¿Corrección o pinchazo de una burbuja?

Por el momento, creemos que se trata de una reacción epidérmica del mercado que no refleja un deterioro de los fundamentos empresariales.

Morningstar 27/02/2018

¿Cuál es el catalizador de la caída actual? Después de alcanzar máximos históricos, los mercados financieros han entrado en un período de fuertes caídas, aunque todavía no podemos hablar de una crisis. Las buenas cifras de empleo publicadas en Estados Unidos, y como corolario la perspectiva de una subida de la inflación más fuerte de lo esperado, parecen haber impulsado la aceleración del aumento de los tipos a 10 años en Estados Unidos. De ahí el temor de que la Fed aumente sus tasas de interés más rápido y fuerte de lo esperado.

Una vez más, el cambio de humor del mercado sorprendió a todos. El indicador más tangible de este cambio es el cambio en la volatilidad (VIX), que pasó de 13,5 a finales de enero a 37,3 el 5 de febrero (nivel que no se había alcanzado desde 2011).

Invocar buenos datos económicos para interpretar la caída del mercado no nos conduce a ninguna parte. Lo más importante, especialmente en tiempos de pánico bursátil, es mantenerse centrado en los fundamentales y en las valoraciones de las clases de activos.

En EEUU los beneficios empresariales están en su punto más alto. Si el entorno económico sigue siendo boyante, se espera que estos beneficios se mantengan fuertes al menos a corto plazo, al mismo tiempo que se benefician de las medidas fiscales favorables de la administración Trump. Dicho esto, todas estas buenas noticias están ya incorporadas en las cotizaciones. La valoración de la renta variable americana ajustada al ciclo económico también es históricamente alta. A 33,4 veces, el índice CAPE de Robert Shiller sólo ha sido superado en 1929 y en el 2000, antes del estallido de burbujas especulativas.

¿Podemos esperar un impacto significativo en la rentabilidad de las empresas? Por el momento, creemos que se trata de una reacción epidérmica del mercado, pero que no refleja un deterioro de los fundamentos empresariales. La temporada de publicación de beneficios no ha terminado, pero en este momento los resultados por acción se sitúan un 3% por encima de las expectativas del mercado, lo que indica un aumento del 13% de los beneficios en el cuarto trimestre de 2017. El 69% de las empresas que han publicado resultados han batido al consenso y el 79% superan las expectativas de ventas. Las principales sorpresas vinieron de los sectores de tecnología y salud, pero también de un efecto positivo a nivel de divisas, que podría ser una fuente de riesgo en 2018.

¿Qué actitud adoptar?

El peor enemigo de cualquier inversor es él mismo. Los períodos de turbulencia del mercado pueden ser peligrosos porque tienden a provocar una respuesta emocional. La inquietud y el ruido del mercado nos empuja a actuar, cuando más bien debemos permanecer tranquilos.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Morningstar