¿Invertir en High Yield vía ETFs?

En un contexto de creciente popularidad, es importante evaluar si los ETFs de high yield son realmente una alternativa a los fondos activos.

Jose Garcia-Zarate 24/01/2018

El debate entre la inversión activa frente a la inversión pasiva ha sido un tema recurrente desde el lanzamiento de los primeros fondos cotizados en bolsa.  Como alternativa de bajo coste a los fondos activos, los productos pasivos han ido ganando popularidad en todas las clases de activos.

En el área de bonos de alto rendimiento, los fondos pasivos en las categorías Morningstar de bonos high yield en euros y de bonos high yield en dólares ya tienen cuotas de mercado del 15% y el 11% respectivamente. En ambos casos, iShares es el proveedor dominante, con el iShares € High Yield Corporate Bond ETF (IHYG) y el iShares $ High Yield Corporate Bond ETF (HYG) superando a todos los demás ETF competidores por un amplio margen en términos de activos gestionados y situándose entre los mayores fondos en sus respectivas categorías.

¿Han cumplido los ETFs de High Yield?

En un contexto de creciente popularidad, es importante evaluar si los ETFs de high yield son realmente una alternativa eficaz a los fondos de gestión activa. Por ejemplo, ¿cómo de factible es replicar el mercado de alto rendimiento y seguirlo de forma pasiva? Y lo que es más importante, ¿puede un enfoque pasivo de alto rendimiento batir en rentabilidad a sus competidores activos a largo plazo?

Para este análisis, nos centraremos en los dos ETFs de iShares líderes del mercado, ya que también tienen los historiales más largos. El iShares € High Yield Corporate Bond ETF se ha comportado peor que la media en comparación con la Categoría Morningstar de Bonos de Alto Rendimiento en EUR, que engloba tanto a fondos pasivos como activos, pero está dominado por estos últimos.

En periodos de uno, tres y cinco años, el ETF se sitúa consistentemente en el tercer quintil de rentabilidad. Mientras tanto, en comparación con el promedio de la categoría de bonos de alto rendimiento en USD, el iShares $ High Yield Corporate Bond ETF también se sitúa de manera consistente en el tercer quintil de rentabilidad, pero el rendimiento es más acorde con el promedio de la categoría. Sin embargo, sobre una base ajustada al riesgo, según lo medido por el ratio de Sharpe, ambos ETFs se quedan constantemente retrasados con respecto a las medias de sus respectivas categorías.

¿Cuáles son los costes?

Ambos ETFs tienen un coste del 0,5%. Aunque no son las opciones pasivas más baratas, tienen un precio competitivo frente al fondo activo medio en sus categorías.

Los gastos adicionales soportados por los inversores, pero no incluidos en el coste total, incluyen los diferenciales de compra/venta y las comisiones de corretaje cuando se colocan órdenes de compra/venta de acciones de ETF. Los ratios de rotación son una medida de la actividad de trading de un fondo y, por lo tanto, proporcionan un buen indicador de los costes de transacción. Dado que los ratios de rotación son generalmente difíciles de obtener para los fondos domiciliados en Europa, hemos examinado los ETFs con sede en Estados Unidos y hemos encontrado que las tasas de rotación de cartera para los ETFs de bonos de alto rendimiento más grandes son considerablemente más bajos que los promedios de la categoría.

Peor comportamiento de Los ETFs de bonos High Yield

La naturaleza generalmente ilíquida del mercado de bonos de alto rendimiento ha creado importantes desafíos de replicación para los fondos pasivos. Algunas de estas cuestiones se han abordado en parte a nivel de índice, centrándose en las partes más líquidas del mercado. En general, se trata de bonos emitidos por las corporaciones más grandes en el segmento de bonos high yield.

Por ejemplo, el Markit iBoxx USD Liquid High Yield Bond Index, seguido por el iShares $ High Yield Bond ETF, requiere que los bonos tengan un mínimo de 400 millones de dólares en circulación. Esto ha facilitado la replicación -especialmente en el caso de los fondos pasivos que emplean la replicación física- y ha mejorado la capacidad de seguimiento. Sin embargo, el enfoque en la liquidez ha venido acompañado de una clara desventaja, a saber, la de no proporcionar una representación completa del mercado. Además de centrarse en la liquidez, algunos bonos de alto rendimiento van un paso más allá y excluyen al segmento más arriesgado del mercado desde el punto de vista legal, la deuda no subordinada.

Esto puede atraer a los inversores más aversos al riesgo, pero también puede contribuir a hacer que los índices de referencia sean menos representativos de la verdadera naturaleza del subyacente. En última instancia, esto significa que los fondos pasivos de bonos de alto rendimiento no llegan a reflejar cómo los gestores activos se posicionan en este espacio. Como resultado, los gestores activos experimentados y bien informados pueden aprovechar con éxito las oportunidades que los índices pasan por alto para añadir valor, por ejemplo, aprovechando el espectro de menor capitalización o de mayor riesgo del universo emisor y aumentando así el potencial de generación de rendimiento global de la cartera.

Un buen ejemplo de ello es el Robeco High Yield Bonds con calificación de Gold, que invierte en segmentos de mediana y pequeña capitalización.

Los ETFs de bonos de alto rendimiento hacen lo que se supone que deben hacer - es decir, seguir fielmente su índice de referencia- y podría ser una alternativa válida para los inversores que simplemente buscan una solución pasiva de bajo coste para obtener un acceso rápido al mercado.

Los ETF también se han convertido en un mecanismo útil de determinación de precios para este segmento notoriamente opaco del mercado de renta fija. Sin embargo, en última instancia, se trata de un área en la que el valor de la información y la flexibilidad de un mandato no referenciado parecen proporcionar una clara ventaja, razón por la cual los mayores fondos pasivos de bonos high yield en las categorías Morningstar de alto rendimiento EUR y USD reciben un Morningstar Analyst Ratings de Neutral.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Jose Garcia-Zarate  is an ETF analyst with Morningstar UK.