Sostenibilidad y rentabilidad

Invertir de forma sostenible no significa renunciar a la rentabilidad

Dan Lefkovitz 16/01/2018

En lo que se refiere a la inversión según los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG), los inversores a menudo se preocupan por la posible pérdida de rentabilidad. Los análisis de Morningstar sugieren que los inversores no deberían preocuparse. Está demostrado que la inversión sostenible no implica ninguna penalización por rentabilidad. A nivel de mercado, tampoco parece que la sostenibilidad penalice la rentabilidad. De los 20 índices bursátiles de la familia de índices de Sostenibilidad Global de Morningstar, 16 han superado a su equivalente no-ESG durante a lo largo de su vida.

Sin embargo, es fundamental señalar que los filtros de sostenibilidad provocan divergencias con respecto a la exposición general al mercado. Añadirán valor durante algunos períodos y restarán en otros. En los últimos años, los índices ESG lo han hecho mejor en Europa y Asia, pero han tenido un rendimiento inferior en Estados Unidos. Los índices de Sostenibilidad Morningstar están metodológicamente alineados con el Rating de Sostenibilidad Morningstar para fondos y ETFs. Incluyen a las mejores empresas clasificadas según criterios de sostenibilidad por la compañía especializada Sustainalytics, manteniendo al mismo tiempo una amplia exposición al mercado.

La selección de los valores de los índices se basa en dos datos clave: las puntuaciones ESG de cada una de las compañías y las puntuaciones de controversia. Los analistas de Sustainalytics comparan las empresas con sus homólogas de los 42 grupos industriales en función de los factores E, S y G. Las puntuaciones de controversia miden el impacto de los incidentes relacionados con temas de ESG en las empresas y sus accionistas. Es una medida absoluta.

Los índices de sostenibilidad incluyen a las empresas con mayor puntuación ESG y las ponderan por su capitalización de mercado, excluyendo a aquellas empresas que experimentan graves controversias. También excluyen a las compañías involucradas con el tabaco y las armas. Las ponderaciones a nivel de regiones y sectores se mantienen dentro de un rango del 2% respecto a los índices no-ESG. Por lo tanto, si las acciones tecnológicas representan, por ejemplo, el 11,2% del peso del índice no-ESG, la exposición tecnológica se mantendrá con un peso de entre el 9,2% y el 13,2% dentro del índice ESG. Esto se hace para limitar la desviación riesgo/rentabilidad respecto al mercado. La mayoría de los índices tienen rentabilidades anualizadas desde diciembre de 2009. Los índices centrados en los mercados emergentes, incluyendo el Índice Asia Pacífico, se remontan a diciembre de 2011.

Este estudio examina las rentabilidades hasta finales del tercer trimestre de 2017. Como a que Sustainalytics no cubre de manera integral las acciones de pequeña capitalización, los índices comparables de la familia de índices de Sostenibilidad Morningstar son gran y mediana capitalización. En las ilustraciones las rentabilidades están medidas en dólares simplemente por motivos de comparación.

Como mostramos a continuación, 16 (en verde) de los 20 índices de Sostenibilidad han batido a sus homólogos no-ESG.

Los índices sostenibles lo hacen mejor en Europa y Asia mientras que en Estados unidos el índice se queda por debajo. En todo caso las diferencias de rentabilidad son pequeñas. Debido a las restricciones a nivel de pesos sectoriales, es claramente la selección de valores la que determina que un índice ESG lo haga mejor o peor que su índice n-ESG correspondiente.

 

En Europa, en particular, los filtros de sostenibilidad han aportado valor añadido a lo largo de la vida del índice. En el sector de servicios financieros, la sobreponderación en Allianz ha ayudado a conseguir ese resultado. También lo hizo la infraponderación en Santander, que ha tenido un comportamiento por debajo del sector. Dentro de los valores de telecomunicaciones, la sobreexposición a Vodafone contribuyó al buen resultado del índice ESG. Desde el punto de vista sectorial, también hay que mencionar que el Índice ESG europeo se vió ligeramente impulsado por su menor ponderación en compañías energéticas en relación con el mercado global.

 

Haga clic aquí para visitar nuestro sitio sobre el Rating de Sostenibilidad Morningstar

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Dan Lefkovitz  Dan Lefkovitz is Content Strategist, Indexes Product Management.