Los riesgos y beneficios de los fondos concentrados

Los fondos que baten claramente al mercado tienen relativamente pocas acciones en cartera, pero a menudo no son adecuados para los inversores particulares.

He aquí la prueba definitiva para los gestores de inversión: ¿pueden superar la inflación en 4,5 puntos porcentuales anualizados durante los próximos 10 años? Se trata de un ejercicio útil que lleva a la pregunta final: ¿cuál es el camino más probable para alcanzar un objetivo de inversión ambicioso?

Uno de los enfoques es el camino Vanguard: invertir en clases de activos de mayor riesgo y mayor rentabilidad, indexar dentro de cada clase de activo; operar sólo en ocasiones; y mantener los gastos cerca de cero. Esa estrategia requiere la bendición del mercado; si las acciones globales no superan la inflación en varios puntos porcentuales, es casi seguro que la cartera no cumplirá el objetivo. Sin embargo, si las acciones tienen un buen comportamiento, el gestor tendrá éxito.

Otro enfoque es obtener la rentabilidad adicional deseada apostando por gestores muy buenos. En la actualidad, esta táctica no está de moda, sobre todo para los partícipes de fondos minoristas. Pero puede que vuelva a estar de moda.

Otra manera de conseguir ese objetivo es comprar fondos concentrados, probablemente muy concentrados. En términos de inversión institucional, esto significa contratar gestores que tengan un "tracking error" (o error de seguimiento) alto. La mayoría de los fondos de acciones que tienen un tracking error alto - lo que significa que se desvían bruscamente de las rentabilidades del índice - son fondos que tienen relativamente pocos valores en cartera, con ponderaciones relativamente altas para sus primeras posiciones.

Gestores que hacen fuertes apuestas para superar al mercado

Supongamos que, a lo largo de la década, el mercado superará la inflación en un modesto 1,5 puntos porcentuales anuales. Por lo tanto, una cartera de acciones totalmente indexada se quedaría corta en 3 puntos porcentuales respecto al objetivo, por lo que la cartera necesita un "alfa" del 3%.

Si usted necesita conseguir un 3% alfa, debe apuntar más alto. Después de todo, un gestor que aspire a conseguir un alfa del 3% alcanzará esa marca la mitad de las veces, y se quedará corto la otra mitad de las veces. A menudo, esa tasa de déficit del 50% será aceptable, pero bajo las estrictas reglas de nuestra prueba, el gestor habría fallado.

Tener un objetivo de un alfa alto significa desviarse sustancialmente del índice de referencia, lo que a su vez significa mantener una cartera concentrada. El inversor que busca la mayor probabilidad de alcanzar un objetivo ambicioso debería buscar gestores que concentren sus posiciones y hagan apuestas valientes. Suponiendo que los resultados atribuibles a la capacidad de gestión sean independientes, de modo que las fortunas de un gestor no estén relacionadas con las de otro, entonces se aplican los principios básicos de la diversificación. Distribuye su cartera entre varios fondos concentrados, en lugar de colocar todos los huevos en una sola cesta.

Los inversores minoristas rechazan los fondos concentrados

La lección para los inversores particulares es menos inspiradora. El mercado institucional, que incluye fondos hedge, fondos de capital privado y fondos de capital riesgo, ofrece fondos de inversión muy concentrados que, de hecho, cabe esperar que superen al mercado en su conjunto. No siempre, por supuesto, y ciertamente no en todos los años. Pero lo suficiente para ayudar al inversor institucional.

Por varias razones, esto no es así con los fondos minoristas. En general, los fondos concentrados de acciones no superan a los fondos estándar. Por lo tanto, el caso de los inversores particulares que utilizan fondos concentrados se aplica en teoría, pero no en la práctica. Estos fondos no han funcionado lo suficientemente bien como para merecer los activos de los inversionistas minoristas.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

John Rekenthaler, CFA  John Rekenthaler is Vice President of Research for Morningstar.