanzar su valor razonable. Los inversores deben estar dispuestos a mantener una inversión durante muchos años. No pierda su tiempo pensando en ganancias y pérdidas no realizadas a lo largo del camino. Lo que sucede en el mercado es importante sólo en dos ocasiones: cuando se compra y cuando se vende.

5) Espere el momento oportuno

Los mercados no siempre ofrecen el mismo número de oportunidades o la misma calidad en todo momento. Hay períodos en el ciclo bursátil en los que los precios son bajos y las oportunidades abundan, y otros en los que los precios son altos y las oportunidades son escasas. Si los inversores no pueden encontrar activos con buen valor, deben retener la liquidez y esperar a que surjan oportunidades más atractivas, en lugar de comprometer su capital para oportunidades menos atractivas con perspectivas limitadas.

6) Evite hacer demasiadas transacciones

Muchos inversores piensan que la actividad es buena y que una cartera lenta indica que el gestor no está tomando decisiones. En realidad, las oportunidades excepcionales pueden ser escasas, mientras que realizar demasiadas transacciones aumenta los costes y reduce la rentabilidad. Los inversores value exitosos dedican el mayor tiempo posible al análisis y el menor tiempo posible a las operaciones de compra y venta.

7) Diversifique

Una cartera que depende demasiado de un solo factor para generar rentabilidades de manera efectiva se convierte en una proyección de ese factor. Por ejemplo, la rentabilidad de una cartera concentrada en acciones petroleras dependerá demasiado de los precios del petróleo. Tales factores son a menudo muy difíciles o incluso imposibles de predecir con exactitud. Los inversores deberían entonces tratar de diversificar su cartera en una variedad de valores para que las rentabilidades dependan de varios factores que sean independientes entre sí.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es