Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Prepararse para una subida de tipos con ETFs (2)

Aparte de reducir la duración de la cartera, también existe la opción de eliminar por completo el riesgo de tipos de interés

Jose Garcia-Zarate 02/04/2018

Algunos inversores de renta fija se estremecen ante la mera idea de un aumento de tipos de interés, pero siguen queriendo disfrutar de los potenciales beneficios de unos rendimientos más altos. Los inversores que deseen eliminar el riesgo de tipo de interés pueden considerar los bonos de tipo flotante (o “Floating Rate Notes” FRN, en inglés) o los fondos de bonos con una cobertura de tipo de interés incorporada. Ambos están disponibles en ETFs.

Los bonos de tipo flotante (FRN) son bonos con un cupón variable vinculado a un tipo de interés estándar del mercado monetario más un diferencial fijo. El cupón se ajusta periódicamente a los cambios en los tipos de interés. En consecuencia, los bonos de tipo flotante tienen una duración cercana a cero, lo que deja a los inversores expuestos únicamente al riesgo de crédito de las entidades emisoras. Lógicamente, la demanda de este tipo de bonos aumenta en momentos de subida de los tipos de interés. También hay que saber que la mayoría de los bonos flotantes son emitidos por empresas. En Europa, los principales emisores son las instituciones financieras.

En estos momentos existen dos ETFs que ofrecen exposición al mercado FRN con calificación de grado de inversión en euros, a saber, el Lyxor Barclays Floating Rate EUR 0-7y y el Amundi Floating Rate Euro Corporate 1-3y. Ambos utilizan replicación sintética.

El ETF de Lyxor sigue a un índice que cubre bonos con vencimientos de hasta siete años, mientras que el de Amundi se centra en el rango de vencimientos de 1 a 3 años. Además de la exposición a los vencimientos, otras diferencias en la construcción entre los dos índices de referencia se traducen en una mayor exposición al riesgo de crédito -y, por tanto, en un mayor potencial de rendimiento- para el ETF de Lyxor.

 

 

Los FRN no son del gusto de todo el mundo, por lo que los inversores que deseen cubrir el riesgo de tipo de interés manteniendo al mismo tiempo la exposición al mercado de bonos corporativos de grado de inversión tradicionales pueden optar por el iShares Euro Corporate Bond Interest Rate Hedged ETF. Este ETF sigue a un índice que proporciona una amplia cobertura de la clase de activos, con un reparto aproximado del 50/50 entre emisores financieros y no financieros. La cobertura - una posición corta en futuros sobre bonos alemanes - funciona de tal manera que proporciona una duración cercana a cero.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Jose Garcia-Zarate  is an ETF analyst with Morningstar UK.