¿Hubiera invertido en Berkshire Hathaway en 1975?

Probablemente no a la vista de los gráficos de rentabilidad.

John Rekenthaler 16/08/2018

Si hubiera comprado 1.000 dólares en acciones de Berkshire Hathaway (BRK.A) en 1975, esta inversión valdría hoy en día 7,5 millones en la actualidad. La pregunta es: ¿cómo era la acción de BRK en ese momento?

Warren Buffett tomó el control de BRK en mayo de 1965. El siguiente gráfico muestra el valor de una inversión de 10.000 dólares en BRK durante los siguientes cinco años naturales, de 1966 a 1970. Para fines de comparación, hemos añadido el S&P 500 y las fluctuaciones de los precios del crudo.

El S&P 500 tomó una ligera ventaja después de dos años, pero luego el BRK avanzó un 70% y continuó su impulso. La acción fue más volátil que el índice, es cierto, pero volátil en el buen sentido. Los precios del petróleo, por otra parte, no despuntaron. Cada año, ganaron algo de terreno en términos nominales, pero teniendo en cuenta la inflación, sufrieron un retroceso. Fueron cinco años consecutivos de pérdidas (aunque modestas).

 

Ilustración 1: los cinco primeros años: 1966-1970; rentabilidades reales de Berkshire Hathaway, del S&P 500 et del petróleo

Fuente: Berkshire Hathaway, Morningstar Direct e InflationData.com

 

En aquel momento, si los inversores se hubieran visto obligados a elegir entre las tres opciones sin recibir más información que las rentabilidades pasadas, lo más probable es que la mayoría de ellos hubieran optado por BRK. Es cierto que la empresa sólo tenía, en aquel momento, un historial de cinco años, y mantener sus acciones era más arriesgado que invertir en un índice, pero los rendimientos eran lo suficientemente grandes como para superar esta objeción. El petróleo podría ser fácilmente dejado de lado.

 

Los años 70

Pasemos a los cinco años siguientes. ¡Cómo cambiaron las cosas! BRK mantuvo su impulso, apreciándose un 73 % en 1971. Luego se desmayó. Después de un ligero aumento en 1972, BRK cayó ligeramente al año siguiente, perdiendo el 54% (!) de su valor en 1974, para terminar el período continuando su declive. En términos reales, este joven y descarado Warren Buffett convirtió 10.000 dólares en 1971 en sólo 7.200 dólares.

 

Ilustración 2: Los cinco años siguientes: 1971-75; rentabilidades reales de Berkshire Hathaway, del S&P 500 et del petróleo

Fuente: Berkshire Hathaway, Morningstar Direct e InflationData.com

 

El S&P 500 no fue realmente más exitoso, pero al menos terminó por delante de BRK y sufrió menos turbulencias (aunque significativas). El petróleo se comportó de forma excepcional. Después de avanzar en silencio durante otros dos años, tomó impulso entre 1973 y 1975, transformando una hipotética inversión de 10.000 dólares en casi 26.000 dólares. Su valor al final del período era mayor que el de las otras dos elecciones juntas.

Este breve relato es la felicidad de los inconformistas. Los ganadores del primer período se convirtieron en los perdedores del período siguiente, mientras que los perdedores se convirtieron en los ganadores. (El S&P 500 se mantuvo en segunda posición). Además, la segunda ilustración aborda directamente la cuestión inicial de cómo eran las acciones de BRK para los inversores en 1975: peligrosas. Esta compañía podría perder dinero en una situación de pánico, y lo hizo.

La visión de conjunto

A esto se puede objetar (y se debería objetar) que los compradores en 1975 no estaban limitados a cinco años de datos. No sólo habrían sabido lo que había sucedido en los cinco años anteriores, como muestra la segunda ilustración, sino también lo que sucedió en la primera ilustración. No habrían sido bien recompensados si hubieran tomado decisiones de inversión basadas en cada uno de los períodos de cinco años. Quizás si nos fijáramos en los 10 años, combinando las dos ilustraciones, tendríamos una mejor visión de conjunto.

 

Ilustración 3: Los diez años completos: 1966-1975; rentabilidades reales de Berkshire Hathaway, del S&P 500 y del petróleo

 

Fuente: Berkshire Hathaway, Morningstar Direct e InflationData.com

 

No del todo. Durante esta década, BRK registró un modesto beneficio real de poco más del 2% anual (30% de rendimiento acumulado), mientras que el S&P 500 perdió dinero. Al final, después de 10 años de gestión por parte del Sr. Buffett, el rendimiento de las acciones de BRK parecía desvelar algo de genio en el gestor. Es cierto que BRK había subido dos veces más de un 70 % en un año natural, pero su mejor resultado en los otros ocho años fue una subida del 13 %, y había perdido dinero en cinco ocasiones. Hoy en día, BRK se percibe casi como una inversión que sube año tras año, década tras década. Ese no era el caso en ese momento.

 

Según las reglas

Pero había una señal para el observador astuto: el valor en libros de la compañía. Por supuesto, los inversores no pueden comprar el valor contable de una empresa, sino que deben comprar sus acciones en la bolsa, con la expectativa de que, a largo plazo, la acción de la empresa crecerá al mismo ritmo que su valor contable. Esto es lo que ocurrió con BRK, que en su 50º aniversario publicó una ganancia nominal del 21,6% sobre el precio de sus acciones y un aumento del 19,4% en su valor contable. (9,9% para el S&P 500).

Pero en períodos más cortos, la acción podría disociarse de su valor contable. Este fue el caso de BRK. La cuarta y última ilustración de este artículo pretende demostrar lo mismo que en casos anteriores, incorporando también el cambio real en el valor contable de BRK. Esta vez tenemos un ganador. La curva morada, que representa el valor contable, supera claramente a las tres alternativas. Su rendimiento es, con mucho, el más estable y se acercó a la ganancia acumulada más alta.

 

Ilustración 4: El valor contable de Berkshire: 1966-1975; rentabilidades reales de Berkshire Hathaway, valor contable de Berkshire Hathaway, S&P 500 y petróleo

 

Fuente: Berkshire Hathaway, Morningstar Direct e InflationData.com

 

Para concluir

Lecciones a extraer de este ejercicio:

1) Por favor, no tome decisiones basadas en rentabilidades de cinco años.

Usted lo sabía, pero vale la pena indicar que muchas compras de fondos continúan basándose en resultados a cinco años.

2) Los resultados a diez años son mejores, pero no perfectos.

De 1966 a 1975, el gestor de inversiones más exitoso de los mercados parecía más bien ordinario. Es cierto que éste fue su peor período de 10 años; cada una de las otras décadas habría llevado a conclusiones diferentes. Pero de nuevo, el Sr. Buffett era el mejor. Los gerentes más pequeños habrían experimentado más períodos de declive.

3) El crecimiento del valor en libros fue un mejor juicio de la calidad del Sr. Buffett que el comportamiento del precio de las acciones.

Desafortunadamente, no podemos generalizar porque Berkshire Hathaway no está estructurado como otros fondos de inversión aunque el valor liquidativo ciertamente tiene características que son similares. Sin embargo, el hecho es que no podemos hacer de cada caso una generalidad.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.